El proyecto de Presupuestos Regionales del para el año 2013 reduce un 42% la partida de alimentación en las residencias públicas de mayores y discapacitados que gestiona directa o indirectamente la Junta de Comunidades, según ha denunciado hoy en Guadalajara la portavoz de Asuntos Sociales del Grupo Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, .

Por el contrario, ese mismo Presupuesto Regional elaborado por el Gobierno de Cospedal prevé que la Junta de Comunidades aumentará un 49% los ingresos procedentes del dinero que pagan los mayores y discapacitados por ocupar una plaza en una residencia pública o concertada, pese a que el número de plazas va a reducirse el próximo año. Son datos que, en opinión de la portavoz socialista, ponen de manifiesto que “Cospedal va a obligar a las personas más necesitadas y en situación de mayor vulnerabilidad de Castilla-La Mancha a pagar más para recibir menos servicios”.

Matilde Valentín ha criticado que, en contra de lo que repite incansablemente el Gobierno de Cospedal, el presupuesto de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales se recorta en 2013 un 12%, dos puntos más que el Presupuesto General de la Junta, y esto se traduce en “pérdidas brutales de servicios” para las personas que necesitan atención social.

La parlamentaria socialista ha enumerado algunos ejemplos de estos nuevos recortes de Cospedal para 2013 en el área de Bienestar Social: se reduce un 16% la calefacción en residencias de mayores y discapacitados de la Junta; se recorta un 80% el transporte adaptado para que las personas con discapacidad acudan a centros de día y ocupacionales; se reduce un 66% el transporte de personas mayores para ir a centros de día; desaparecen totalmente las subvenciones a ayuntamientos para construir centros de atención a personas discapacitadas; se reduce un 14% el servicio de ayuda a domicilio; y desaparece totalmente el Plan Regional de Acción Social (PRAS) para municipios menores de 3.000 habitantes, lo que ha calificado como “una puñalada para una provincia como Guadalajara”.

La teleasistencia deja de ser gratuita

A los recortes de Cospedal en materia de servicios sociales se sumará la Ley de Tasas que pretende aprobar su Gobierno y que, a partir de 1 de enero, gravará a personas discapacitadas y en situación de dependencia, a personas que forman parte de la red de voluntariado, a las personas que adoptan hijos y a los usuarios de la teleasistencia.

Este servicio, que actualmente es universal para mayores de 70 años y gratuito para todos los usuarios va a empezar a cobrarse, según una disposición final del proyecto de Ley de Tasas del Gobierno regional, aunque no se especifica cuál será el precio. Otras tasas que sí están cuantificadas son las siguientes: 30 euros por revisión del grado de discapacidad; 40 euros por revisión del grado de dependencia; 15 euros por revisión del plan individual de atención a personas en situación de dependencia; 8 euros por la tarjeta de accesibilidad para discapacitados y 16 euros por renovación en caso de extravío; 35 euros por un certificado de idoneidad para cuidadores de personas dependientes en el entorno familiar; o 132 euros por un informe de idoneidad para un proceso de adopción internacional.

“La dependencia ha pasado de ser un derecho a ser una preocupación por culpa de Cospedal”

En cuanto a la aplicación de la Ley de Dependencia en nuestra región, Matilde Valentín ha subrayado que en el tiempo que Cospedal lleva como presidenta de Castilla-La Mancha, unas 2.000 personas de Guadalajara están sufriendo las consecuencias de los recortes. En el conjunto de la comunidad autónoma, más de 7.000 personas que en mayo de 2011 eran beneficiarias con derecho a alguna prestación, han dejado de tenerla. Además se han perdido casi 700 servicios de ayuda a domicilio y casi 600 plazas residenciales para personas en situación de dependencia.

Valentín ha afirmado que “Cospedal ha conseguido que muchos miles de personas han pasado de tener un derecho a tener en este momento una preocupación”. A los “brutales recortes de Cospedal en materia de dependencia” hay que añadir que el ha eliminado la cotización a la Seguridad Social de más de 10.000 cuidadores en el entorno familiar en toda Castilla-La Mancha, 1.000 de ellos en la provincia de Guadalajara.

La parlamentaria socialista ha afirmado que “es muy injusto que Cospedal pretenda corregir el déficit presupuestario a base de trasladarlo a las familias y a los colectivos más necesitados” y ha concluido asegurando que “la austeridad y los recortes deben tener el límite de la dignidad de las personas, y el Gobierno de Cospedal está pisoteando la dignidad de las personas más necesitadas y en situación más vulnerable”.