Revisión de la

La Política Agraria Comunitaria (PAC) ha disminuido las aportaciones, lo que ha llevado al Gobierno regional a poner presupuesto añadido para conseguir que la bajada fuese menor, por considerar que agricultores y ganaderos necesitan las ayudas para mejorar su renta y sobrevivir en estos sectores.

Habiéndose empezado a aplicar la nueva PAC en el año 2006, con todas las dificultades que ha conllevado adaptarse a la nueva situación, tanto por parte de la Administración como por parte de los agricultores, la consejera de Agricultura de la Junta de Comunidades, Mercedes Gómez, no oculta su preocupación ante una revisión en 2008, sobre todo cuando en 2009 se va a abrir un debate relacionado con la financiación de la Unión Europea.

Por ello, manifiesta su rechazo al lenguaje que está utilizando Bruselas para intentar enmascarar el principio del fin de las ayudas agrícolas y ganaderas, sospechando que lo que iba a convertirse en “una simplificación de la Política Agraria Comunitaria, que nosotros veíamos con buenos ojos, se está convirtiendo en una regulación de las medidas del mercado y en un estudio sobre qué se va a hacer con determinadas medidas en el futuro, teniendo en cuenta además que se pretenden establecer modulaciones mucho más agresivas “, reprueba.

Admitiendo que son muchas las necesidades que hay que cubrir y que debe existir una solidaridad hacia los países más pobres de la Unión Europea, la Consejera considera que las ayudas comunitarias son necesarias para Castilla-La Mancha, exceptuando a los grandes productores que no viven de la agricultura y la ganadería.

Uso sostenible del agua en Castilla-La Mancha

En una región como Castilla-La Mancha, en la que el 57% del territorio se destina al cultivo agrícola, el uso del agua desde el punto de vista socio-económico resulta trascendental para el mantenimiento del sector industrial y una agricultura rentable.

No hay que olvidar, apunta la Consejera, la gran diferencia de rentabilidad entre una agricultura de secano y la agricultura de regadío, con la que se puede producir una mayor diversidad de productos, además de cosechas más abundantes o más cosechas a largo plazo, lo que aumenta la rentabilidad.

Castilla-La Mancha cuenta con sistemas muy sofisticados que permiten rentabilizar al máximo el agua que se emplea en el regadío, centrado fundamentalmente en la provincia de Albacete, donde “tenemos una agricultura muy dinámica, lo que nos está permitiendo fijar la población, ya que hay mucha gente joven que está modernizando nuestra agricultura”, analiza.

La Consejería de Agricultura tiene firmado un convenio con la Universidad de Castilla-La Mancha que permite poner a disposición de todos los agricultores el Sistema Integral de Asesoramiento al Regante (SIAR), mediante el cual se pueden informar de las condiciones meteorológicas en tiempo real, de la cantidad de agua que necesita cada tipo de cultivo, etc.

A todo ello se añade que Castilla-La Mancha es la comunidad con más hectáreas agrícolas modernizadas, más de un 92%, así como la primera en número de hectáreas dedicadas a cultivos sociales.

Firme apuesta por la modernización y la calidad

La extraordinaria materia prima que tiene el sector agroalimentario en nuestra Región permite la elaboración de productos de excelente calidad.

En estos momentos, el sector agropecuario, junto al sector agroalimentario, abarca un 30% del PIB regional. Para Mercedes Gómez, este dato revela que los agricultores y ganaderos, junto a la industria, “conforman un tándem de especial interés para la economía regional, tanto en lo que se refiere a oferta de empleo, estabilidad y mejora de las rentas, como al amplio abanico de productos y empresas que tenemos en Castilla-La Mancha”, distingue.

En los mercados globalizados actuales, la apuesta por la innovación y la modernización resulta fundamental. Es por ello que en Castilla-La Mancha, a través de las medidas de Desarrollo Rural, existe una fuerte apuesta por esa modernización, “con un importante presupuesto hasta 2013 para garantizar que realmente vamos avanzando con los tiempos y las necesidades de los consumidores”, asegura.

El Programa de Desarrollo Rural contempla ayudas dedicadas a varios aspectos, entre los que la Consejera destaca todas las encaminadas a incrementar el valor añadido de los productos agrícolas castellano-manchegos: “Nuestras 37 figuras de calidad, que abarcan un abanico muy amplio de productos alimentarios, desde el vino hasta la carne y los productos hortícolas, para nosotros resultan fundamentales. Por ello, hacemos una apuesta muy importante para seguir colaborando con ellos en la comercialización, especialmente en la asistencia a ferias, una actividad en la que se ha producido un importante incremento desde 2003, puesto que hemos pasado de 5 a 25 ferias internacionales, lo que refleja una proyección y una progresión muy importante, que se manifiesta también en una clara satisfacción por parte de nuestros empresarios”, evalúa.

