Así, aunque el Cesm ha mostrado su “alegría” por que el Sescam vaya a personarse como acusación particular contra los agresores, ha pedido también que actúe de esta manera “en todos y cada uno de los casos” que se produzcan, según ha informado el sindicato en una nota de prensa.

En este sentido, también han solicitado que se apliquen las instrucciones sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones a sanitarios, con la creación de los interlocutores policiales territoriales sanitarios, cuya función, entre otras, es estar en contacto con los representantes de los centros médicos, localizar a aquellos más conflictivos y poner las medidas necesarias para evitar más agresiones.

Para ello, es “necesaria la presencia de vigilancia jurada que pueda dar una respuesta rápida antes estas situaciones”, ha señalado el Cesm, que ha pedido también planes de prevención de riesgos laborales y protocolos que doten a los profesionales sanitarios de Castilla-La Mancha de las medidas de seguridad “suficientes para poder realizar su trabajo con garantías”.

Por último, ha recordado que pone a disposición de los compañeros facultativos agredidos los servicios jurídicos del sindicato.