José Luis Escudero ha valorado de forma positiva la “mano tendida” por parte del Gobierno regional al alcalde de Guadalajara en relación a las naves del Fuerte de . Una actitud que contrasta con la manifestada por Antonio Román que, horas después de su reunión con la consejera de Fomento, “demostró su permanente confrontación con el y una posición distinta al diálogo y a la que debe tener quien es el alcalde de la capital, que debe anteponer los intereses de los vecinos a sus intereses personales o de partido”. Y por eso, le ha pedido que se marche.

El diputado regional ha señalado que la situación frente al Fuerte es exactamente la misma a la de la anterior legislatura, con un matiz importante: “hace cuatro años Cospedal dirigía un gobierno que no quería saber nada de esta cuestión y Román calló y fue cómplice aunque ahora se quiera enfrentar, precisamente, al Gobierno de Page que escucha y ofrece soluciones”.

En este sentido, Escudero ha exigido a Román “que siente a sus técnicos junto a los de la consejería para ver el estado en el que se encuentran las naves y fijar los trabajos prioritarios que el Gobierno regional está dispuesto a acometer”. Después, ha añadido, “hay que actualizar los usos a las necesidades actuales porque el convenio es de 2010 y, por cierto, fue incumplido por el propio Ayuntamiento”.

“No hay ningún tipo de discriminación frente al acceso al hospital de Toledo; son dos casos distintos”

Sobre otra de las cuestiones planteadas tras la visita de Román a la Consejería de Fomento, el diputado regional socialista le ha pedido “que deje de mentir y perder el tiempo e inicie cuanto antes las obras del segundo acceso al Hospital”. Un acceso que “todo el mundo sabe que está reflejado en el Plan de Ordenación Municipal, que es de competencia municipal y que por ese motivo fue presupuestado, aunque mal, por el equipo del PP”.

Escudero ha exigido a Román que cese en sus mentiras y que deje de hablar del acceso al Hospital de Toledo, cuyo trazado discurre por una parcela de titularidad autonómica donde el agente urbanizador es la propia Junta de Comunidades. “El único agravio comparativo que sufren los vecinos de Guadalajara es el de su alcalde, que calló durante cuatro años de Cospedal mientras se paralizaban todos los proyectos para la ciudad”, ha apostillado.

Por último, ha lamentado que “el alcalde de los solares y los atascos se haya convertido en el tapón y el problema para Guadalajara y sea incapaz de recoger la mano tendida del Gobierno regional por los intereses de sus vecinos, por lo que no puede seguir siendo alcalde ni un minuto más”.