Por otra parte, continúa, muchos de los programas de modernización de nuestra industria, como por ejemplo todo lo que concierne a nuevos formatos y embases, van dirigidos fundamentalmente a la comercialización para satisfacer la demanda del mercado, tanto nacional e internacional.

En este ámbito, el internacional, existen muchas medidas, establecidas en el Plan de Internacionalización donde el Instituto de Promoción Exterior de Castilla-La Mancha (IPEX) tiene muchos incentivos y ayudas que permiten dotar a las empresas de expertos en comercialización, en marketing y en diseño con el objetivo de captar nuevos mercados.

Ayuda al sector vitivinícola

Tras el acuerdo alcanzado en Bruselas sobre la nueva Organización Común de Mercado del vino, el Ejecutivo regional y el sector vitivinícola ya han empezado a trabajar en la elaboración del Programa Regional, en el que según indica la Consejera se pretende profundizar en las necesidades del sector más allá de las necesidades que recoge la reforma.

Independientemente de lo que posteriormente vaya pidiendo el propio sector, Mercedes Gómez señala que la máxima prioridad del Programa Regional, junto a la comercialización, será la mejora de la renta de los viticultores.

Para la Consejera, el mayor éxito de la negociación ha sido que por primera vez se establezcan ayudas directas para nuestros viticultores: “Nunca se había hablado de viticultores en una OCM del vino, por tanto una de las medidas importantes de nuestro Programa tiene que mejorar la renta de nuestros viticultores”, asegura, apuntando que la mayoría de ellos son los que han generado el presupuesto que nos han asignado en esta OCM, gracias a las medidas de regulación de mercado dedicadas al alcohol de uso de boca.

Promoción de los vinos castellano-manchegos

Otro de los pilares importantes del Programa Regional tendrá como objetivo la promoción de los vinos castellano-manchegos

En este sentido, “contar por primera vez en la OCM con un presupuesto real para promocionar y comercializar nuestros vinos fuera de las fronteras de la Unión Europea es básico”, resalta, significando el compromiso por parte de la ministra de Agricultura de fijar un presupuesto de aproximadamente unos 32 millones de euros al año para dedicarlos exclusivamente a materia de promoción.

También a nivel estatal, el Plan de Estrategia del Vino 2010 contempla medidas dirigidas fundamentalmente a la promoción de los vinos, con un esfuerzo importante a través del Instituto de Comercio Exterior (ICEX), “con el que colabora y participa nuestro IPEX de Castilla-La Mancha y desde donde afortunadamente cada vez más se está obteniendo una mayor colaboración para la mayor parte de todas las empresas y los productos de Castilla-La Mancha”, señala, valorando positivamente esta colaboración en el marco estatal “porque, evidentemente, todas las sinergias son importantes. Nos hacía falta contar con un apoyo más claro por parte del Gobierno de España y, afortunadamente, en los últimos años lo hemos conseguido”, se congratula.

Por otra parte, precisamente como herramienta para promocionar los caldos castellano-manchegos, se constituyó en 2004 la Fundación “Castilla-La Mancha Tierra de Viñedos”, una iniciativa pionera en España.

Investigación a través del

Desde el Instituto de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha (IVICAM) se investiga para mejorar la técnicas enológicas de elaboración de los caldos castellano-manchegos.

Asimismo, existen líneas de investigación relacionadas con la diversificación, fundamentalmente en la elaboración de espumosos mediante acuerdos de colaboración con empresas que recurren a la tecnología del IVICAM para realizar las primeras pruebas de sus espumosos.

Con esta misma filosofía, se está estudiando la posibilidad de elaborar vinos sin alcohol, un producto diferente del vino que puede tener futuro.

Los proyectos de investigación del IVICAM se completan con el banco genético, donde se han recogido todas la variedades de viñedo que existen en el mundo y especialmente las autóctonas en extinción, cuya recuperación es muy interesante.

Cultivos agroenergéticos

Los cultivos energéticos suponen una alternativa para el campo en Castilla-La Mancha, donde el clima extremado y las limitaciones de disponibilidad de agua no hacen fácil encontrar cultivos que se adapten a estas condiciones y, además, sean rentables y competitivos en los mercados internacionales.

