Cada día es mas frecuente utilizar, junto a otros medios de trasportes, el aéreo, tanto para determinados desplazamientos interiores como para salidas al extranjero y esto considero que es una forma positiva de afrontar estos tiempos de crisis y contrarrestar las enormes dosis de pesimismo que desde determinados sectores han minado a la población, creando un clima, muchas veces con poca razón, insostenible.

Hecha esta afirmación, considero que es necesario dar un repaso a los problemas principales que se nos pueden plantear como usuario de los trasportes en general, y evitarnos dentro de lo posible algunas sorpresas que den al traste con nuestras ilusiones de viajar, para ello es necesario observar algunos detalles, por ejemplo:

Viajes en avión

Los problemas más frecuentes que nos podemos encontrar son: el overbooking y la pérdida de equipajes en el caso de desplazamientos aéreos. En este sentido, mencionar que una reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Gerona ha reconocido los daños morales causados a los usuarios por la pérdida de equipaje.

Esta sentencia supone una importante conquista, frente a los abusos que se vienen cometiendo en este sentido que dejan a los usuarios en muchas ocasiones en una situación bastante deprimente, no siendo suficiente en estos casos una mínima indemnización en función del peso de la maleta.

Algunas consideraciones preventivas: comprar el billete con la reserva confirmada y si el viaje es de ida y vuelta procurar tener el vuelo de regreso cerrado y conforme.

• En vuelos internacionales la mayoría de las compañías aéreas requieren que se reconfirme la reserva del viaje de salida o de regreso al menos con 72 horas de antelación a cada vuelo. Si no, las reservas podrían ser canceladas.

• En los vuelos nacionales, si el equipaje se pierde, deteriora, o llega con retraso, hay un plazo de 10 días desde la pérdida o desde que apareció para hacer la reclamación por escrito ante la compañía. Si se trata de vuelos internacionales, hay 7 días para reclamar por deterioro del equipaje y 21 días, en caso de retraso. En caso de pérdida, deterioro o retraso del equipaje, el usuario tiene derecho a una indemnización por kilogramo facturado.

Es muy recomendable hacer una declaración de valor para garantizar que en caso de pérdida, se indemnice en proporción a lo realmente perdido.

Overbooking

Si hay “overbooking”, (venta de plazas por encima de la capacidad del avión) el usuario tiene derecho al reembolso del billete o al transporte lo más rápidamente posible a su destino, además de una indemnización en metálico.

Si se produce un retraso o una cancelación del vuelo, la compañía tiene que pagar al usuario los gastos justificados de teléfono, comidas, hoteles…

Viajes en ferrocarril

En caso de retraso, el usuario tiene derecho a una indemnización cuya cuantía oscilará entre el 25%, el 50% o el 100% del precio del billete dependiendo del exceso del retraso en relación al horario previsto.

Agencias de viajes

La publicidad contenida en los folletos es exigible y vinculante. Cualquier cambio en el contrato de viaje tiene que ser comunicado al consumidor por escrito. Y podrá optar por aceptar la modificación o por la devolución del precio del viaje, además de una indemnización que será mayor cuanto más próxima esté la fecha del viaje.

Si el organizador cancela el viaje, el consumidor tiene derecho a la devolución del precio o a que se le ofrezca otro viaje de calidad igual o superior. Si es el Consumidor quien renuncia al viaje tendrá que indemnizar al organizador con al menos un 5% del precio del viaje si la cancelación se hace con al menos entre 15 y 10 días de antelación al mismo; será del 15% entre 10 y 3 días antes; y del 25% cuando el viaje se cancele en las 48 horas antes de su inicio.