“Page debería avergonzarse de ir a Sigüenza después de los engaños de los que ha sido víctima la Ciudad del Doncel, y de los perjuicios provocados por su pésima gestión. Page debe muchas explicaciones a los seguntinos, y no ha hecho ningún mérito para pasearse por la ciudad con la conciencia tranquila”.

Así lo ha señalado el diputado regional del por Guadalajara, , coincidiendo con la visita que el jefe del Ejecutivo regional realiza hoy a una colección de tapices en la catedral que, según ha recordado Robisco, fueron restaurados en un primera fase por el Gobierno de Cospedal, junto con la Fundación Ciudad de Sigüenza, el Cabildo de la Catedral, el Ayuntamiento seguntino y la Diputación de Guadalajara. Asimismo, la restauración del retablo de Santa Librada se debe al .

“¿De qué puede presumir Page en Sigüenza?, cuando lo único que ha hecho por la localidad generó un agujero económico de grandes proporciones”, se plantea el diputado, recordando en este sentido las ‘trampas’ de Page con la exposición ‘A Tempora Cervantes 1616-2016 Shakespeare’, a la que se esperaban miles de visitantes, aunque luego se supo que de las 66.000 entradas ‘vendidas’ más de 28.000 fueron regaladas por Page entre sus ‘amigos’.

Con estos antecedentes, el parlamentario popular ironiza, y se pregunta si “aquellos son los mismos miles y miles de turistas que iban a llevar a Sigüenza para visitar una macro exposición de arte medieval que Page anunció y que Sigüenza todavía sigue esperando”. En cualquier caso, Robisco ensalza los grandes valores que atesora la Ciudad del Doncel, entre ellos, la propia catedral, la sala de tapices, “y los seguntinos, que salen adelante a pesar del olvido de Page no sólo con Sigüenza, sino con toda la comarca”.

En su opinión, todo esto forma parte de la manera de actuar del máximo responsable del con respecto a Guadalajara: “por lo que concierne a Sigüenza, Page no ha hecho ni un solo mérito; es otro capítulo más de las falsedades y la marginación a nuestra provincia, donde no invierte ni un euro y sigue dando largas con el puente árabe, la recuperación de las naves del Fuerte de o la construcción del Campus Universitario, entre otros proyectos. Cuando se trata de Guadalajara, Page no paga ni las fotos que se hace y de las que tanto le gusta presumir. Su especialidad es hacer el doble juego, poniendo una vela a Dios y otra al diablo: viene a hacer fotos con la Iglesia, mientras se quiere cargar la enseñanza concertada y la asignatura de religión”, señala Robisco.