Concretamente, en el apartado de ‘Médico de Familia’ se ha distinguido el trabajo expuesto por sobre la utilidad del proyecto ‘Savana’ para orientar diagnósticos, concretamente un estudio sobre pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

En nota de prensa, el Gobierno regional ha explicado que ‘Savana’ es un proyecto de ‘Big Data’, implantado en Castilla-La Mancha, que analiza los informes clínicos y el lenguaje de los mismos, creando bases de datos.

El trabajo presentado por el doctor Piedra consistía en analizar qué pacientes con EPOC utilizan corticoides inhalados como parte de su plan terapéutico para comprobar si, como sugieren algunos estudios, su uso pudiera estar relacionado con la aparición de neumonía.

Se analizaron datos de pacientes con EPOC de toda la región, se comprobó cuáles de ellos empleaban corticoides inhalados y qué corticoides empleaban, así como cuántos habían desarrollado una neumonía.

La conclusión es que hay muchos afectados por EPOC sin diagnosticar y que entre los pacientes diagnosticados se observa un uso elevado de corticoides inhalados. Asimismo, sugiere que algunos corticoides se asocian más a neumonía que otros.

Las conclusiones sugieren la necesidad de evaluar qué pacientes usan corticoides inhalados y si está bien indicado su uso en todos los casos, ya que parecen emplearse más de lo que se debería. Asimismo, parece que la neumonía podría ser un efecto adverso real, si bien este riesgo es pequeño y existen diferencias entre unos corticoides y otros.

OTRA PREMIADA

Por otra parte, ha resultado premiado el trabajo presentado por la residente de Medicina Familiar y Comunitaria de Cifuentes Patricia Checa, un estudio que relacionaba la esteatosis hepática (hígado graso no alcohólico) con el síndrome metabólico en pacientes diabéticos tipo 2.

El aspecto más novedoso de este trabajo fue el empleo de un ecógrafo ‘Lumify’ conectado a una tablet para la recogida de las imágenes, que permitió recabar datos clínicos y analíticos de 48 pacientes diabéticos de la consulta. Se les realizó una ecografía con cortes estandarizados para medir la infiltración grasa en el hígado y se determinó la relación de un conjunto de situaciones clínicas que conllevan un riesgo cardiovascular elevado, denominado síndrome metabólico.

Como conclusión, se observó que los pacientes con síndrome metabólico tenían más posibilidad de padecer esteatosis hepática moderada o severa.

Por otra parte, también tuvo gran consideración el trabajo realizado por la residente que pretendía demostrar el beneficio del ejercicio físico en pacientes diabéticos y su potencial en la mejora de la salud mediante el empleo de pulseras de actividad.

Para ello, se hizo un seguimiento durante tres meses a un grupo de pacientes diabéticos, observándose que gracias a la práctica regular de ejercicio físico sencillo como caminar, se ha logrado una pérdida media de 3,5 kilos entre los participantes, que han bajado su Índice de Masa (IMC) y cuya analítica ha mostrado un descenso en los triglicéridos similar al que habrían conseguido algunos fármacos, además de contribuir a su motivación y la adopción de mejores hábitos.

Las nuevas tecnologías, ha destacado Raúl Piedra, pueden ser de gran utilidad para mejorar la práctica clínica ya que permiten recoger información, analizarla, examinar los motivos y así mejorar las actuaciones.

En contra de lo que algunos pueden pensar, el manejo de dispositivos electrónicos, herramientas web y aplicaciones en consulta no sólo no “deshumaniza” la atención sanitaria sino que es un “valor añadido” que ofrece nuevas posibilidades.

Por este motivo, la formación de los residentes debe contemplar el uso de nuevas tecnologías aplicadas a su práctica diaria. “No debemos dejar de explorar a los pacientes, pero los médicos del futuro deben acostumbrarse al uso de nuevas tecnologías pues en el futuro tendrán que manejar dispositivos electrónicos y herramientas web para las que deben estar preparados”.

A los premios obtenidos, ha destacado la Junta, se suma el éxito de un taller sobre dispositivos empleados en consulta que ha permitido a los asistentes conocer la utilidad y uso de elementos como un ecógrafo conectado a una tablet, que facilita su uso y portabilidad, un dermatoscopio, un espirómetro digital o un electrocardiógrafo portátil, “un taller con mucho éxito que tuvimos que prorrogar para que los asistentes pudieran probar la tecnología que nosotros, a día de hoy, ya estamos usando en consulta para hacer diagnósticos”, ha destacado Raúl Piedra.