Así lo ha manifestado en una visita a la capital alcarreña junto a varios de sus consejeros donde se ha reunido con el alcalde, . Allí ha señalado que se trata de derivaciones que “duelen” al Gobierno regional, aunque ha admitido que “con un Gobierno en precario” que termina su proyecto en semanas “es complicado” afrontar un cambio de mentalidad en la gestión del agua.

El jefe del Ejecutivo ha indicado igualmente que el asunto del agua está por tanto ahora pendiente de que haya interlocutores “ciertos” en el con los que “confrontar o acordar” lo que competa, pero con el objetivo de que “el trasvase Tajo-Segura no sea lo único que quede de Franco” en los próximos años, ha indicado.

Page ha hecho este anuncio precisamente para el día en el que los Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía estarán “por primera vez” en el . “Va a ser la primera vez que todos los pueblos de la cabecera del Tajo se reúnan con el Gobierno en pleno”, ha apuntado el presidente regional.

Para abordar el problema del agua se necesita “fuerza y consenso”, ha puntualizado a la par que ha subrayado que la situación actual “pasa de castaño oscuro” ya que “el agua termina saliendo de donde no la ha habido”.