El estudio, iniciado hace siete años, consistió en evaluar a más de 2.700 pacientes de diferentes países con edades comprendidas entre los 45 y 75 años con síndrome de apnea del sueño con pronóstico moderado a grave y que ya hubieran sufrido un infarto cardiaco o cerebral, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Según las conclusiones del estudio, no se puede demostrar la relación entre el empleo de la CPAP, maquinaria que bombea aire bajo presión dentro de la vía respiratoria de los pulmones, con una menor mortalidad en este tipo de pacientes.

Tras un seguimiento medio de 3,7 años, no queda demostrado que el tratamiento con CPAP impida los episodios cardiovasculares, aunque “sí mejoró significativamente los ronquidos, la somnolencia diurna, la calidad de vida y el estado de ánimo”, explica la doctora Mediano, quien ha destacado la colaboración prestada por el servicio de del Hospital.

Olga Mediano ha mostrado su satisfacción por el hecho de que el trabajo haya sido reconocido por esta publicación, considerada como “la mejor revista científica a nivel mundial”. “Es un premio al trabajo tan exhaustivo realizado en los últimos años y pone un sello de calidad a nuestro trabajo de investigación desde la ”, afirma.

Dicho trabajo ha contado con la participación de unidades del sueño de Australia, , Brasil, China, India, Estados Unidos y España.

En España, han participado las unidades de sueño de hospitales de , , , y Guadalajara.