La Consejería de Agricultura pagó cerca de 5,2 millones de euros, correspondientes a las ayudas de la Política Agraria Comunitaria, para los cultivos energéticos en la campaña 2006-2007.

En la actualidad, los cultivos energéticos ocupan una superficie de 109.404 hectáreas, de las cuales el 78% están dedicadas al cultivo de oleaginosas y el 22% a cereales.

El 98% de la superficie de oleaginosas para uso energético corresponde al cultivo del girasol, ocupando 83.399 hectáreas, es decir, el 61% de la superficie total nacional.

En este sentido, las organizaciones profesionales agrarias de Castilla-La Mancha y las industrias extractoras acaban de firmar un acuerdo marco para mantener y potenciar el cultivo del girasol y su destino como cultivo energético en la Región.

Dado que los cultivos energéticos están últimamente denostados, la Consejera matiza que los cultivos energéticos que se están potenciando desde la Consejería de Agricultura son aquellos que no entran en competencia con la alimentación animal, añadiendo que la espectacular subida que se ha producido en el precio de los cereales haría inviable las plantas de biocombustibles que tenemos en la Región.

Por ello, “se está promoviendo la producción de girasol, especialmente en las provincias de Cuenca y Guadalajara, como producto energético que puede mejorar la renta de nuestros agricultores”, concluye Mercedes Gómez, consejera de Agricultura.

La fecha de caducidad del trasvase Tajo-Segura podría llegar antes de lo esperado

En la Ley de Aguas del Estado Español se reflejan cuáles son las necesidades hídricas de cada Comunidad Autónoma. Con esta normativa, a la que se añade el Plan Hidrológico Nacional y los Planes de Cuenca, Mercedes Gómez cree que existe suficiente información y documentación para llevar a cabo una política de distribución del agua justa.

Ahora bien, bajo su punto de vista, hay que hacer lo posible por cumplir esa normativa existente y Castilla-La Mancha no solo la cumple sino que además es solidaria: “No deberían mirarnos con tanto recelo, sino como colaboradores, ya que nuestra intención es utilizar bien un recurso tan escaso como es el agua que tenemos y, si sobra, seguiremos siendo solidarios”, manifiesta.

La reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha, que en esta nueva legislatura que se inicia en el Gobierno de España tiene que ser ratificado, recoge la propuesta de caducidad del Trasvase Tajo-Segura para 2012.

Dada la preocupante situación por la que atraviesa el campo castellano-manchego debido a la escasez de lluvias, Mercedes Gómez se reafirma en esa propuesta recogida en el Estatuto de Autonomía: “No cejaremos en nuestro empeño, simplemente porque hay que administrar adecuadamente los recursos y esos recursos deben ser administrados, en primer lugar, por la región en la que se encuentran, que en este caso es Castilla-La Mancha, y una vez que estén garantizadas nuestras necesidades, si sobra, puede ir a otros sitios, pero como la situación apunta a que no va a ser posible que haya esos excedentes, que por otro lado en estos momentos no existen, es evidente que el fin puede llegar antes de lo esperado”, asevera.

Mercedes Gómez califica de indiscriminada y no justificada la subida de precios de ciertos alimentos

Mercedes Gómez no duda en calificar de indiscriminada y no justificada la alarmante subida de precios que están teniendo determinados alimentos básicos, máxime cuando no se ha correspondido con una subida en los precios de la materia prima que justifique una relación directa de esa subida.

Como consejera de Agricultura, manifiesta una mayor conformidad con las reivindicaciones que ha realizado el sector ganadero que con la que ha hecho una parte del sector industrial subiendo los precios. De hecho, argumenta, es la primera vez que la Comisión Nacional de la Competencia ha iniciado una investigación.

Ante esta situación, Mercedes Gómez cree que una fórmula que permitiría regular esta situación sería “llegar a acuerdos interprofesionales que eviten que nuestros agricultores y ganaderos estén en manos del sector industrial”, propone.

En este sentido, el Gobierno de Castilla-La Mancha está apostando por que la industria pague un precio adecuado a los productores de la materia prima a través de mesas sectoriales: “Estamos intentando forzar que se siente a esas mesas la industria para poder llegar a acuerdos”, asegura, para añadir que del mismo modo se está actuando en lo que concierne a las energías alternativas y los cultivos energéticos, intentando diversificar para no utilizar materia prima que sea susceptible de producir alimentación animal.