El preacuerdo establece los contenidos económicos fundamentales del futuro convenio y supone “tanto un notable incremento de la masa salarial global como un avance, aunque incompleto, hacia la eliminación de las discriminaciones entre los distintos colectivos de la plantilla”, integrada por más de 500 personas.

“Agradecemos el apoyo de los compañeros que han respaldado el preacuerdo, que nos permitirá poner fin a muchos meses de conflictividad y a una década de recortes de derechos y de pérdidas de poder adquisitivo. Pero entendemos y respetamos muy mucho los votos en contra”, ha indicado , responsable de la sección sindical de CCOO en Lactalis-Nestlé.

“Nosotros también tenemos un sentimiento agridulce. CCOO mantiene y mantendrá la reivindicación de la eliminación total de los agravios, las dobles escalas y todo tipo de discriminaciones; y vamos a apretar todo lo posible en la negociación del resto de los contenidos del convenio colectivo para mejorar al máximo las condiciones laborales en nuestra empresa”, ha informado CCOO en nota de prensa.

Al respecto, el responsable de CCOO en Lactalis-Nestlé ha explciado que aún hay que acordar “todo lo que se refiere a jornadas, descansos y licencias; y a la extensión a toda la plantilla de diversos derechos y beneficios sociales de los que ahora solo disfrutan los trabajadores procedentes de la antigua plantilla de Nestlé.”

Fernández ha destacado “el apoyo que hemos tenido durante todo el conflicto por parte de CCOO, de CCOO-Industria y de los comités, los delegados sindicales y los trabajadores de muchas otras empresas; que ha sido una expresión de solidaridad de clase fundamental para reforzarnos y para forzar a la empresa. Tras la celebración de las asambleas de trabajadores, el comité trasladará el resultado a la dirección de la empresa “para retomar cuanto antes la negociación del convenio”, pendiente desde el 1 de enero del año pasado.

CONTENIDOS ECONÓMICOS

Lo ya acordado y ratificado por la plantilla se sustancia en la garantía de incrementos salariales equivalentes al IPC real en cada año de vigencia del convenio, con un tope del 3% y con efectos retroactivos desde el 1 de enero de 2017.

Además, se incrementa el plus de nocturnidad desde los actuales 1,68 euros/hora a los 2,20 euros hora durante 2017 y 2018 (siempre con efectos retroactivos desde el 1 de enero del pasado año); 2,50 euros en 2019 y 2,75 euros en 2020.

Y se incrementan también sustancialmente los pluses de medio festivo (de 0 a 4 horas) y de festivo completo. El primero sube desde los actuales 26,09 euros a los 33 euros en 2017 (siempre con efectos retroactivos desde el 1 de enero de ese año) y 2018; 35 euros en 2019 y 40 euros en 2020. El festivo completo pasa de 42 euros a 52,80 en 2017 y 2018; a 55 en 2019 y a 60 en 20.20

Se introduce además un plus para compensar el trabajo en sábado. La empresa impuso desde 2007 a casi toda la plantilla el trabajo no remunerado en una media de 22 sábados anuales. El preacuerdo ratificado este jueves por los trabajadores establece que el trabajo en sábado se compensará con 15 euros en 2017; 30 en 2018, 32,5 en 2019 y 35 en 2020. Sin embargo, a diferencia del resto, los trabajadores del centro solo cobrarán este plus a partir del decimosexto sábado trabajado, y no los 15 primeros. “Esta es una discriminación cuya eliminación seguirá reivindicando CCOO”, apunta Fernández

Los avances hacia la equiparación de los colectivos peor tratados, y en concreto de los trabajadores del centro de distribución, se sustancian en el preacuerdo con el compromiso de la empresa de igualar sus salarios a los de los trabajadores de Logística desde el 1 de enero de 2017. Pasarán así de cobrar desde esa fecha 16.606 euros/año a ganar 17.755, diferencia que se hará afectiva a la firma del convenio.

En 2018, los salarios brutos de los trabajadores del centro de distribución se incrementarán en 300 euros más de fijo y otros 300 en variable (queda por negociar como se pagan los variables). En 2019 se subirán otros 200 euros fijos y 300 variables; y otros tantos en 2020, con el compromiso de que a 31 de diciembre de 2020 el cómputo global del salario de la plantilla del centro de distribución tiene que estar equiparado con el nivel 4 de fábrica.