Como ya ocurriera en la I Convención sobre Cambio Climático y Sostenibilidad en España, celebrada en 2008 en Albacete, el director ejecutivo del Observatorio de la Sostenibilidad en España, Luis Jiménez, ha asistido a la II edición de este encuentro nacional, recordando la propuesta planteada hace dos años en nuestra ciudad para crear una Plataforma de Cooperación Institucional y Social en favor de la Sostenibilidad en los municipios españoles. “Debemos unirnos para proponer acciones concretas y preocuparnos de una forma decidida porque el cambio climático ya está aquí y no va a esperar”, añadía.

OSE: Informe 2009

Luis Jiménez hacía referencia a los resultados obtenidos en el último Informe elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE), correpondiente al 2009. Un estudio donde se pone de manifiesto que nuestro país suspende la mayoría de los indicadores de sostenibilidad y medio ambiente, desaprovechando las oportunidades que ofrece la crisis económica para cambiar su modelo productivo actual por otro más sostenible.

En este sentido, el director ejecutivo del OSE apuntaba que España necesita cambiar su modelo productivo para convertirse en un país más sostenible.”Nuestro modelo es altamente insostenible porque generamos una elevada intensidad de energía en la producción de los productos que consumimos”, añadía Luis Jiménez.

El director ejecutivo del OSE está convencido de que “las empresas limpias serán las empresas del futuro”, y estarán en el mercado “no por razones económicas, sino ecológicas”.

Ley de Economía Sostenible

En la lucha por conseguir este objetivo, Jiménez hacía referencia a la nueva Ley de Economía Sostenible. “Una normativa que marcará el camino a seguir para alcanzar una economía más competitiva, más eficiente y más sostenible en el tiempo”, añadía. Para ello, sostiene que es necesario consumir menos recursos por unidad de producto porque “para ser más competitivos, hay que ser más eficientes, consumir menos recursos y contaminar menos”.

En su opinión, “el cambio de modelo productivo hacia una economía sostenible no suele producirse a consecuencia de una Ley”, pero sin duda su desarrollo contribuirá a conseguir importantes objetivos por los retos que plantea. Luis Jimenez señalaba que la Ley de Economía Sostenible debe enmarcarse en una estrategia de desarrollo donde, además de la economía, el nuevo modelo sea sostenible desde el punto de vista social y medio ambiental.

“Satisfacer necesidades y no necedades”

Además de cambiar los procesos de producción, es imprescindible modificar los hábitos de consumo de los ciudadanos y aprender de la “economía del reciclaje permanente”, porque la clave está en “satisfacer necesidades y no necedades”. Luis Jiménez considera que “con lo que nos sobra a los países ricos, podríamos ayudar a los menos favorecidos a conseguir sus propias posibilidades de desarrollo y contar con un modelo más sostenible”.

Para el director ejecutivo del OSE hay que impulsar una “revolución cultural” para decirle a los ciudadanos que “consumir de una forma diferente no significa renunciar al bienestar”, sin despilfarrar y teniendo en cuenta una racionalidad en el consumo que “hasta ahora no hemos tenido”.

Informe Cambio Global en España 2020/2050

Además de realizar informes anuales y temáticos, el Observatorio de la Sostenibilidad en España ha participado en la elaboración de un Informe sobre el Cambio Global en España en el horizonte 2020/2050 con el objetivo de avanzar en la definición de un pacto entre ciudades con objetivos y plazos ambiciosos que sirvan de referencia a los compromisos de los ayuntamientos y de la sociedad española en la lucha contra el cambio climático.

En este Informe se plantean a las ciudades españolas objetivos viables para que impulsen una revolución ambiental y se conviertan en sostenibles, estimulando la economía y generando empleo en las próximas cuatro décadas.

En este sentido, Luis Jiménez señalaba que “si las ciudades no son sostenibles, nunca podremos conseguir una sostenibilidad a nivel global”. Según explicaba, el 50% de la población mundial vive en ciudades, en España la cifra alcanza el 70% y a nivel europeo el 80%, por lo que “los grandes problemas se concentran en las ciudades”. A pesar de ello, la sostenibilidad debe aplicarse también al mundo rural.

