Ley de desarrollo sostenible

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, afirmó hoy que la lucha contra el cambio climático hay que centrarla en la búsqueda de formas de desarrollo sostenible, por eso, aseguró, es oportuna una ley de desarrollo sostenible “que inicie el tránsito hacia otro modelo productivo en el que la vida cotice más que la bolsa”.

Barreda, que hoy inauguró en Albacete la II Convención sobre Cambio Climático y Sostenibilidad en España, insistió en que la lucha contra el cambio climático es no sólo una cuestión científica, “sino un deber moral” y una “cuestión ética” para el conjunto de la tierra, y aseveró que la inacción es “un verdadero perjuicio a medio plazo”.

“Cada cual tiene que hacer lo que pueda en su propio ámbito”, señaló el presidente, para quien si la preocupación por el cambio climático es social, la actuación debe ser una responsabilidad compartida “que nos compete a cada uno de nosotros como individuos y a todos como sociedad”.

Precisamente por eso, añadió, en Castilla-La Mancha se ha buscado un acuerdo social, “porque en esta cuestión todos debemos tener protagonismo y responsabilidad”.

El jefe del Ejecutivo autonómico consideró que estamos ante un asunto fundamental para garantizar un futuro viable a las generaciones venideras, y recordó que luchar contra el cambio climático no es sólo más rentable, tal y como reza el lema de la convención, sino que, además, es también “más razonable, más humano, más social y más justo”. Es, según dijo, “imprescindible”.

Asimismo, Barreda recordó que las políticas de cambio climático son también una oportunidad frente a la crisis económica y explicó que en Castilla-La Mancha el consenso va a permitir desarrollar el Pacto contra el Cambio Climático, firmado el 7 de octubre con 16 colectivos y agentes sociales de la Región y al que ya se han adherido siete entidades más.

Este acuerdo tiene su propio foro de participación social en el Consejo Regional del Clima, donde toda la sociedad castellano-manchega y las administraciones se sientan a dialogar y a buscar posturas conjuntas en la lucha, explicó Barreda, para quien este pacto es fundamental para el desarrollo consensuado de la Estrategia Regional de Mitigación y Adaptación frente al Cambio Climático de Castilla-La Mancha, que incluye más de 290 medidas, de las que 220 son de mitigación, 65 de adaptación y 5 de cooperación al desarrollo.

Asimismo, Barreda indicó que el compromiso de Castilla-La Mancha comienza por cumplir con los acuerdos internacionales, como el protocolo de Kyoto que ha llevado a las instalaciones afectadas por el comercio de emisiones a reducir las mismas en el 5% en el horizonte 2012.

El presidente destacó además la posición de liderazgo de Castilla-La Mancha en producción de energía limpia y recordó que el objetivo es lograr para 2012 que el 100% del consumo eléctrico en la región tenga su origen en energías renovables.

“Ello nos llevará a una reducción muy importante de nuestra dependencia energética y a una reducción nada desdeñable en la emisión de gases de efecto invernadero”, apuntó Barreda, que recordó que las empresas del sector de las energías limpias cuentan con más de 12.000 empleos creados en relación con la construcción y mantenimiento de las infraestructuras de producción eléctrica, y 5.000 puestos más previstos con las nuevas instalaciones.

A esta generación de empleo, añadió, hay que sumar 3.000 puestos de trabajo relacionados con la industria aneja instalada en la Comunidad Autónoma para la construcción de generadores eólicos, palas, o placas solares.

Para Barreda, Castilla-La Mancha tiene un modelo sólido y coherente que nos permite producir ya el 70% de la energía que consumimos a través de la energía eólica, la termosolar o la fotovotaica. Además, resaltó la apuesta del Gobierno regional por la racionalidad en la gestión del agua y su oposición a la instalación de un Almacén Temporal Centralizado de residuos nucleares en la región.

Por otra parte, el presidente hizo referencia a la última cumbre celebrada en Copenhague y aunque apuntó que lo deseable hubiera sido lograr compromisos más concretos, sí esperó que los debates y las conclusiones de la II Convención de Cambio Climático y Sostenibilidad sirvan para la próxima reunión de la Agencia Internacional de la Energía que se celebrará en Toledo los días 16 y 17 de marzo.

En definitiva, Barreda apuesta por una Ley de desarrollo sostenible que logre un nuevo modelo productivo “en el que la vida cotice más que la bolsa”

Referente mundial

Por su parte, la alcaldesa de Albacete, Carmen Oliver, expresó su satisfacción por el hecho de que la ciudad albergue la segunda entrega de esta iniciativa, que la convierte en un referente mundial en el ámbito de la investigación y búsqueda de soluciones al fenómeno del cambio climático.

Asimismo, argumentó que los ayuntamientos también pueden contribuir a combatir los efectos del cambio climático y a preservar la biodiversidad y el medio ambiente y expresó su deseo de que las cerca de 1.400 personas que van a participar en la Convención disfrute de su estancia en Albacete y regresen en el futuro.

Por último, ofreció la ciudad y deseó que los cerca de 1.400 puedan conocer la ciudad y tengan la inquietud de volver.

Por otra parte, la directora general de Calidad y Evaluación Ambiental, María Jesús Rodríguez, afirmó que esta Convención es especialmente oportuna, ya que acaba de concluir la conferencia de Copenhague y de comenzar la etapa de España al frente de la Presidencia Europea. Asimismo, deseó que la próxima cita para abordar el fenómeno del cambio climático, que tendrá lugar a finales de año en México, se nutra de todas estas experiencias para ser más productiva que la conferencia danesa.

María Jesús Rodríguez también subrayó que Castilla-La Mancha y Albacete constituyen un claro ejemplo del camino idóneo para combatir el cambio climático y apostar por el desarrollo sostenible.

La II Convención

Las instituciones públicas y privadas que conforman la organización de este importante encuentro, el Gobierno de Castilla-La Mancha, el Ayuntamiento y la Diputación de Albacete, la Universidad de Castilla-La Mancha, la Fundación CONAMA, la Confederación de Empresarios y la Federación de Asociaciones de Jóvenes Empresarios de Castilla-La Mancha y el Observatorio de la Sostenibilidad en España, han hecho suyo el objetivo de mostrar las oportunidades económicas y sociales que el cambio climático puede ofrecer a la sociedad del siglo XXI.

La convención se desarrolla del 11 al 12 de febrero y está destinada a técnicos de empresas, ayuntamientos, administración regional y central, científicos, estudiantes, público en general.

El objetivo argumental es exponer, documentar y debatir orientaciones e itinerarios para la adaptación y aprovechamiento del cambio climático, comprendiendo su impacto en el medio ambiente, la industria, la ciudad, las administraciones y el ciudadano. El desarrollo de los trabajos de la Convención se realizará en tres importantes bloques estructurales: ponencias marco, mesas redondas y talleres.

Las ponencias marco serán expuestas por Rajendra Pachauri, que fue el encargado de ofrecer la conferencia inaugural; Gro Harlem Brundlant y Juan Verde, cerrando la Convención José Manuel Moreno Rodríguez.

La Convención cuenta con la presencia de más de 1.500 personas, de las cuales el 15 por ciento son profesionales y técnicos del ámbito de la investigación y la formación; el 48 por ciento son empresas privadas especializadas en energías renovables, ingenierías, consultoras o centros de investigación; y el 27 por ciento responde a personal de las Administraciones Públicas e instituciones locales, autonómicas y estatales.