Rojo ha visitado las instalaciones acompañado de responsables de la , la Asociación contra las Enfermedades de Riñón y de la Asociación Afaus de Salud Mental, así como de responsables de sanidad en la provincia y de los medios de comunicación.

“Es una injusticia para la ciudad y para Guadalajara que fueran paradas en su momento”, ha dicho Rojo en referencia a la paralización que sufrieron en el 2011, reconociendo que aunque “costó el reinicio, hoy van hacia adelante”.

Un edificio que el delegado ha valorado como “muy funcional y moderno” con el objetivo de que la atención sanitaria “sea lo mejor posible”, ha incidido.

Unas instalaciones que buscan que el paciente y los familiares estén lo mejor posible tras reconocer que el actual centro hospitalario se ha quedado ya “antiguo” aunque sus profesionales sean “excelentes”. Por eso, cree que las obras del nuevo hospital son muy necesarias.

“Vamos a trabajar para que lo antes posible, a principios de 2021, el hospital nuevo, ampliado, pueda ser una realidad”, ha apostillado Rojo.

Para Rojo se trata de una obra “vertebral esencial” para la provincia, en la que ya se han invertido 31 millones de euros, una cifra que ha calificado de “muy importante”.

Ahora, entre los trabajos que restan figura la conexión entre los dos hospitales, el antiguo y el nuevo, pero la intención es que “no se pare, porque ese es el compromiso del Gobierno”, ha añadido Rojo, convencido de que este hospital dará también una mayor autonomía a la provincia.

Además, Rojo ha dicho que el nuevo edificio quiere ser, sobre todo, “humano”, y de ahí que se haya pensado en un mayor acercamiento con el paciente y habrá también accesos directos desde el exterior con el fin de facilitar la atención de los pacientes y de los familiares.

En referencia al hospital antiguo, el delegado ha aludido también a algunos avances en renovación tecnológica con una inversión de más de 3 millones de euros en lo que va de legislatura.

Mientras, para el presidente de la Asociación contra el Cáncer en la provincia, , esta obra supondrá “una comodidad mayor para los enfermos por el hecho de tener la entrada a pie de calle y por la amplitud del edificio”.