Aunque las muertes se atribuyen a Patrick Nogueira, que ha confesado los hechos, éste las pudo llevar a cabo con la supuesta complicidad de su amigo Marvin, quien, desde Brasil, pudo haber estado intercambiando mensajes sobre los propios crímenes vía whatsApp, mientras el asesino confeso los perpetraba.

Desde el pasado 28 de octubre y hasta ayer 30 de noviembre, Marvin ha estado en prisión preventiva como presunto instigador y cómplice en un delito de asesinato, tras descubrir la policía brasileña que mantenía contacto por whatsApp con Patrick mientras éste acababa con la vida de su tío Marcos, la esposa de éste y de sus dos hijos.

Marvin fue detenido tras salir a la luz estos mensajes después de que un amigo viera algunos de ellos e incluso imágenes en el móvil, entendiendo la policía brasileña que podría considerarse la existencia de algún tipo de participación.

Por su parte, Patrick Nogueirá se encuentra desde el pasado 22 de noviembre internado en la prisión de () a donde fue trasladado desde Alcalá Meco por motivos de seguridad. A juicio del abogado de la acusación de la familia Campos, , esta decisión es un “escándalo”, mostrándose convencido de que en España no hubiera salido de la cárcel.

Pero, en todo caso, para Martín lo importante es que Noguiera sigue imputado y cree que lo que hay llevado a la liberación de Marvin han sido “decisiones políticas y de poder”, algo que bajo su criterio no pasaría en España.