El I Duque y II Marqués de nació en Guadalajara el 25 de septiembre de 1417 y, según las referencias que hay a su persona, era hombre poseedor de buena memoria y gran conocedor de las letras latinas, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Su boda con Brianda de Luna en 1436 supuso un importante paso en la unión de su familia con la casa del que fuera enemigo de su progenitor, el Condestable D. Álvaro de Luna. Del matrimonio, nacieron nueve hijos, entre ellos el que sería el II Duque del Infantado, promotor del majestuoso palacio de la ciudad.

Quienes se acerquen los próximos fines de semana a la cripta de descubrirán cómo Diego se hizo con el título de Duque de las Cinco Villas del Estado del Infantado en 1475 gracias a su lucha por los derechos de Isabel la Católica tras el fallecimiento de de Castilla. Del mismo modo, conocerá más detalles de su biografía y del papel que jugó en el entramado político de la época, relevante, aunque de menor trascendencia que el desarrollado por su padre o por su hermano, el Gran Cardenal.