Consolidación de GEACAM

La empresa pública Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha, S.A. (GEACAM), constituida en junio de 2006 y adscrita a la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, tiene por objeto la elaboración, desarrollo, gestión y ejecución de los programas de actuación relacionados, directa o indirectamente, con el medio ambiente.

Esta empresa, cuyo presupuesto para 2007 ascendió a más de 58 millones de euros, incrementó significativamente su actividad en este ejercicio respecto al año anterior en el que sólo se contaba con la cantidad de 583.754 euros.

Como consecuencia del aumento de su actividad, también se ha producido un incremento de personal, que ha pasado de 13 a 351 personas, y ha obtenido unos buenos resultados económicos, con un beneficio durante 2007, antes de impuestos, de 1,7 millones de euros.

En esta línea de crecimiento, durante 2007 se ha consolidado la expansión de la empresa en toda nuestra Comunidad Autónoma abriendo oficinas en todas las capitales de la Región.

Asimismo se ha hecho necesaria la ampliación de las instalaciones de su actual sede central en Cuenca, donde permanecerá ubicada hasta que sea construido un nuevo edificio que albergará también la Delegación provincial de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural.

El Gobierno regional invertirá un presupuesto de 7 millones de euros en la construcción de este edificio que tendrá carácter bioclimático, tanto en el uso de materiales como en la concepción del mismo, ya que contará con placas en la azotea para el agua caliente y generación de electricidad, calefacción a través de calderas de biomasa y recogida de aguas pluviales para su reutilización en el riego de los espacios verdes de la zona.

Los trabajos cuentan con un plazo de ejecución de 18 meses desde el comienzo de los mismos, por lo que la previsión es que en el tercer trimestre de 2010 todo el personal de la Delegación provincial de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural en Cuenca y de GEACAM pueda estar en las nuevas dependencias.

El edificio tendrá una superficie construida de 6.800 metros cuadrados, de los que unos 1.000 metros cuadrados estarán ocupados por la sede de GEACAM.

Campaña de Prevención y Extinción de Incendios

En virtud del convenio firmado por GEACAM, uno de los cometidos de esta empresa pública es la coordinación de las Campañas de Prevención y Extinción de Incendios 2007, 2008 y 2009.

Como respuesta al compromiso del presidente Barreda de aumentar la duración de la campaña a doce meses, para la de este año se ha acordado la ampliación de la misma a diez meses de forma ininterrumpida, dando comienzo en mayo de 2008 y finalizando en febrero de 2009. La ampliación continuará a lo largo de los dos próximos años de forma sucesiva, pasando a once meses en 2009-2010 y a doce meses en 2010-2011.

Con un presupuesto de 97 millones de euros, la campaña de este año está compuesta por 3.073 personas, de las cuales 657 son funcionarios y el resto lo compone personal contratado.

Desde el inicio de este año, ha existido un diálogo constante con los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, para avanzar de forma conjunta hacia una mayor profesionalización y estabilidad laboral futura en este sector, con lo que mejorará la eficacia del sistema de prevención y lucha contra los incendios forestales.

Este proceso ha ido acompañado de un programa de formación adecuada atendiendo a las diferentes actuaciones y responsabilidades de la extinción.

De esta forma, en colaboración con el SEPECAM, la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, con una inversión cercana al millón de euros, continúa el proceso de formación, para los trabajadores que se incorporan nuevos a la campaña, y de acreditación y análisis, para los trabajadores fijos-discontinuos.

Precisamente la nueva Ley de Montes y Gestión Forestal Sostenible, aprobada en junio de 2008, hace hincapié especialmente en la formación del personal y dota a los responsables de extinción de la figura de agentes de la autoridad.

Además, esta nueva Ley ratifica la prohibición de proceder al cambio de uso forestal del terreno afectado por un incendio, al menos durante 30 años.

Hellín contará con un centro de operaciones suministrado con tecnología del hidrógeno

En la Campaña de Prevención y Extinción de Incendios 2008 están trabajando 641 personas en la provincia de Albacete, donde hay cinco aviones de carga en tierra Air Tractor-802, de 3.100 litros, ubicados en Liétor y El Sabinar; el helicóptero A-119 Koala, con funciones de extinción y transporte de retenes helitransportados, que está en la base de Carcelén; y el helicóptero Bell-212, con funciones de extinción y transporte de cuadrillas, en la base de Cañadillas.

