En total serán 80 los niños y niñas que llegarán a diferentes municipios de la provincia de Albacete procedentes de los campamentos de refugiados de Tinduf, gracias al programa ‘Vacaciones en Paz’, cuyo objetivo es lograr que niños y niñas saharauis eviten durante el verano, las duras condiciones del desierto.

Durante una nueva cita con los ‘Encuentros Digitales’ del Grupo Multimedia de Comunicación ‘La Cerca’, nos visitan, para darnos a conocer todos los detalles de esta nueva edición de ‘Vacaciones en Paz’:

  • : Coordinadora del programa ‘Vacaciones en Paz’ en Albacete
  • Eva Ferrer Martínez: Familia de Acogida, de Villamalea

Ambas relatan su experiencia como familias acogedoras, afirmando que “engancha” y que los niños y niñas saharauis que acogen durante el verano, se convierten en un miembro más de sus familias. La espera se hace muy larga hasta que llega el mes de julio y se reencuentran con ellos, a pesar de que durante el resto del año mantienen el contacto también con sus familias.

En esta edición llegarán un total de 80 niños y niñas, de los que 47 repiten y 10 presentan algún tipo de discapacidad

Durante el programa, la coordinadora del programa ‘Vacaciones en Paz’ de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Albacete, Llanos Esteban, ha destacado que es fácil encontrar familias de acogida para los niños y niñas saharauis ya que “Albacete es una ciudad muy solidaria, estamos muy orgullosos de ella”. Aun así, hacen un llamamiento a las familias albaceteñas para que se sigan animando a acoger durante este verano a niños saharauis ya que se necesitan 4 familias más.

Los requisitos para poder acoger a un niño o niña saharaui es ser mayor de edad, no haber incurrido en ningún tipo de delito sexual y sobre todo, “tener ganas de acoger y de vivir la experiencia”, enriquecedora tanto para las familias como para los niños, que enseñan valores que en determinadas ocasiones, olvidamos en esta parte del mundo.

Llanos Esteban ha detallado durante el programa las duras condiciones a las que diariamente se enfrentan las personas refugiadas en los campamentos del Sahara, que subsisten gracias a la ayuda humanitaria.

El 95% de los hogares en los campamentos no cuentan con medios para satisfacer sus necesidades de alimentación y el 35% de la población infantil sufre desnutrición crónica.

Gracias a este programa, los niños y niñas acogidos tienen la oportunidad de conocer una realidad diferente a la que viven en los campamentos, derivada de la situación de guerra con Marruecos. El pueblo saharaui lleva más de 43 años abandonado en el desierto, luchando en un conflicto pacífico, que por el momento no tiene vía de resolución.

Eva Ferrer ha explicado que se trata de una experiencia novedosa tanto para los niños como para las familias que acogen por primera vez, ya que ambas partes se tienen que adaptar a las costumbres y culturas diferentes, aunque pronto se adaptan a la vida diaria de Albacete.

A lo largo de su estancia en Albacete, los niños y niñas saharauis participan en la vida diaria de la familia de acogida, y en diferentes actividades comunes organizadas por la Asociación para fomentar la convivencia entre todos los participantes.

Dos meses en los que se presta atención sanitaria a los niños y niñas saharuis, mejorando su salud y vitalidad, disfrutan de un clima más benigno y de una alimentación no limitada por las condiciones extremas del desierto.

Otros proyectos

Aunque el programa ‘Vacaciones en Paz’ es el “proyecto estrella” de la asociación, también desarrollan otros como la Caravana Humanitaria mediante la que se realiza una campaña de recogida de alimentos no perecederos, material de higiene y material escolar entre la población de Albacete y su provincia.

Destaca también el programa destinado a niños saharuis con discapacidad que participan en ‘Vacaciones en Paz’, que les permite, durante su estancia en Albacete, contar con atención sanitaria especial y poder diagnosticar la enfermedad o discapacidad que presentan.

También cuentan con el proyecto de ayuda a personas con parálisis cerebral y el correo solidario, con el que continúan enviando ayuda durante todo el año a los niños saharauis y sus familias.

Entre otras actividades, que ayudan a sufragar los costes de estos programas, la Asociación organiza partidos benéficos de fútbol o galas que cuentan con una gran aceptación entre la sociedad albaceteña.

Actualmente, la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui cuenta con 200 socios y se reúnen los miércoles de cada semana a las 9 de la noche. Se trata de una asociación abierta a cualquier persona que desee colaborar con la causa.