En su opinión, “un desarrollo equilibrado sostenible en España significa por tanto que debemos tener sostenibilidad urbana, pero también rural”. Para ello hay que plantear un diálogo entre campo-ciudad para que “los ruralitas vean compensados sus esfuerzos de mantener los ecosistemas”. En este sentido, Luis Jiménez criticaba el hecho de que las cuentas nacionales no tengan en cuenta al medio ambiente. En su opinión, debería existir una contabilidad económica y ecológica integrada para que sepamos cuánto nos cuesta conservar el ecosistema.

Entre las recomendaciones propuestas a las ciudades se contempla un cambio en el modelo de movilidad para reducir los desplazamientos y la contaminación, teniendo en cuenta que los trayectos de menos de dos kilómetros que se realizan suponen más del 50% del total. Para ello, Luis Jiménez apuesta por cambiar nuestros hábitos y caminar en lugar de conducir, aunque para conseguir este objetivo “hace falta mucha concienciación ciudadana y mucha pedagogía de la sostenibiilidad”.

La crisis y la sostenibilidad

Además de por el cambio climático, el cambio de modelo productivo viene motivado por la crisis económica. Una coyuntura que se ha dejado notar también en los indicadores de sostenibilidad analizados en el Informe del OSE correspondiente a 2009. Según explicaba Luis Jiménez, estamos en un proceso de “sostenibilidad forzada”, es decir, que en España se ha consumido menos energía a consecuencia de la crisis y esto se ha dejado notar en los indicadores ambientales, mejorando considerablemente.

Según apuntaba, el caso más representativo se ha producido en las reducciones de gases de efecto invernadero. En 2008, disminuyeron casi en un 8% y en 2009, cerca de un 10%. “Estamos ante una tendencia decreciente que mejora la sostenibilidad ambiental, caminado hacia una economía más baja en carbono”, apuntaba.

A esta situación, Luis Jiménez añadía las mejoras de procesos productivos por parte de las empresas porque “no contaminar es rentable para el medio ambiente pero también para la economía empresarial al incrementar su competitividad”.

El cambio climático: un problema de tod@s

En relación a la lucha contra el cambio climático, el director ejecutivo del OSE sostiene que “se trata de un problema que nos atañe a todos”, por lo que la responsabilidad debe comenzar en nuestros propios hogares.

En su opinión, “hay que pedirle a los políticos más voluntad política para caminar hacia un modelo de desarrollo sostenible, pero también voluntad ciudadana para cambiar los hábitos y modelos de consumo”. Luis Jiménez considera que nunca alcanzaremos un desarrollo sostenible, pensando en que el cambio de modelo depende únicamente del esfuerzo de las administraciones e instituciones, porque para conseguir esta meta es imprescindible el compromiso ciudadano, teniendo conciencia de las generaciones presentes pero también futuras.

El director ejecutivo del OSE sostiene que las políticas contra el cambio climático son inteligentes porque favorecen por sí mismas las energías renovables, disminuyen la factura del petróleo y nos ayudan a ser autosuficientes energéticamente hablando, fomentando la creación de “empleos verdes”.

Reunión Red de Observatorios de Sostenibilidad de España

Dentro de las actividades organizadas con motivo de la II Convención sobre Cambio Climático y Sostenibilidad en España, el Palacio de Congresos y Exposiciones de Albacete acogía la reunión de la Red de Observatorios de Sostenibilidad de España. Según explicaba Luis Jiménez, el objetivo que se persigue no es otro que “seguir trabajando en materia de sostenibilidad”.

La Red de Observatorios de la Sostenibilidad de España se constituyó con el objetivo de englobar bajo un mismo paraguas a todos los Observatorios del país de caracter local, regional y de tipo temático con el fin de concretar una estrategia en la búsqueda de elementos comunes, intercambiar experiencias, buenas prácticas, e incluso proponer indicadores para evaluar y medir el desarrollo sostenible.

En el caso de la reunión celebrada en Albacete, Luis Jiménez apuntaba que el reto planteado ha sido definir una batería de indicadores comúnes sobre sostenibilidad a nivel local, aplicarlos y concretar los resultados en una futura publicación que, previsiblemente, vería la luz en 2010.