Cuando encaramos el final del verano, los que nos sentimos atraídos por la fiesta de los toros no podemos evitar echar un vistazo al abono de la feria taurina, observar las diferentes combinaciones que se nos ofrecen, comentar quien falta y quién sobra en función de los gustos y preferencias de cada aficionado, y como no puede ser de otra forma, hacer cávalas y previsiones de cómo pueden ser los resultados de nuestra Feria Taurina. Hoy quiero pedir disculpas por este cambio de tercio, de lo que es habitual en este espacio, normalmente dedicado a analizar otros problemas de más trascendencia e interés para la generalidad de los ciudadanos.

Aunque la fiesta de los toros también tiene algo que ver con el consumo, en el sentido de que hay ciudadanos aficionados que pagan una entrada que responde a un espectáculo anunciado y publicitado, que tiene que cumplirse y puede ser objeto de reclamación si se produce incumplimiento en el resultado final del mismo. De hecho, la Unión de Abonados de la Plaza de Toros de Albacete surge de una iniciativa de la Unión de Consumidores como consecuencia de las denuncias planteadas ante ésta por un importante grupo de ciudadanos que se sintieron engañados o defraudados en el trascurso de la celebración del abono de una feria.

Hoy cobra sentido este comentario porque se trata de dar la bienvenida a una nueva empresa que tiene la responsabilidad de gestionar y de mantener el prestigio de una feria taurina, y de una plaza de toros, que por derecho propio, y gracias a una trayectoria de seriedad y rigor mantenida a lo largo de muchos años, se ha hecho acreedora al reconocimiento de la afición y de la prensa especializada que le ha otorgado el título de mejor plaza de toros de las de su categoría.

Este prestigio ha estado avalado, en primer lugar, por el número y calidad de las grandes figuras del toreo que ha generado esta tierra, ocupando la mayoría de ellos, durante muchas temporadas, los primeros lugares del escalafón, constituyendo la base de los carteles de nuestra feria taurina durante más de medio siglo en los que han competido siempre en carteles con los mejores diestros del momento de cada temporada.

En segundo lugar, yo destacaría la singularidad de nuestra plaza de toros que, pese a su gran incomodidad, arquitectónicamente es una de las más bellas del país, situada en un entorno inigualable.

Cuenta además con una espléndida banda que suena a música celestial y que, dirigida magistralmente por el maestro Manuel García, toca cuando el acontecimiento es merecedor de ello, y lo que toca lo hace en función de lo que ocurre en el ruedo; un lujo más para nuestra plaza.

Pero además, la plaza de Albacete tiene una afición espléndida, que independientemente de llenar la plaza la mayoría de las tardes, es entendida y participativa, cuenta con varias asociaciones y peñas y con una Unión de Abonados que ha sabido ejercer la critica de forma constructiva, exigiendo en todo momento la presencia del toro integro, contribuyendo a través de sus actividades a fomentar la cultura taurina, el interés por la fiesta, la mejora del espectáculo y el engrandecimiento de nuestra feria.

No puedo pasar por alto la existencia en nuestra ciudad de una de las mejores escuelas de tauromaquia y de mayor prestigio del país que aporta alumnos en cuantos espectáculos se programan por la federación internacional de escuelas taurinas. Estos jóvenes toreros brillan a gran altura en todos ellos, por lo que en la práctica resulta ser un verdadero vivero de magníficos toreros. Basta echar la vista al pasado y contemplar el presente.

Pero todo lo expuesto, con ser muy importante, no hubiese sido posible sin los magníficos equipos de veterinarios, presidentes y asesores con los que hemos contado y contamos en la actualidad en nuestra plaza de toros.

Ellos, con su saber estar y con su comportamiento al hacer prevalecer siempre el principio de autoridad y respeto al reglamento y al aficionado, han sido parte importante en el reconocimiento así como de la alta valoración y prestigio con la que cuenta la plaza de toros de Albacete y su feria taurina.

Todo este patrimonio, que constituye el conjunto de la plaza de toros, su feria y su entorno, se pone generosamente, por parte del ayuntamiento, a disposición de las empresas que resultan adjudicatarias cuando nuestra plaza de toros sale a concurso. Esta feria de 2009 estrenamos empresa, tras un largo periodo de otra, que desde mi punto de vista lo ha hecho bien.

Mi confianza plena, y creo que la de toda la afición albaceteña, a esta nueva empresa, que está regentada por paisanos y gente que viene del mundo del toro. Espero que tengan presente el tesoro que se pone en sus manos, que lo cuiden, y diría mas, que lo mimen, que lo mantengan y, si es posible, que lo mejoren; que cuenten con todos, pero fundamentalmente con los que cada año pasan por taquilla y llenan la plaza, el aficionado y los abonados.

Estamos abiertos a colaborar y a participar. También cuando lo creamos necesario, como siempre se ha venido haciendo, a ejercer el derecho de critica, pero tenga presenta la nueva empresa que esa crítica, siempre necesaria, será constructiva y con el propósito y el deseo de mejorar uno de nuestro mejores tesoros que tenemos como aficionados: la fiesta de los toros, nuestra feria taurina.

Lo dicho, sea bienvenida la nueva empresa Servicios Taurinos . Desearles lo mejor, y esperar con la misma ilusión de siempre a que suenen timbales y clarines, y ¡que Dios reparta suerte!