Esta vez “problemas técnicos”, el verano pasado problemas con los controles sanitarios, el anterior deficiencias en las instalaciones… El caso es que en los últimos años la historia se repite en la piscina municipal del complejo ‘San Miguel’ de Azuqueca, y cada temporada se retrasa la apertura de las instalaciones –o se producen cierres parciales-, privando a cientos de azudenses del uso de la instalación pública.

“Una vez pasada la ‘marea’ de las elecciones, Azuqueca vuelve a su lamentable realidad”, apunta la recién elegida concejala del , , criticando la falta de previsión del gobierno municipal, que no ha sido capaz de gestionar con diligencia la ‘puesta a punto’ de la piscina para su apertura el 15 de junio, tal y como había anunciado el propio concejal de Deportes en funciones, antes de la constitución del nuevo Ayuntamiento.

Según ha podido saber Hormaechea, dos de los tres vasos del complejo deportivo, están infectados de algas porque no funcionan las bombas de la depuradora; además, sigue habiendo importantes pérdidas de agua. “Son problemas graves que podían haberse resuelto a tiempo si, antes de anunciar la apertura del recinto, se hubiese tenido la precaución y la previsión de supervisar las instalaciones para comprobar que todo estaba a punto y en correcto uso”, indica la concejala popular.

El verano pasado, los problemas en las instalaciones –muchos de los cuales se arrastraban de la temporada anterior- también retrasaron su apertura y, una vez en marcha, los usuarios denunciaron varias deficiencias en las piscinas del complejo deportivo ‘San Miguel’, con pérdidas de agua, encharcamiento de algunas zonas de césped, suelos resbaladizos, suciedad y plagas de insectos.

Hormaechea responsabiliza de la situación al gobierno municipal, y pide al nuevo equipo de Blanco que “se ponga las pilas” para evitar que se repitan este tipo de situaciones, que afectan a cientos de azudenses usuarios de la piscina pública.