Según ha informado Hispania Nostra en una nota de prensa, recientemente ha finalizado la primera fase de restauración, de las cuatro previstas, lo que ha permitido abrir el monasterio al público para ser visitado. En esta fase se han consolidado las estructuras, retirado la vegetación, controlado las humedades y permeabilizado el edificio.

El monasterio de Bonaval es un monumento capital en la historia de la arquitectura medieval de España. Es, además, uno de los cenobios medievales de la más meridionales, de estilo románico muy evolucionado hacia formas góticas, todo dentro de las normas cistercienses.

Los monjes se retiraron a su casa madre, en , y el edificio fue vendido a particulares, que no se preocuparon de su conservación, ya que algunos capiteles están repartidos por casas y en la fuente del pueblo.

Igualmente, su archivo se dispersó en su mayoría, de manera que sus libros, sus joyas y sus pertenencias más diversas “cayeron en manos de anticuarios y oportunistas” y solamente algunas piezas artísticas pasaron a la parroquia de Retiendas.