Según ha anunciado el portavoz del Gobierno regional, , esta multa conlleva además la inhabilitación durante seis años para ejercer actividad de residuos.

Tras el incendio, la Junta abrió un expediente sancionador que imponía “como medida provisional urgente la impermeabilización total de la solera y los muros de contención para impedir daños al medio ambiente”. Sin embargo, KUK Medioambiente “no acreditó en el plazo dado el cumplimiento de la medida”, ha dicho.