El objetivo principal de declarar de emergencia esta actuación por parte de la es solucionar “antes de que tenga consecuencias mayores” los problemas estructurales de la presa de La Tajera, que desde sus primeros llenados presenta “un comportamiento anómalo de los anclajes”, lo que ya dio lugar a la ejecución de proyectos de reparación, según ha informado el Ministerio para la Transición Ecológica en nota de prensa.

La presa de La Tajera, con cota de coronación de 964 metros y una altura sobre cimientos de 62 metros, de titularidad estatal y gestionada por la , se sitúa en los municipios de Sotillo, Cifuentes y Torremocha del Campo, en la provincia de Guadalajara, y regula las aportaciones de la cabecera del río Tajuña, abasteciendo la zona regable de la vega del Tajuña y a la Mancomunidad Almoguera-Mondéjar.

Las obras de emergencia consisten, además de en el análisis de los aspectos que inciden en la rotura de los anclajes, en la inspección y adecuación del estado tensional de las barras de anclaje, la monitorización de la evolución de su estado, la prolongación de la impermeabilización de la pantalla de inyecciones, el drenaje de la margen derecha para evitar el deslizamiento de cuñas de terreno en el estribo derecho de la presa y la recuperación de la red de drenaje de la presa eliminada durante las obras de los años 2001 y 2002.