Los hechos se produjeron cuando un vecino de Cisla avisó a la Guardia Civil ya que se encontró a un galgo de color blanco que deambula sin control y sin custodia por las calles de la localidad, por lo que los trasladó a su domicilio.

El Seprona se personó en el domicilio de dicha persona, y tras realizar la correspondiente inspección visual de animal para comprobar que su estado higiénico sanitario era el correcto, se leyó el microchip que el perro llevaba y que permitió averiguar que figuraba como sustraído por una denuncia por robo con fuerza en Mondéjar , según la denuncia interpuesta el pasado 12 de agosto.

Tras comunicar al propietario del animal el hallazgo del perro, el galgo fue trasladado a las Instalaciones Oficiales facilitadas por la Federación Española de Galgos en la provincia de .

El animal ya ha sido entregado a su legítimo propietario.