García ha precisado que “estos casos no son los habituales, afortunadamente, porque la mayoría de las pequeñas y medianas empresas de la provincia que habitualmente ejecutan estas obras hacen bien su trabajo, pero existen y cada vez son más frecuentes las quejas de los ayuntamientos”, según ha informado Guadalajara en una nota de prensa.

El portavoz socialista ha indicado que “la mala ejecución de obras es por malas prácticas de unas pocas empresas adjudicatarias”, pero “la responsabilidad es del que promueve, adjudica, contrata, paga y debería controlar la ejecución de estas obras, y que además ha contribuido a generar este problema con el sistema de planes provinciales ‘low cost’ que ha implantado en los últimos años”.

Tal y como ha explicado, “los planes provinciales ‘low cost’ consisten en que el asigna inversiones teóricas, que pueden llegar a 50.000 euros, pero la inversión real finalmente es inferior en más de un 30 por ciento”, de forma que “esas bajas en la adjudicación de las obras sirven para engordar en parte el superávit del que presume el PP y con el que devuelve anticipadamente el dinero a los bancos, haciendo que esta estrategia perjudique a los municipios que sufren la mala ejecución de sus obras”.

Julio García ha mostrado como ejemplos concretos de estas supuestas “chapuzas” las obras en el cementerio de Retiendas y las de renovación y pavimentación de redes en Cogolludo.

En el caso de Retiendas, se trata de una obra a la que en los planes provinciales de 2017 se asignaban inicialmente 37.500 euros, pero que finalmente se adjudicó por 25.000 euros, lo que supone un 32 por ciento de baja. “La obra está empantanada desde hace seis meses, parte de lo ejecutado se ha derrumbado y los vecinos de Retiendas siguen sufriendo cada día con el cementerio hecho un desastre, sin que nadie aporte una solución”, ha aseverado Julio García.

En Cogolludo, la obra que se está ejecutando es de los planes provinciales de 2016, para renovación de redes y pavimentación. “La obra debería estar acabada desde hace más de un año, ya que se adjudicó en noviembre de 2016”. Sin embargo, comenzó año y medio más tarde y, además, se adjudicó con una baja de un 30 por ciento, 44.700 euros sobre el presupuesto inicial de 64.200 euros.

AYUNTAMIENTOS “ALARMADOS”

“El Ayuntamiento está realmente alarmado y ha encargado un informe, porque no está de acuerdo en la ejecución que se está llevando a cabo y quiere que se corrija todo lo que se ha hecho incorrectamente: no se cuida el empedrado existente, se dirige el agua hacia las fachadas de los edificios, se rellenan zanjas con escombros sin seleccionar, ha quedado terreno descolgado bajo el antiguo pavimento y eso puede provocar hundimientos, y se colocan bordillos sin cimentación”, ha señalado.

Julio García ha insistido en que “no son casos habituales, pero tampoco hechos aislados” y ha pedido al Gobierno de la Diputación que “corte de raíz y de forma inmediata estas prácticas, porque ninguna baja de adjudicación debe basarse en que se reduzcan las calidades de los materiales o en una deficiente ejecución de los proyectos”. El portavoz socialista ha subrayado que “ya es tremendo que no se lleve a cabo toda la inversión asignada, pero lo que no se va a tolerar es que encima se ejecuten mal”.

Por ello ha exigido al presidente de la Institución provincial, que ponga fin a estas “malas prácticas, que obligue a las empresas que actúan así a corregir todo lo que hayan ejecutado mal, porque es su obligación como presidente de la administración que contrata y paga las obras, porque los ayuntamientos, que pagan también una parte, no merecen chapuzas así y, también, porque es injusto que se dé a estas empresas que ejecutan mal las obras el mismo trato que a las que hacen las cosas bien, con oficio, pulcritud y responsabilidad”.