El pasado mes de julio, en este mismo espacio, comentaba por la importancia y repercusión que el tema tenía, la liberalización del sector energético a partir del 1 de julio. Manifestaba en el mismo artículo, o mejor dicho denunciaba públicamente, la falta de información al consumidor y de transparencia con la que se abordaba un asunto trascendente en un servicio esencial como es el eléctrico.

Esta falta de información y de transparencia también ha sido denunciado en estas páginas en otros cambios que se produjeron anteriormente, como fue la desa-parición de la tarifa nocturna sustituyéndola por otra de discriminación horaria que perjudicaba gravemente en sus intereses económicos a varios cientos de miles de ciudadanos a favor de las empresas eléctricas.

Esto es lo que se puede considerar un auténtico atropello y una tremenda injusticia hacia la economía doméstica ya que implica que la cuota correspondiente al término de potencia aumente más de un 400%. Consideramos que se viola el principio de que las leyes no se pueden aplicar con carácter retroactivo, cambiando las condiciones pactadas y firmadas en el contrato de suministro y perjudicando seriamente los intereses del consumidor.

Posteriormente, el cambio en el sistema tarifario, pasando estas de bimensuales a mensuales y permitiendo a las compañías eléctricas seis lecturas reales anuales permitiéndoles otras seis estimadas, a pesar de que en mi opinión esta normativa contraviene el texto refundido de la Ley de Protección de los . La misma señala como abusivas: “todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquellas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe, causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante en los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato” …”las estipulaciones que prevean un redondeo al alza en el tiempo consumido o en el precio de los bienes o servicios o cualquier otra estipulación que prevea el cobro por productos o servicios no efectivamente usados o consumidos de manera efectiva”.

Esta situación ha provocado mas de tres mil denuncias contra las empresas electricas debido a los errores en las facturas. Este considerable incremento de las denuncias de usuarios del sector eléctrico está motivado por las irregularidades detectadas en las nuevas facturaciones que estos están recibiendo. Excesivas cantidades que no coinciden con consumos reales de electricidad.

Hoy, lamentablemente, me veo obligado a levantar de nuevo la voz para denunciar la situación de indefensión en que nos encontramos los usuarios del sector eléctrico, las empresas siguen incumpliendo la legislación vigente, seguimos con grandes carencias informativas, se continúan presentando facturas con cantidades ilógicas y se están produciendo cortes de suministro a usuarios sin conocimiento de estos y sin causa alguna que lo justifique.

Al efecto de tener un conocimiento real de lo que piensan los ciudadanos del sector electrico, UCE ha realizado un estudio a través de una encuesta a 414 usuarios albaceteños. Dicho estudio nos ha aportado información para conocer de forma real la percepción de los albaceteños sobre el consumo eléctrico y la facturación de la luz.

A través de este análisis se detalla cuál es el grado de satisfacción de los consumidores para así poder evaluar realmente su preocupación respecto a los cambios acontecidos en términos de facturación. Inicialmente resalta que la mitad de los albaceteños responden que leen habitualmente y de forma detallada su factura de la luz, lo que muestra el interés que despierta este tema en la población de la provincia de Albacete.

Pero, por otra parte, el 84% de los ciudadanos dicen no saber interpretar los distintos términos que aparecen reflejados en la factura de la luz. Les resulta complicado por ser excesivamente técnicos para el consumidor -como por ejemplo el término de potencia o término de energía-. Se desconoce lo que indican estos conceptos que recoge la factura de la luz. Los resultados nos indican que son más numerosos los que desconocen el significado de estos conceptos de la factura. Por falta de espacio no me es posible plasmar el informe completo, el mismo lo pueden ver íntegramente en la Web del Grupo de Comunicación La Cerca, www.lacerca.com.

Ante ello las distintas administraciones con competencias en la materia siguen mirando para otro lado o actuando con una lentitud desesperante, sobre todo cuando el usuario se encuentra privado de este servicio, causándole además de las lógicas molestias, perdidas económicas cuantiosas.

Es el momento de exigir tanto del Ministerio de Industria como de la Consejería Autónoma correspondiente una respuesta contundente, obligando a las compañías eléctricas al cumplimiento de todo cuanto contempla la legislación vigente y resolviendo de una vez por todas los problemas que afectan y abruman a los usuarios afectados de esta situación.

Los usuarios del servicio eléctrico esperamos esa respuesta contundente de nuestros gobernantes para no sentirnos indefensos frente a las grandes empresas dominantes en el sector que, pese a la liberalización en vigor, siguen siendo las mismas de siempre; buena prueba de ello es que las ofertas como consecuencia de la liberalización y la libre competencia no llegan a los consumidores domésticos en la medida esperada y deseada. Los más de un millón de usuarios de la antigua tarifa nocturna siguen esperando que se haga justicia y se les compense por quien corresponda por los enormes perjuicios que el cambio unilateral, de las condiciones de sus contratos, carente de toda información, les ha producido.