El responsable de Obras, Jaime Sanz, ha explicado que la empresa adjudicataria actúa sobre el pavimento de los paseos puesto que el material utilizado no era el contemplado inicialmente en el proyecto de obra, “que permitía un mejor drenaje, para evitar la proliferación de charcos y escorrentías en días de lluvia”, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Las deficiencias se hicieron evidentes, ha señalado, “cuando los paseos se abrieron al público y los propios viandantes comprobaban cómo el material se desprendía solo con pisarlo”. Por ello la empresa sigue trabajando para que el parque quede en perfectas condiciones, según lo incluido en el proyecto de reforma.

En este sentido, el teniente de alcalde y responsable del área de Urbanismo, Rafael Pérez Borda, ha querido “pedir disculpas a la ciudadanía por no poder utilizar un parque tan demandado en pleno verano” y ha manifestado “el firme compromiso del equipo de Gobierno para que pueda ser abierto cuanto antes, en las mejores condiciones, puesto que es uno de los grandes pulmones verdes de la ciudad”.

Sanz ha denunciado “un nuevo atropello del anterior equipo de Gobierno de los señores Román y Carnicero, que retiraron las vallas e invadieron la obra sin finalizar para que el PP pudiese celebrar allí el acto de cierre de campaña electoral tal y como todavía puede verse en sus perfiles de redes sociales”.

La retirada de vallas supuso “someter a una obra que ya presentaba deficiencias a la presión del tránsito de personas”. Por ello, Sanz ha retado a a explicar “por qué decidió abrir el parque pese a contar con tres requerimientos técnicos en contra”. “Ahora que actúa como concejal en la sombra y sigue visitando obras, que venga a esta y explique si pensó en las consecuencias económicas que su decisión podía tener para el Ayuntamiento”, ha zanjado.

Las obras de reforma y acondicionamiento del parque de La Concordia se iniciaron el pasado mes de noviembre, con un coste de 615.230 euros. Los trabajos fueron adjudicados a la empresa de , que trabaja ahora en resolver las deficiencias encontradas sin que ello suponga un coste añadido para el Ayuntamiento. Empresa y técnicos han fijado para el 7 de agosto una nueva visita a la obra para su posible recepción.