El proyecto piloto de recogida selectiva de la fracción orgánica de la basura puesto en marcha hace unos meses por el Ayuntamiento de Guadalajara, está dando ya sus primeros frutos. Hasta la fecha, y gracias a esta iniciativa, se han obtenido 15 toneladas de compst o mantillo.

Este producto se ha elaborado en la planta de Tratamiento de Residuos Sólildos Urbanos de Torija y tiene, según los técnicos “una gran calidad y eficiencia agronómica”.

El compost o mantillo obtenido se está empleando en la actualidad en las zonas ajardinadas del parque de la Concordia. La pradera vegetal de este céntrico parque se está escarificando, rellenando de mantillo y resembrando.

Esta experiencia es un ejemplo de cómo se completa el círculo de la sostenibilidad: recuperación de residuos orgánicos, agrocompostaje y abonado.