Abraham Sarrión comienza esta conversación asegurando que, desde CEOE-CEPYME Cuenca afrontan este tramo final de 2015 “con la sensación de haber superado unos años muy difíciles con la esperanza de que la confianza vuelva poco a poco al consumo, a las familias, a los hogares y que el despegue de la industria en general nos pueda llevar a alcanzar un cierre de ejercicio esperado después de estos años tan difíciles”.

Sarrión es de lo que confía en que ya la crisis está pasando a ser ‘un mal sueño’ porque hay datos para esa esperanza a la que él mismo mencionaba: “La realidad es eso que ha empezado a notarse durante todo el año 2014 cerca de los grandes núcleos poblacionales (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla… las grandes ciudades); en nuestra tierra, también se notó la entrada de la crisis más tarde por lo que, la salida de la crisis, también está llegando un poco más tarde, pero la actividad la verdad es que se nota: se nota en la carretera, se nota en la calle y se nota en el transporte de mercancías peligrosas (y en el transporte en general), y creo que es un buen indicador de que las cosas van volviendo a la senda del crecimiento”, avanza.

El presidente de CEOE-CEPYME Cuenca considera que 2016 será el año “de la consolidación de este crecimiento que parece que es sostenido, aunque los últimos datos del Banco de España parece que ralentizaban un poco ese crecimiento cercano al 1% trimestral (pero la verdad es que eso apuntaba a 4 puntos de PIB interanual y, ciertamente, parecía un poco excesivo), pero sí creo que 2016 sí va a ser la consolidación de un crecimiento más o menos como el de 2015”.

“Desde el mundo empresarial creemos que las reformas que se han emprendido han sido importantes, sobre todo, la laboral”

De lo que ha acontecido durante estos años complicados, Abraham Sarrión pone en valor como enseñanza de cara a posibles situaciones similares venideras, “fundamentalmente, las reformas que se han emprendido; desde el mundo empresarial creemos que han sido importantes, sobre todo, la reforma laboral pero también otras, como el control del gasto público (para no ir a un déficit público que nos venía arrastrando y que aún, aunque controlado, no puede ser positivo para ir controlando la deuda a pesar de esas reformas) y, especialmente, pensar que podemos ser competitivos si todo nos lo tomamos en serio y contenemos ese gasto que no nos podemos permitir”.

Sarrión es consciente de que “esta crisis ha sido muy difícil para todo el mundo, pero especialmente la han sentido sectores como el de la construcción y el del transporte (fundamentalmente el automóvil); uno, por la burbuja producida en la construcción (principalmente del lado inmobiliario) que hizo mucho daño también a subsectores tanto de la obra pública como de la obra civil (que aún no han terminado de recuperarse); otro, porque si no hay confianza (en un ámbito como el industrial y del automóvil), uno no termina de renovar el parque móvil”.

Señala, no obstante, que “todos los sectores se han visto muy mermados y afectados”, por lo que insiste en lo fundamental de “aprender de esta situación y no volver a cometer esos errores que nos llevaron a tan desgraciada realidad”.

Los inicios de la crisis: las causas de la caída en la demanda interna

Los grandes problemas comenzaron para las empresas, con la crisis, mediante “una gran caída en la demanda generalizada (bien por la falta de necesidad de esa demanda, bien por miedo a perder el empleo); hasta que al final no se ha producido ese estacionamiento de la destrucción de empleo que comenzó a mediados de 2014 y ha vuelto la confianza a algunas familias para fomentar la demanda interna y el consumo, la verdad es que las empresas lo han pasado muy mal (porque tampoco sabían qué tenían que producir porque nadie demandaba absolutamente nada)”.

Abraham Sarrión asegura que “el refugio en la internacionalización, en la exportación (fundamentalmente en Castilla-la Mancha, dentro del sector agroalimentario, hemos podido exportar muchísimos de los productos que fabricamos aquí y en los que somos muy competitivos), nos ha fortalecido y nos ha permitido salir tempranamente de la crisis y más fuertes”.

“Creemos que el camino es el de la reforma, el de ajustar el gasto corriente y el de equilibrar los presupuestos”

El presidente de CEOE-CEPYME Cuenca asegura que, entre las reformas que han quedado pendientes para completar ese ‘paquete’ que ha elogiado anteriormente está “la reforma de la Administración Pública, que es fundamental porque siguen siendo muchísimas las trabas que los empresarios encontramos a la hora de desarrollar nuestra actividad día a día; en el Boletín Oficial del Estado, el de la Comunidad Autónoma o el de las provincias, vienen innumerables leyes, reformas y órdenes circulares que tenemos que cumplir en todos los sectores, y la verdad es que el empresario (más en una región como la nuestra, que está poblada de microempresas) tiene muy difícil estar al día de toda la normativa que afecta a su sector”.

