“El de Azuqueca es un edificio ‘al límite’, que está dando problemas desde su inauguración, justo antes de las elecciones de 2011, y que no cumple las expectativas generadas en un proyecto que se suponía puntero y energéticamente eficiente”.

Así lo han puesto de manifiesto los concejales del Grupo Popular Municipal tras conocer que el Ayuntamiento ha adjudicado, por importe de 95.484,37 euros, una primera fase de las obras de ‘mejora del sistema de climatización’ del Centro de Ocio ‘Río Henares’.

“Será la enésima inversión que se realiza en este edificio, supuestamente eficiente”, señalan desde el PP, asegurando que el Centro de Ocio se ha convertido “en un ‘pozo sin fondo’ que pone en evidencia la pésima gestión del gobierno del que, además, miente”. En este sentido, explican que la obra no será para mejorar, sino para acometer la sustitución del sistema de climatización -según figura en el proyecto- y que además tendrá una segunda fase.

“Esto se suma a los despilfarros que viene ocasionando el Centro de Ocio Rio Henares desde que se inauguró, ¿cómo no?, poco antes de las elecciones municipales de 2011”, recuerdan los populares, haciendo un repaso de las graves deficiencias del edificio, empezando por una gran fachada orientada al sur, con grandes cristaleras y sin ningún tipo de protección solar; y siguiendo por los problemas que desde los inicios presenta la ‘cubierta vegetal’, “totalmente abandonada por la desidia del gobierno socialista que, unida al elevado coste de mantenimiento, hizo que se abandonara a su suerte y quedara inservible para cumplir su función de aislamiento”, lamentan los ediles populares.

Todo ello, a pesar de que el Centro de Ocio fue premiado entre otras cosas por observar el “estándar europeo de Edificio de Energía cercana a cero y la aplicación de fuentes de energía renovables, tanto para climatización como para generación eléctrica… Sin embargo, en el uso diario resultan carísimos de mantener y de climatizar, obligando a un gran consumo de energía para reducir la temperatura interior en verano y aumentarla en invierno”.

Las obras del Centro de Ocio “han sido un auténtico despropósito”. Han costado más de 3 millones de euros, pues, tras el edificio se destinaron 234.230 euros para las obras de jardinería y urbanización exterior, más otros 211.021 euros para el mobiliario, más de 100.000 euros en toldos, estores y cortinas como protección solar y su proyecto…. “Entre unas cosas y otras, resulta que el edificio de ‘energía cero’, ya en 2011, el año de su inauguración, gastaba alrededor de 2.500 euros mensuales en electricidad. Y, a pesar del gasto desmesurado, los usuarios quejándose de frio en invierno y calor en verano”.

Ahora, solo siete años después de su inauguración, hay que sumar la inversión en sustituir el sistema de climatización, que no será suficiente si no se acometen otras medidas que contribuyan a disminuir la demanda energética: una solución para la cubierta y protección solar efectiva. Desde el Grupo Popular creen que “con el cambio de equipos únicamente se va a ahorrar algo en consumo, a costa de una gran inversión, que no habría sido necesaria de haberse hecho las cosas de otra manera. Pero el Centro de Ocio es un ejemplo claro del despilfarro del dinero público que practican desde el Equipo de Gobierno, buscando el rédito electoral mientras olvidan cubrir las necesidades reales de los vecinos”, lamentan desde el PP.