También están distribuidos por distintos puntos de la provincia los cuatro equipos de maquinaria pesada, 20 vehículos autobomba, 18 patrullas de vigilancia móvil, 30 puestos de vigilancia fija, dos cuadrillas del retén helitransportado, 20 cuadrillas del retén terrestre y el vehículo nodriza. Todo este dispositivo se completa con un avión anfibio que el Ministerio de Medio Ambiente tiene en la provincia con sede en la Base Aérea de Los Llanos.

La provincia de Albacete contará el próximo año con un centro experimental de operaciones contra incendios energéticamente autosuficiente utilizando la tecnología del hidrógeno, que se ubicará en la comarca de Hellín. Se trata de una experiencia pionera, enmarcada en el plan de renovación de infraestructuras que está llevando a cabo la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, y cuando se compruebe su eficacia se extenderá al resto de la Región.

De momento se está buscando ubicación para su instalación, aunque requiere la aprobación de Aviación Civil para la construcción de las pistas de aterrizaje, ya que será base de operaciones de aviones y helicópteros de la lucha contra incendios en la provincia de Albacete.

Incremento de medios materiales

Este año se ha realizado un esfuerzo para modernizar la flota de aeronaves durante la época de peligro alto. Por ello, se ha incorporado un helicóptero bombardero Kamov K32, con capacidad de lanzamiento de agua de 4.500 litros, cuya inversión para su adquisición en 2008 ha sido superior a un millón de euros.

La campaña de este año también cuenta con siete helicópteros Bell-212, cuatro helicópteros nuevos Augusta A-119 Koala, que se suman al del cuerpo de agentes medioambientales, cinco Air Tractor 802, dos aeronaves Dromader y dos aeronaves CESSNA Push Pull, que realizan labores de coordinación.

A todo ello, se suman los medios asignados por el Ministerio en la Región.

Respecto a los medios de extinción terrestres, la presente campaña cuenta con 21 equipos de maquinarias pesadas, 20 camiones autobomba nuevos, 5 camiones nodrizas y 79 nuevos vehículos todoterreno pick-up.

En cuanto a los retenes, hay 103 cuadrillas distribuidas en un total de 92 terrestres y 11 helitransportadas. Con el objetivo de que sea perfectamente identificable, se ha cambiado la imagen del dispositivo. De esta forma, se han homogeneizado los diferentes medios materiales siguiendo patrones únicos de imagen corporativa, destinados a su fácil identificación como servicio de emergencias.

La red de comunicaciones radiotelefónicas está dotada de 33 repetidores de frecuencia, 1.225 radioteléfonos móviles y 1.530 radioteléfonos portátiles. Además se ha incorporado un nuevo repetidor de frecuencia en Cuenca y más de 1.000 teléfonos móviles como herramienta de trabajo para coordinadores y técnicos de equipos.

Positivo balance de la campaña 2007

A pesar de las condiciones meteorológicas de 2007, con meses muy secos, el verano resultó más fresco que el de los años anteriores, aspecto que favoreció la reducción del número de incendios, con un total de 538 incendios entre el 1 de enero al 30 de septiembre, cuando termina la época más peligrosa.

De estos 538 incendios, el 69,88% fueron controlados y extinguidos en fase de conato, el 22,49% cuando su tamaño era inferior a cinco hectáreas y tan solo el 0,18% cuando habían superado las 100 hectáreas de superficie quemada.

Por provincias, la más afectada fue Toledo con 156 incendios, seguida de Guadalajara con 126, Cuenca con 104, Ciudad Real con 93 y Albacete con 59.

Para el consejero de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, José Luis Martínez Guijarro, estas cifras son significativas después de la línea ascendente en el número de siniestros del periodo 1999-2005.

En cuanto al tipo de superficie afectada, los datos son positivos al situarse la superficie arbolada en 73,46 ha. la de matorral en 894,78 ha. y la de pastizal en 692,09. El hecho de que la mayor parte de esta vegetación ardiera en incendios de pequeño tamaño es un factor favorable para la recuperación de zonas incendiadas de forma natural.

Aumento de la sensibilización ciudadana

El 29,74% de los incendios ocurridos en 2007 fueron provocados. De hecho el único gran incendio forestal, ocurrido en Villanueva de San Carlos (Ciudad Real) y en el que se quemaron 925 hectáreas (casi la mitad de la superficie total quemada hasta el 30 de septiembre), fue intencionado. No obstante, contrasta con el porcentaje a nivel nacional donde esta causa se sitúa en torno al 50% de los incendios.

