La ha desarticulado una organización integrada por ciudadanos polacos y españoles asentada en las provincias de Madrid y Guadalajara que sustraía vehículos y los vendía por piezas a través de una empresa de venta de recambios.

Según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, en el dispositivo han sido detenidas 13 personas y se han llevado a cabo nueve registros en los que se han recuperado 60 vehículos sustraídos e intervenido inhibidores, ganzúas y placas de matrícula, entre otros efectos.

Los automóviles robados eran trasladados a naves clandestinas para despiezarlos y, posteriormente, transportaban las piezas en furgonetas de alquiler a diferentes provincias de España así como también a Polonia y Portugal.

Según las pesquisas policiales, la organización ofertaba piezas de vehículos con menos de dos años de antigüedad a través de múltiples anuncios en la página web.

La investigación se inició el pasado mes de septiembre a raíz de la denuncia de la sustracción de un vehículo que contaba con un dispositivo de localización GPS, lo que permitió a los agentes averiguar que el automóvil se encontraba en una zona industrial de la localidad madrileña de Alcalá de Henares.

A partir de aquí los agentes establecieron un dispositivo de vigilancia en las inmediaciones del lugar que permitió interceptar a dos personas en el momento en que pretendían acceder a la nave.

La Policía Nacional ha indicado que en el registro de la nave se encontraron gran cantidad de piezas de vehículos cortadas y despiezadas, de lo que se desprendía que esa nave era utilizada para modificar y “maquillar” números de bastidor, así como para cortar y despiezar los vehículos sustraídos con el fin de extraer las piezas de más valor.

En el momento de la detención, los dos individuos portaban 7.000 euros en efectivo procedentes de la venta de un vehículo así como documentación para falsificar el vehículo que se encontraba en el interior.

Los investigadores, ante la sospecha de que los detenidos pudieran formar parte de un grupo criminal más amplio, iniciaron una investigación sobre ellos que les llevó a confirmar sus sospechas.

Así, para la empresa de recambios trabajaban dos grupos de ladrones de coches. Uno de ellos estaba especializado en el robo de vehículos de una conocida marca de automóviles. Tras falsificar los elementos de identificación eran trasladados fuera de España a través de conductores de la organización.

RECUPERADOS 60 VEHÍCULOS SUSTRAÍDOS

Los agentes de la Policía han señalado que el segundo grupo se dedicaba al robo de vehículos de diferentes marcas, que eran despiezados posteriormente en naves clandestinas ubicadas en las provincias de Madrid y Guadalajara.

Los responsables de la organización contaban con una empresa con apariencia legal, especializada en la venta de recambios, a través de la cual llevaban a cabo la venta de las piezas.

La Policía Nacional ha manifestado que hasta el momento se han recuperado 60 vehículos sustraídos e intervenido inhibidores, ganzúas, placas de matrícula y 900 gramos de hachís.