El estudio, del que formarán parte hospitales de toda España, analiza la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y su relación con el tabaco, y mide la frecuencia, prevalencia, tipos de paciente y diagnósticos relativos a esta enfermedad, ha informado en nota de prensa el Gobierno regional.

El jefe de de Neumología del , , junto a la neumóloga e investigadora , coordinarán el trabajo que se realizará desde Guadalajara junto a otros miembros del servicio y personal de Enfermería y que consistirá en un análisis detallado de las características de la enfermedad en 600 pacientes.

Como ha subrayado José Luis Izquierdo, alrededor del 10 por ciento de la población de entre 40 y 80 años padece EPOC, habiéndose convertido en la cuarta causa de muerte en España. En Guadalajara se atiende cada año a 2.500 personas por este motivo, de los que entre 200 y 300 son nuevos pacientes.

Además, la EPOC genera “un enorme gasto sanitario”, pues se relaciona con una elevada tasa de ingresos hospitalarios, especialmente en determinadas épocas del año, por las complicaciones que presentan estos pacientes ante patologías como la gripe.

La EPOC está asociada al tabaco y se caracteriza por una dificultad del paso de aire por los bronquios. “Los bronquios se van cerrando y no dejan pasar el aire, y la parte esponjosa del pulmón se va llenando de agujeros y se destruye”, ha explicado José Luis Izquierdo.

Progresivamente se van agravando las complicaciones, el paciente empieza a ahogarse, deja de caminar y el empeoramiento es progresivo. Los pacientes con EPOC ven muy afectada su calidad de vida y presentan un alto riesgo de muerte.

El aumento en el número de casos se relaciona con factores como el envejecimiento de la población, la contaminación urbana, las condiciones climatológicas y el aumento de la obesidad, pero, especialmente, “el tabaquismo activo y pasivo, de tal modo que podemos asegurar que, en países como España, si no existiera el tabaco apenas existiría EPOC”.

José Luis Izquierdo ha querido destacar el papel que desempeña la Atención Primaria para el diagnóstico precoz de la enfermedad y la indicación de medidas para prevenir los riesgos. “Una buena coordinación con ambos niveles asistenciales es clave para mejorar el diagnóstico y el pronóstico de estos pacientes”, concluye.