El servicio de trenes de , utilizado a diario por miles de usuarios de Guadalajara en sus desplazamientos a la Comunidad de , es un auténtico desastre. Con los billetes más caros, menos CIVIS y menos frecuencias, el ha arrastrado este servicio –vital para estudiantes y trabajadores guadalajareños- a una espiral de caos con cientos de miles de perjudicados.

Así lo han denunciado desde el , la teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Guadalajara, Encarna Jiménez; y los portavoces del PP en Azuqueca, ; Alovera, ; y de Marchamalo, . Todos se preguntan dónde están ahora los dirigentes socialistas, que con el se manifestaban continuamente a las puertas de la estación de tren de Guadalajara y pedían firmas reclamando un servicio de Cercanías “digno”.

Precisamente a las puertas de la estación, los populares han recordado que el anterior ejecutivo diseñó y presupuestó un plan de mejoras de infraestructuras para atajar los problemas del servicio de la línea C2, mejorando los trenes, las frecuencias y la puntualidad. Además, ese plan contemplaba una inversión cercana a los 2 millones de euros en las estaciones de Azuqueca de y Guadalajara para mejorar la accesibilidad, equipamientos e infraestructuras. Los responsables municipales el PP quieren saber “¿Dónde están ese plan y qué ha pasado con los compromisos adquiridos?”.

En este sentido, la teniente de alcalde de Guadalajara ha señalado que el alcalde de la capital ha remitido una carta al presidente de pidiendo explicaciones. “En esa carta, haciéndose eco de las peticiones de la ciudadanía, se recuerdan los compromisos concretos de incrementar las frecuencias, CIVIS e incluso reducción en los billetes del AVE”, ha apuntado Jiménez, que también se pregunta “dónde están los concejales del que venían a la estación de tren a recabar firmas para solicitar las mejoras en el servicio”, criticando que “una vez que ha llegado el al gobierno de la nación han desparecido de la estación”.

Por su parte, la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Azuqueca, Aure Hormaechea, también echa en falta a socialistas azudenses como Bellido, Escudero o el propio alcalde, que día sí día se manifestaban reclamando mejoras en el Cercanías, y también qué ha pasado con el dinero presupuestado por el anterior Gobierno para la mejora de la línea Madrid-Guadalajara. Además, anta la reciente supresión de trenes con la excusa del periodo vacacional, Hormaechea se pregunta quien está de vacaciones e invita a los dirigentes del PSOE “a pasarse por la estación de Guadalajara o de Azuqueca a primera hora de la mañana para ver como hay cientos de personas esperando que llegue su tren”.

También en Alovera existe malestar por las deficiencias del servicio ferroviario, y así lo ha puesto de manifiesto el portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento, Juan Carlos Martín, señalando que son muchos los usuarios que a diario se desplazan a Azuqueca o Guadalajara para coger el Cercanías porque en Alovera no hay un apeadero.

Martín, que recuerda así una vieja reivindicación de su municipio que a día de hoy de total actualidad y que tiene el respaldo de todos los grupos municipales, también ha subrayado la necesidad de que el Gobierno tome medidas para paliar los problemas de seguridad el acceso a la localidad desde el ferrocarril. “Es un puente muy estrecho, que tiene más de 30 años, que no responde a las necesidades actuales de la población y que es también utilizado por peatones, con el consiguiente riesgo debido al intenso tráfico y la estrechez de la vía”.

Martín ha pedido a Page que haga de “hilo conductor” ante el Gobierno de Sánchez para trasladar las demandas de Alovera.

Por último, el portavoz popular en el Ayuntamiento de Marchamalo, Sergio Sánchez, ha incidido en los problemas de Cercanías, asegurando que es también un servicio muy demandado, especialmente por estudiantes, que además tiene el problema añadido de la descoordinación total de los horarios del tren con los del servicio de autobuses de Marchamalo.

Sánchez también ha recordado como el alcalde de su municipio, y diputado regional, lideraba antes las reivindicaciones sobre la mejora del Cercanías, y ahora permanece impasible ante la reducción de trenes y frecuencias y el empeoramiento del servicio desde que Sánchez se aupó a la Presidencia del Gobierno.