Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia

Con los objetivos simultáneos de respetar el compromiso internacional asumido por España con la ratificación del Protocolo de Kyoto, preservar la competitividad de la economía española y el empleo, compatibilizándolo con la estabilidad económica y presupuestaria, así como garantizar la seguridad del abastecimiento energético, la propuesta de la Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia (Horizonte 2007-2012-2020) es un documento que recoge 198 medidas y 75 indicadores de seguimiento para asegurar la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en España, dando especial importancia a las medidas relacionadas con el sector energético; además de contribuir a un desarrollo sostenible y al cumplimiento de nuestros compromisos de cambio climático, fortaleciendo el uso de los mecanismos de flexibilidad basados en proyectos, e impulsar medidas adicionales de reducción en los sectores difusos (transporte, residencial, comercial, institucional, agrario, residuos y gases fluorados). La Estrategia incorpora las alegaciones y comentarios recibidos a lo largo del periodo de consulta pública, así como las aportaciones de los miembros del Consejo Nacional del Clima y la Comisión de Coordinación de Políticas de Cambio Climático.

Las medidas contempladas en la Estrategia se agrupan en dos ámbitos: el cambio climático y la energía limpia.

El ámbito de Cambio Climático abarca un paquete de medidas en once áreas de actuación: cooperación institucional, mecanismos de flexibilidad, cooperación y países en desarrollo, comercio de derechos de emisión, sumideros, captura y almacenamiento de CO2, sectores difusos, adaptación al cambio climático, difusión y sensibilización, investigación, desarrollo e innovación tecnológica y medidas horizontales. En relación con el apartado de Energía Limpia y con objeto de reducir paulatinamente la intensidad energética en España, las áreas de actuación donde se establecen medidas son: eficiencia energética, energías renovables, gestión de la demanda, investigación, desarrollo e innovación en el desarrollo de tecnologías de baja emisión de dióxido de carbono.

Medidas contempladas en la Estrategia

En materia de transporte, se elaborará una norma básica de Movilidad Sostenible y se impulsarán Planes de Movilidad Sostenible como instrumentos preferentes de la actuación de las Administraciones en las áreas urbanas y metropolitanas.

En el sector residencial, se tomarán medidas para la mejora de la eficiencia energética en los edificios, tanto en la envolvente edificatoria como en el equipamiento de la misma o elaboración de una norma técnica sobre eficiencia y ahorro energético en el alumbrado público.

En relación con la energía limpia, el Gobierno asume los objetivos marcados recientemente por la Unión Europea, en su paquete energético en materia de energías renovables, lo que supone la elaboración de un nuevo Plan de Energías Renovables 2011-2020 que coloque a España en una posición de liderazgo para contribuir a alcanzar el objetivo de que el 20% del mix energético de la Unión Europea proceda de energías renovables en 2020.

En materia de Investigación, Desarrollo e Innovación, los objetivos se centran en el desarrollo y despliegue de nuevas tecnologías energéticas “limpias” para mejorar la seguridad del suministro, la sostenibilidad y reducir su impacto sobre el medio ambiente.

Algunas de las medidas concretas en este aspecto son la creación, en el marco del nuevo Plan Nacional de I+D+i 2008-2011, de una Acción Estratégica de Energía y Cambio Climático, creando una línea para proyectos empresariales con financiación público-privada más grandes y de mayor duración que los instrumentos tradicionales, en el cual las pymes puedan alcanzar un papel relevante.

En el área de información y sensibilización, los objetivos de la Estrategia son incrementar el interés y preocupación de los ciudadanos por las cuestiones relacionadas con el cambio climático, facilitar y orientar los procesos de aprendizaje para entender las interacciones del cambio climático y las respuestas planteadas al mismo, así como modificar las pautas de comportamiento de modo que favorezcan el respeto al medio ambiente a través del ahorro en la utilización de los recursos naturales y de la mejora de la eficiencia en su utilización.

Asimismo, esta Estrategia aborda las medidas necesarias para optimizar el uso de los mecanismos flexibles del Protocolo de Kyoto, optimizando el potencial de los mismos como instrumento de cooperación y apoyo a la actividad internacional de las empresas españolas.

Las Comunidades Autónomas, claves para poner en marcha las estrategias del cambio climático

La Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia pretende convertirse en el texto de referencia que facilite la adopción de las políticas de cambio climático por parte de las Comunidades Autónomas y municipios.