Los incendios originados por negligencias fueron 294, de los que el 19,33% se debieron a labor cultural (quemas agrícolas de pastos y trabajos forestales), 40 incendios se produjeron por hogueras y fumadores y 24 en el escape de vertederos y quema de basuras.

Respecto al resto de causas, el rayo se sitúa en el 13,01% de la siniestralidad, con 70 incendios, y solo un 1,67%, 9 incendios, por causas desconocidas.

Según el Consejero, en esta reducción del número de incendios producidos en 2007 ha habido varios elementos determinantes, entre los que destaca mantener una estricta legislación a la hora de prohibir el uso del fuego en espacios abiertos en el medio natural durante la época de peligro alto y la mayor sensibilización y concienciación ciudadana al acercarse al monte, a la que ha contribuido la campaña “Abre los ojos”, que ha llegado a todos los rincones del territorio castellano-manchego.

Como todos los años, el Consejero ha realizado un llamamiento a la precaución y colaboración de toda la ciudadanía, ya que hemos tenido un otoño y un invierno muy secos y estas últimas lluvias están haciendo que crezcan de una manera muy rápida las hierbas, lo que incrementa el riesgo de incendios para este verano.

Apoyo a la investigación medioambiental

En marzo de 2007 se presentaba la Fundación General de Medio Ambiente, cuyo objetivo es fomentar la investigación, la formación, innovación y el desarrollo de acciones en materia medioambiental.

La Fundación ha iniciado la puesta en funcionamiento del Centro de Investigaciones sobre el Fuego (CIFU), cuyo responsable es el catedrático de Ecología de la Universidad de Castilla-La Mancha José Manuel Moreno, experto en cambio climático.

Además, este año la Fundación ha aprobado la creación del Centro Meteorológico de Castilla-La Mancha (METEOCAM), que tendrá como objetivo el estudio y la investigación del clima de la Región. La dotación de investigadores para el Centro Metereológico en este año será de dos trabajadores.

Otro de los objetivos de la Fundación es el fomento de la educación ambiental mediante la concesión de ayudas a la investigación, la subvención a instituciones y organizaciones sin ánimo de lucro, así como la gestión de los centros de educación ambiental, desde donde se realiza una importante labor de concienciación y sensibilización a lo largo de todo el año dirigida a grupos de escolares, asociaciones y colectivos, ofertando todo tipo de actividades formativas y visitas a centros de interés y espacios naturales protegidos.

José Luis Martínez Guijarro, como presidente de la Fundación General de Medio Ambiente, ha suscrito un convenio de colaboración con las empresas Construcciones Sarrión, S.L. y Sufi, S.A. para patrocinar actividades de educación y sensibilización ambiental dirigidas a la sociedad castellano-manchega.

La primera actividad de este convenio ha sido la exposición fotográfica itinerante sobre las Lagunas de Castilla-La Mancha, con la que se pretende no solo dar a conocer los humedales de la Región, abordándolos desde sus aspectos estéticos y paisajísticos, de fauna y vegetación, sino también su vertiente social, cultural y de interacción con la sociedad castellano-manchega.

El Centro de Investigaciones sobre el Fuego aspira a ser un referente internacional en la materia

Para profundizar en el fenómeno de los incendios forestales y evitar las pérdidas que ocasionan, el Gobierno regional, a través de la Fundación General del Medio Ambiente, ha creado el Centro de Investigaciones sobre el Fuego (CIFU), desde donde se investigará sobre los diferentes aspectos relacionados con los incendios forestales, con el objetivo de conocer mejor los factores de riesgo, los elementos que favorecen la propagación, sus impactos sobre los ecosistemas, herramientas para minimizarlos y la sociología que los facilita.

El edificio que albergará el Centro se ubicará en el entorno del Campus de la Fábrica de Armas de la Universidad de Castilla-La Mancha de Toledo y está prevista su finalización a finales de 2010. Mientras tanto existen negociaciones con la Universidad regional para que temporalmente el Centro funcione en sus dependencias.

De momento, se han aprobado los convenios con la consejería de Educación y Ciencia para la dotación del personal investigador, fijado en 5 plazas para 2008 y que serán ampliadas hasta 15 en los próximos años. Cuando esté en pleno rendimiento contará con unas 50 personas, incluyendo personal contratado para proyectos y personal en formación.

El presupuesto previsto para este Centro alcanza la suma de 6 millones de euros y pretende ser un referente internacional en la investigación sobre fuego, puesto que es el único que existe sobre esta temática.