Así se ha pronunciado la portavoz del Grupo Parlamentario , , después de que la secretaria general del Grupo Popular, , haya culpado al presidente de Castilla-La Mancha, , del cierre de dicha farmacia.

Según ha explicado la socialista, la farmacéutica de Villanueva de Alcorón ha concursado a otra comunidad autónoma, algo “a lo que tiene derecho”, y “lamentablemente” los 172 vecinos que son atendidos por esta farmacia se encuentran en esta situación “por una ley mal hecha y mal pensada”.

No obstante, ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los vecinos de esta zona de Guadalajara y ha garantizado que el Sescam está buscando la solución y la encontrará.

Después de que Guarinos haya indicado que la fórmula del botiquín no es la solución al cierre de la farmacia en este pueblo guadalajareño, Blanca Fernández ha instado a la dirigente del PP a decir cuál es la solución, una solución que, según ha señalado, “se va a dar más pronto que tarde” por parte del Servicio de Salud regional.

Por otra parte, ha criticado al presidente del PP, , por, según la socialista, proponer “la descentralización” de la sanidad y la educación. “¿Ustedes se creen que en a alguien le importaría que en Villanueva de Alcorón 172 habitantes se quedasen sin oficina de farmacia?”, se ha preguntado Fernández, quien cree que Casado hace demagogia cuando habla de descentralización.

De otro lado, la diputada socialista ha afeado al presidente del PP en Castilla-La Mancha, Paco Núñez, por su “obsesión” para que se recupere el convenio sanitario con la Comunidad de Madrid, un convenio que, según ha estimado, tiene un coste de 64 millones de euros para las arcas castellano-manchegas que “irían destinados al que está al borde de la quiebra porque tiene un agujero de 153 millones de euros”.

ENCUESTAS

Preguntada por los sondeos publicadas en las últimas horas, la portavoz de los diputados socialistas ha advertido de que en todos los países europeos donde la democracia está consolidad los partidos de centro y de derecha han hecho “un cordón sanitario” a la extrema derecha y “en España no”, algo que achaca al “afán” de poder de Casado y Núñez.