El jurado ha premiado a Miguel Ayestaran “por su independencia, rigor, respeto a la verdad y defensa de la libertad de expresión en su trayectoria profesional”. “A sus más de diez años de corresponsal de guerra se suma la excepcionalidad literaria de sus reportajes y, quizás lo más importante, su sensibilidad a la hora de transmitir a los lectores las durísimas circunstancias que atraviesan las personas que protagonizan sus historias”, según refleja el acta.

Según ha informado la FAPE este viernes 17 de noviembre, el periodista ha dedicado el galardón a todas las víctimas civiles del Estado Islámico y ha destacado que esta distinción es, en realidad, una responsabilidad, ya que se trata de una recompensa para los que forman “parte de ‘la tribu’”, en referencia al modo en que calificaba, coloquialmente, a los corresponsales de guerra Leguineche.

En este sentido, antes de recoger su estatuilla, Ayestaran ha repasado el viaje que emprendió desde el ‘Diario Vasco’ hasta Oriente Medio, hace once años largos, “en los que ningún día” se ha acordado “de fichar”.

“La guerra es un tema universal en el que puede cambiar la manera de matar, pero la esencia es la misma y los que mueren son los niños”, ha declarado el galardonado, para después añadir que los cronistas de esas guerras tiene que tomar partido por un bando. “Nuestro bando es el de las víctimas”, ha apostillado.

El jurado ha estado formado por el presidente de la Diputación Provincial de Guadalajara, , que ejerció de presidente; e integrado por , directora general de la , como vicepresidenta; y los vocales , secretario general de FAPE; , periodista; , periodista y vicepresidenta de la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo; , periodista, presidente de la Asociación Vasca de Periodistas y decano del ; y Mar , periodista y presidenta de la ; actuando como secretario , periodista y vicesecretario general de la FAPE.

Durante la entrega del galardón a Mikel Ayestaran, la presidenta de la FAPE, , ha explicado que, con este galardón, se pretenden elevar unos valores esenciales del periodismo y potenciarlo, y ha añadido que “Manu creó un estilo tan personal como atractivo, con un grado elevado de profesionalidad, de independencia y de calidad, valores que queremos rescatar y potenciar a través del premio que lleva su nombre”.

Para la presidenta de la FAPE, el periodismo se crece frente a las redes sociales, “donde las falsedades pueden imponerse a la veracidad sin sonrojo”. Por todo ello, ha reivindicado el lema de la Federación que preside: “Sin periodistas no hay periodismo y sin periodismo no hay democracia”.

Por su parte, el presidente de la Diputación Provincial de Guadalajara, José Manuel Latre, parafraseando a Mikel Ayestaran, se ha preguntado “qué puede haber mejor, en este oficio, que ser testigo de la historia en presente y en primera persona” y ha valorado que su trabajo para ser merecedor de este premio “que lleva el nombre del maestro, maestro de periodistas, el padre de ‘la Tribu’, padre de los corresponsales de guerra”.