García-Page, durante su intervención en el acto de clausura de la asamblea general de la , en Guadalajara, ha reiterado que el debate sobre el agua ha cambiado ya que “a diferencia de hace 30 o 40 años, se puede usar el agua del mar”.

El presidente regional se ha vuelto a declarar “antitrasvasista” y se ha cuestionado si el trasvase Tajo-Segura se llevaría cabo en caso de que tuviera que hacerse en la actualidad. “Se hizo porque había dictadura, porque era imposible oponerse, por eso ha sido imposible ningún otro trasvase en democracia”, ha manifestado.

En este sentido, ha criticado que, cuando se habla de trasvases, “sólo se habla de un río y de una zona de España, la zona más seca”, en referencia al río Tajo y a Castilla-La Mancha.

Por ello, se ha dirigido “a los españoles que viven en , en , en o en ” diciéndoles que quiere “que haya agua para todos”. “Pero eso también significa que haya para nosotros”, ha concluido.