Explica que, desde CEOE, prestan ese servicios a los empresarios, si bien reitera que lo que les gustaría es “tener las normas claras, muy claras, para todo el mundo y que nos dejen competir”; pero, además, solicita “que no sea una constante la presión fiscal a las empresas, no se puede intentar arreglar los presupuestos de las Administraciones Públicas a base de aumentar la presión fiscal a las empresas, ya que ése no es un buen camino; creemos que el camino es el de la reforma, el de ajustar el gasto corriente y el de equilibrar los presupuestos”.

“Las PYMES tienen que estar siempre progresando, no siendo conformistas pensando que su producto ya es bueno”

El presidente de CEOE-CEPYME Cuenca afirma que el gran reto para las pequeñas y medianas empresas es “fundamentalmente, el de la innovación; las PYMES tienen que estar siempre progresando, no siendo conformistas pensando que su producto ya es bueno y así se lo van a comprar (porque inmediatamente sale otra empresa que te mejora el producto incluso a un precio más competitivo); creo que debe ser desde la constante innovación, desde el estar pendiente en todo momento del medio en el que te desenvuelves y desde la necesidad de ser siempre competitivos, desde donde se ha de afrontar este reto para poder mantenerse en una economía que se ha convertido como la española que se ha hecho mucho más competitiva de lo que era antes de la crisis”.

Sarrión asegura que “el empresario es consciente de que tiene que innovar y de que, por haber sacado un producto competitivo al mercado no se puede ‘dormir en los laureles’, sino que ha de innovar constantemente abriéndose, además, a nuevos mercados y consolidando el plan estratégico de expansión que cada uno se plantee para su negocio”.

En este sentido, desde CEOE-CEPYME Cuenca ponen a disposición de los empresarios muchas ventajas: “Desde ayudarles a poner en marcha un proyecto, a hacerle un plan estratégico, un modelo económico, ver si su idea tiene perspectivas de futuro (comprobamos si soportaría una caída de demanda, una falta de liquidez, etc.)… les ayudamos en todos los ámbitos para sacar un proyecto adelante, les acompañamos a las entidades financieras, les mostramos toda la legislación que han de tener en cuenta y, fundamentalmente, damos apoyo a esas microempresas que no pueden contar con departamentos de calidad, de medio ambiente, de seguridad y salud, legislativos, fiscales… cuestiones que les hacen un gran papel a la hora de brindarles confort y seguridad en el desarrollo de su actividad”.

Sectores ‘emergentes’ y otros que siempre son una ‘garantía de éxito’

Abraham Sarrión nos comenta que es abundante el afán emprendedor que se viene dando en Cuenca; sin ir más lejos, pocas horas después de esta entrevista él mismo estará formando parte de las personas que tomarán parte en la inauguración de un vivero de empresas junto a AJE Cuenca. “Los jóvenes vienen tirando con muchísimas ganas y las verdad es que es muy gratificante e ilusionante ver cómo estos emprendedores tienen proyectos, muchísimas ganas de independizarse, sacar una idea adelante y verse capaces de desarrollar una actividad por propia iniciativa”.

Como sectores ‘emergentes’, Sarrión explica que “hay mucho de las nuevas tecnologías, cuestiones relacionadas con Internet, el marketing, la publicidad, iniciativas de apoyo a la comercialización de las diversas compañías… el de las nuevas tecnologías es un nicho muy grande, pero también hay ‘clásicos’ como el Turismo (que, fundamentalmente aquí en nuestra provincia, creemos que es un sector muy importante, fundamental para nuestro desarrollo y que, además, tiene mucho recorrido)”.

“Nosotros le estamos insistiendo al Gobierno regional en que está muy bien esta iniciativa del Plan de Empleo, pero nosotros buscamos una de mayor recorrido”

Como pincelada al Plan Extraordinario por el Empleo en Castilla-la Mancha que está articulando el Gobierno regional (y en que se quiere implicar al empresariado), Abraham Sarrión manifiesta que “el presidente García-Page nos transmitió en primera personas que era una preocupación máxima para él con el objetivo de ayudar, fundamentalmente, a parados de larga duración; nosotros creemos que viene a paliar eso: un apoyo concreto a aquellas personas que no terminan de encontrar un puesto de trabajo, y va encaminado a corporaciones locales o a otro tipo de ámbito para poder dar ayudas y atender de primera mano esta necesidad que es perentoria y es urgente”.

Al margen de eso, explica que “lo que nosotros le estamos insistiendo al Gobierno regional es que está muy bien esta iniciativa (por supuesto, la apoyamos y contará con nosotros) pero nosotros buscamos una de mayor recorrido, por lo que nos ofrecemos al Gobierno regional para trabajar conjuntamente por un Plan de Empleo a más medio y largo plazo y que ese empleo lo puedan crear las empresas (que son las que verdaderamente pueden dar al tejido económico y social más estabilidad) y, con ello, consolidar un poco la creación de empleo y el bienestar social en la región”, concluye.

Les invitamos a escuchar al completo esta entrevista telefónica con Abraham Sarrión, presidente de CEOE-CEPYME Cuenca. Pueden hacerlo, si lo desean, mediante el archivo de audio que acompaña a este texto.