El diputado provincial, Lorenzo Robisco, ha denunciado esta mañana ante los medios de comunicación “los incumplimientos reiterados que están sufriendo los trabajadores de las ambulancias por parte de la empresa que presta el servicio”. Y lo peor de todo, ha dicho, “es que las consecuencias las están sufriendo los pacientes y familiares de la provincia de Guadalajara”.

Robisco ha recordado que ya en varias ocasiones ha manifestado el “estado lamentable” de las ambulancias que “son trasladadas a los talleres en grúa un día sí y otro también”. Además, ha afirmado que los enfermos sufren rutas interminables “en muchas ocasiones hacinados y soportando temperaturas inhumanas”.

El origen de este problema, ha asegurado el diputado provincial, radica en la inacción de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que redactó un pliego “que incumple sistemáticamente la empresa y lo adjudicó sabiendo que iba a ser así”. Por tanto “las condiciones laborales no se cumplen, el pliego tampoco y las promesas anunciadas por el en vísperas electorales han resultado ser falsas”.

Esta lamentable situación ha sido noticia incluso de carácter nacional en numerosas ocasiones por las condiciones “esperpénticas” en las que se presta el servicio y siendo “la mayor responsable la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, gobernada por los socialistas, que ha mirado para otro lado olvidándose de los trabajadores, los pacientes y de sus familiares”.

Además de todo lo anteriormente expuesto, Robisco ha mostrado su enorme preocupación “porque se produzcan despidos injustos e improcedentes o expedientes de regulación de empleo como ha llevado a cabo ayer mismo en la provincia de Ciudad Real, esta misma empresa, afectando esta situación a más de 400 trabajadores”. Por esta razón exige al Gobierno socialista que tome las medidas necesarias para terminar con esta situación y que no suceda lo mismo a los trabajadores de las ambulancias en Guadalajara.

Finalmente, Robisco ha aseverado que hará todo lo necesario para que estas personas mejoren sus condiciones laborales y por supuesto para que los pacientes y familiares dejen de padecer situaciones “insufribles”.