Junto a la denominada cabra de Guadarrama, la federación incluye en la relación de razas de ovino y caprino en peligro de extinción la oveja alcarreña, la roya bilbilitana y la ojalada. Además de la mencionada cabra de Guadarrama se encuentran en peligro de extinción la cabra blanca celtibérica y la negra serrana.

Cualquier raza con menos de 10.000 ejemplares es considerada como en riesgo de extinción, aclaran desde el zoo de Guadalajara en un comunicado.

Desde hace unos años, el zoo municipal alberga dos ejemplares, un macho y una hembra, de cada una de las citadas razas, con el objetivo primordial de “divulgar y dar a conocer entre los visitantes del zoo el valor natural de estas razas y contribuir a la introducción en el ámbito ganadero de las crías resultantes, evitando la extinción de estas especies”.

Dentro de la labor de divulgación, se encuadran también las visitas a ferias específicas de ganado, como la de Hiendelaencina, donde se exhiben estos ejemplares y se dan a conocer al público en general y a los ganaderos.

Las crías que nacen cada año en nuestro zoo se destinan a ganaderos formados y pertenecientes a las o a nuevos ganaderos que quieren iniciarse en su cría. En 2016, según responsables del zoo, nacieron en este recinto aproximadamente unas doce crías pertenecientes a estas razas en peligro de extinción.