En particular, el Gobierno propuso a las Comunidades Autónomas que elaboraran a lo largo de 2007 sus respectivas estrategias, presentadas en la III Conferencia de Presidentes, en la que se fijó la participación de las Comunidades Autónomas en el Programa puesto en marcha por el ministerio de Medio Ambiente para analizar el impacto y adaptación del cambio climático.

Asimismo, en la III Conferencia de Presidentes, se llegó al acuerdo de la creación de un Grupo de Expertos que emita un informe sobre todos los aspectos relacionados con el cambio climático, un tema que volverá a ser tratado en la próxima Conferencia de Presidentes.

Dado que muchas de las medidas a llevar a cabo corresponden a ámbitos competenciales de las Comunidades Autónomas, es preciso que la Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia se complemente con los correspondientes instrumentos de planificación de las Administraciones autonómicas. Por ello, el Gobierno estima que las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales son claves para identificar y poner en marcha las medidas aprobadas en el Consejo de Ministros, especialmente a través de las estrategias de cambio climático autonómicas que se han elaborado a lo largo de 2007.

Aprobado un Plan de Medidas Urgentes

Debido a la necesidad de cumplir con los compromisos asumidos en el Protocolo de Kyoto y alcanzar las reducciones de emisiones requeridas para el periodo 2008-2012, el Gobierno ha elaborado un paquete de medias urgentes, incluidas en la Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia, que se pondrán en marcha en breve.

El Plan de Medidas Urgentes recoge más de 80 actuaciones que afectan a distintos gases y sectores muy diversos y que suponen la puesta en marcha inmediata de alrededor del 65% de las medidas de reducción de emisiones enumeradas en la Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia.

Con la reducción de emisiones ya iniciada y las nuevas iniciativas, se reduce en un 60% la distancia al objetivo de cumplimiento de las obligaciones de España en el Protocolo de Kyoto. Sin embargo, aunque el Plan de Medidas Urgentes proporciona reducciones adicionales de 12,2 Mt CO2eq/año (61,1 Mt CO2eq en el periodo), serán todavía necesarias otras medidas adicionales que proporcionen reducciones de 15,03 Mt CO2 equivalente/año.

Apuesta por la movilidad sostenible

En el sector transportes, el Plan de Medidas Urgentes contempla una serie de actuaciones, entre las que destaca la aprobación de una norma que establezca la elaboración obligatoria de Planes de Movilidad Sostenible.

Asimismo está prevista la creación de una línea de ayudas a experiencias piloto, de las que serán beneficiarios tanto las administraciones y organismos públicos como las entidades privadas y que puedan servir de elementos dinamizadores de políticas y actuaciones orientadas a promover la movilidad sostenible en ámbitos urbanos y metropolitanos, de acuerdo a lo previsto en las líneas de actuación del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT), elaborado por el Ministerio de Fomento.

También se potenciará el transporte de mercancías por ferrocarril a través de medidas contempladas en el PEIT, entre las que cabe destacar el desarrollo de una red ferroviaria de altas prestaciones, apta en la mayor parte de sus tramos para tráfico mixto de viajeros y mercancías, además de diversas medidas específicas destinadas al transporte por mercancías. Según la Directiva 2003/ 30/CE, que recoge el objetivo de cubrir en 2010 el 5,75% de la cuota de mercado de combustibles para el transporte con biocarburantes y otros combustibles renovables, se consideran como biocarburantes el biogás, biometanol, bioETBE, biocarburantes sintéticos, biohidrógeno y el aceite vegetal puro.

Así, se aprobará una norma que establezca porcentajes mínimos de biocarburantes sobre el total de carburantes para el transporte puestos en el mercado por cada operador y, como primera medida al respecto, se reducirán las emisiones en las flotas de vehículos de la Administración General del Estado. Concretamente, el Parque Móvil del Estado (PME) ha elaborado un programa de actuación 2007-2012 que incluye un fuerte incremento del consumo de biocarburantes en la flota, así como criterios ecológicos en la contratación de nuevos coches.

Por otra parte, se prevé antes de diciembre de 2007 la modificación del actual impuesto de matriculación, basado en la cilindrada del motor del vehículo, por otro basado en las emisiones de CO2 por kilómetro recorrido.

