El jurado ha atendido como elemento de convicción para su decisión el hecho de que no exista ninguna prueba documental ni material concurrente que demuestre que Urrea, portavoz actualmente del PP en el Ayuntamiento de Chiloeches, planeó una estratagema para corromper a determinados concejales.

Según el jurado, compuesto por nueve miembros, y que ha permanecido reunido a lo largo de casi toda la jornada, el testimonio de los testigos de ambas partes han resultado “contradictorios”.

El jurado no considera probado que Urrea idease “plan alguno” para desarrollar el ejercicio de sus funciones cuando era alcalde, a pesar de las diferencias existentes con S.G, M.I.F, y A.G., pero, sin embargo, los miembros del jurado si han valorado que al estar en minoría, necesitaba el apoyo de los mismos para ejercer sus funciones tal y como afirmaba el acusado.

Además, el jurado considera que no existe prueba documental alguna de ninguna reunión en la que el alcalde tratase de comprar a los concejales.

Desde la Presidencia de la Sala se ha agradecido al jurado su colaboración, que ha calificado de “concisa, clara y motivada”, y a continuación ha dado por disuelto el jurado. A la salida, el acusado se ha mostrado visiblemente emocionado con el veredicto.