El Grupo en el Ayuntamiento de Guadalajara ha registrado varias enmiendas al proyecto de modificación de Ordenanzas Fiscales para el ejercicio de 2020 presentado por el equipo de Gobierno de PSOE y Ciudadanos, entre las que se encuentra una relativa a la supresión de la tasa de exhumaciones e inhumaciones en el Cementerio municipal en los casos recogidos en la Ley de Memoria Histórica.

Según ha informado la formación política en una nota de prensa, las enmiendas se debatirán en el pleno extraordinario de la próxima semana, pero ya han anunciado que ello no están de acuerdo “con la supresión de la tasa de exhumaciones e inhumaciones para quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil Española o la Dictadura porque esto supondrá remover, provocar y reavivar una nueva batalla y despertar odios ya apagados”, ha afirmado el portavoz del Grupo Municipal de Vox, .

Por tanto, Vox estará en contra de los presupuestos municipales “si financian la Ley de Memoria Histórica”, ha subrayado De Miguel al tiempo que añadía que también están en desacuerdo “con el IBI y el ICIO” porque consideran “no tienen intención de reducir este impuesto”.

Además, han propuesto al equipo de Gobierno que esas bonificaciones sean de hasta el 90 por ciento para “familias numerosas, personas dependientes y mayores”, ha explicado Antonio de Miguel.

En cuanto al Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), desde el Grupo Municipal de Vox se plantean su supresión “para promover la actividad económica en la ciudad de Guadalajara, aliviando las cargas sobre nuevas inversiones, ampliaciones o modificaciones en los negocios”.

REDUCIR “PUESTOS DE CONFIANZA”

Por último, desde el Grupo Municipal de Vox han manifestado que “para que estas alegaciones puedan llevarse a término, sean factibles y realizables, hay que ir hacia un Ayuntamiento más eficaz y barato, ahorrando gastos corrientes y eliminando cualquier despilfarro”.

Para ello, proponen, según De Miguel, “reducir los nombramientos de personal de confianza, remunerar a los funcionarios de acuerdo a su productividad, la bonificación por resultados obtenidos, racionalizar el gasto en compra de material o un ajuste en ayudas no esenciales”.