Eficiencia energética en el sector residencial

En el Consejo de Ministros del pasado 20 de julio también se aprobó el Plan de Ahorro y Eficiencia Energética en los edificios de la Administración General del Estado que determina la obligación de llevar a cabo auditorías energéticas, planes de ahorro y eficiencia y uso de energías renovables en 2008.

Asimismo, este Consejo de Ministros también aprobó el Real Decreto de Instalaciones Térmicas de Edificios (RITE), elaborado conjuntamente con el Ministerio de la Vivienda.

Este documento constituye el marco normativo básico en el que se regulan las exigencias de eficiencia energética y de seguridad que deben cumplir las instalaciones térmicas en los edificios nuevos y existentes para atender la demanda de bienestar e higiene de las personas.

Entre otras medidas, el nuevo RITE fomenta la instalación de calderas que permitan reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno y otros contaminantes, lo que supondrá una mejora en la calidad del aire de las ciudades.

Otras medidas propuestas para el sector residencial son la elaboración de una norma técnica de ahorro y eficiencia energética en el alumbrado público; la puesta en marcha de una campaña de difusión de ahorro y eficiencia energética y etiquetado de electrodomésticos; la difusión de buenas prácticas para el ahorro y la eficiencia energética y de las normas técnicas de ahorro y eficiencia energética en electrodomésticos en los próximos doce meses; y la sustitución progresiva de las bombillas de filamento incandescente y otras de baja eficiencia.

Reducción de emisiones de efecto invernadero

Para el sector de la energía, dentro del Plan de Medidas Urgentes se hace una mención especial a los gases fluorados para los que se contempla la incorporación al ordenamiento jurídico español del reglamento 842/2006 sobre determinados gases fluorados de efecto invernadero.

Se elaborarán acuerdos entre fabricantes y usuarios de equipos eléctricos de media y alta tensión que contengan hexafloruro de azufre (SF6), destinados a las redes de transmisión y distribución de energía eléctrica en España, así como establecer acuerdos voluntarios para la reducción de emisiones de compuestos perfluorocarbonados (PFC) en el sector del aluminio.

También se pondrá en marcha un programa conjunto del Ministerio de Medio Ambiente y las Comunidades Autónomas para cofinanciar la recuperación y aprovechamiento de biogás en vertederos de residuos sólidos urbanos, de acuerdo a los objetivos establecidos en el Plan Nacional Integrado de Residuos; así como la elaboración de un plan de biodigestión de purines para instalaciones de tratamiento centralizadas y en granjas individuales.

En cuanto a la medidas concernientes a energía eólica, se aprobó la puesta en marcha de un programa de repotenciación de parques eólicos existentes obsoletos, con ampliación del objetivo de energía eólica del Plan de Energías Renovables 2005-2010 hasta 22.000MW, y el Real Decreto de Energía Eólica Marina.

Plan Nacional de Asignación de derechos de emisión de gases de efecto invernadero

El pasado 20 de julio, el Consejo de Ministros aprobó también el Real Decreto por el que se modifica el Plan Nacional de Asignación de derechos de emisión de gases de efecto invernadero, 2008-2012. Este texto introduce las modificaciones necesarias en el Plan Nacional de Asignación aprobado por el Real Decreto 1370/2006, de 24 de noviembre, para adecuarlo a la Decisión de la Comisión Europea de 26 de febrero de 2007, relativa al Plan Nacional de Asignación de derechos de emisión de gases de efecto invernadero para 2008-2012 presentado por España.

También este Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto por el que se desarrolla el marco de participación en los mecanismos de flexibilidad del Protocolo de Kyoto. El documento concreta la regulación de determinados aspectos relacionados con el empleo de los créditos procedentes de mecanismos basados en proyectos y precisa cuestiones relativas a los procedimientos que deben seguirse ante la Autoridad Nacional Designada por España (AND) en esta materia, desarrollando las previsiones de la Ley 1/2005, de 9 de marzo, por la que se regula el régimen del comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero. La aprobación de este Real Decreto contribuye a precisar el régimen jurídico de aplicación a los mecanismos de flexibilidad en España, aportando transparencia y seguridad jurídica al sistema.

Además, se aprobó la creación de un registro accesible al público sobre compromisos voluntarios de las empresas en relación a la reducción del consumo energético y de las emisiones de GEI.