García-Page, en una visita realizada al hospital de Guadalajara, ha confiado en poder firmar el documento “pronto, porque se está agotando el tiempo”, y para ello cree que es necesario que dejen de cambiar “comas innecesarias, estériles y absurdas en los proyectos”, ha dicho en referencia expresa al alcalde de Guadalajara, , pero sin mencionarlo.

“Espero que se dejen ya de cambiar comas y acentos en los convenios para poner en marcha el proyecto urbanístico y constructivo del nuevo campus universitario”, ha precisado.

Según García-Page, acelerar el proyecto del futuro campus universitario fue de las primeras cuestiones que se planteó solucionar cuando tomó posesión como presidente así como hacerlo donde planteaba la ciudad, y su deseo es que esto se lleve a cabo, aunque sea con retraso, porque es “muy importante”.

Ha precisado que Guadalajara no se va a quedar sin el nuevo campus “a pesar de que quien más tendría que promoverlo realmente no lo hace”, con alusión clara Román, aunque sin mencionarlo.

AGUA

A preguntas sobre la futura paralización de los trasvases, el jefe del Ejecutivo, ha señalado que el agua “va a volver a su cauce” en alusión clara a que se está produciendo un “cambio” en España en la gestión ambiental.

El presidente de la región ve soluciones en este problema y se ha brindado a buscar alternativas con el fin de que el agua no enfrente a una parte de la España seca con otra parte de la España seca también.

García-Page ha añadido también que confía en que la ministra vinculada a esta tierra, defienda los intereses contra el trasvase, algo que dice no hizo cuando también ostentaba un ministerio pese a ser también de esta tierra.

El jefe del Ejecutivo tiene claro que algo está cambiando y “mucho va a cambiar en el futuro, porque es de lógica aplastante y nosotros somos muy cabezones”, ha afirmado.