Empresa líder en el sector de la automoción

La empresa albaceteña AJUSA, fundada en 1972 con la actividad fundamental de la fabricación de juntas para el motor de combustión interna, se ha consolidado a lo largo de estos años como un gran proveedor de componentes para la industria de la automoción y ha experimentado un fuerte proceso de expansión a nivel internacional, con presencia en más de 80 países y centros logisticos propios en Estados Unidos, Brasil, México, Rusia y China.

Aunque inició su actividad con la fabricación de juntas de estanqueidad, que todavía son parte principal del negocio, posteriormente se incorporaron otros productos, también para el motor de combustión interna, como son los tornillos de culata, los taqués hidráulicos y árboles de levas. Todas las instalaciones con las que cuenta esta empresa en el Polígono Industrial Campollano se irán trasladando a lo largo de este verano al Polígono Industrial AJUSA, un complejo propio donde ya se encuentra la sede social de la constructura Hermasán, perteneciente a la Corporación HMS, igual que AJUSA, y en el que se están construyendo nuevas instalaciones para la reubicación de otras empresas de la Corporación HMS.

El nuevo Polígono Industrial AJUSA va a ser un polígono energéticamente autosuficiente con energía procedente, en su totalidad, de energías renovables y en él se ubica también la Ciudad del Hidrógeno.

Investigación sobre las Tecnologías del Hidrógeno

Mediante la asistencia del personal del departamento de I+D para productos de automoción de AJUSA al Congreso Mundial del Automóvil, organizado anualmente en Detroit por la Sociedad Americana de Ingeniería (SAE), de la cual AJUSA es miembro desde hace más de veinte años, fue cómo esta empresa albaceteña tomó contacto con las Tecnologías del Hidrógeno: “Cuando todavía ni en España ni en Europa se hablaba del hidrógeno y de las pilas de combustible, hace aproximadamente 14 años, trajimos aquí, a AJUSA, estas nuevas ideas y las planteamos como nueva línea de negocio”, precisa Pedro Sánchez, director del departamento de I+D de Tecnología del Hidrógeno de Ajusa, quien por aquel entonces dirigía el departamento de I+D de productos de automoción.

Cuando se implanten las Tecnologías del Hidrógeno, continúa, aunque haya una etapa de transición, “el motor de combustión interna desa-parecerá y finalmente pasaremos a vehículos de propulsión eléctrica. La dirección de esta empresa, siempre abierta a la innovación y a las nuevas tecnologías con perspectivas de futuro, supo ver que cuando esto ocurriera todos los productos que AJUSA fabrica actualmente no iban a tener cabida en este nuevo tipo de tecnologías”, explica.

La línea de investigación en Tecnologías de Hidrógeno se presentaba así para Ajusa como supervivencia tecnológica del negocio. Para obtener logros importantes, se desarrolló un departamento totalmente autónomo dedicado a las actividades de las Tecnologías del Hidrógeno.

Con una inversión aproximada cercana a los 45 millones de euros en los últimos doce años, AJUSA ha conseguido grandes logros mediante el desarrollo tecnológico liderado por Pedro Sánchez. Actualmente, cuenta con 21 personas dedicadas a las Tecnologías del Hidrógeno y una cuantiosa inversión para los próximos años difícil de predecir en estos momentos, puesto que se está produciendo un crecimiento exponencial, “no es raro el año que duplicamos o triplicamos la inversión del año anterior”, asegura Pedro Sánchez.

Dado el carácter innovador y estratégico que suponen estas tecnologías, la empresa cuenta con el apoyo, a través de subvenciones, del Gobierno de la Nación y del Gobierno de Castilla-La Mancha, del que recibió el pasado mes de junio el Premio Regional Cuarta Cultura de Proyectos Energéticos, otorgado por la Consejería de Industria y Sociedad de la Información.

No obstante, los objetivos planteados en AJUSA, matiza, tienen presupuestos propios: “A diferencia de otras empresas, que marcan las actividades cuando consiguen las subvenciones, nosotros lo hacemos al revés, de manera que estamos superando niveles del 95% en la consecución de nuestros objetivos”, señala.

Hacia la implantación de la Economía del Hidrógeno

En estos momentos en los que la demanda de petróleo se ha incrementado hasta el punto de encontrarse próxima, incluso por encima, de la capacidad de producción, se ha impuesto la necesidad de buscar nuevas fuentes de energía que garanticen el suministro energético. A este aspecto se une el problema del cambio climático, generado en gran parte por las emisiones de dióxido de carbono y otros gases procedentes de la quema de combustibles fósiles.

Todo apunta a que el hidrógeno, como vector energético, será la solución a los problemas tanto del clima como de la economía. Pero a pesar de ser el elemento más abundante del planeta, no se encuentra en estado libre, sino que aparece asociado formando moléculas más grandes, por ejemplo, en el agua, por lo que “mediante electrólisis del agua podemos producir hidrógeno ilimitadamente”, destaca Carlos Velasco, director adjunto de AJUSA, añadiendo que “con la pila de combustible, una vez que utilizamos el hidrógeno para generar electricidad, se vuelve a obtener el agua necesaria para volver a producir el hidrógeno, con lo que estaríamos cerrando el ciclo del agua y tendríamos una fuente de energía inagotable”.

Además, matiza, puesto que las energías renovables son intermitentes y no garantizan el suministro ininterrumpido, es necesario encontrar métodos de almacenamiento para garantizar la seguridad del suministro y la eficiencia energética. Precisamente la electricidad obtenida mediante energías renovables se puede utilizar para producir hidrógeno a partir de agua mediante electrólisis.

Las pilas de combustible se caracterizan por ser silenciosas, no contaminantes y de alto rendimiento

La pila de combustible es un dispositivo de conversión de energía electroquímica que utiliza como combustible el hidrógeno y como oxidante el oxígeno del aire, produciendo electricidad, calor y agua.

Pedro Sánchez advierte que la denominación de “pila”, traducción de la palabra inglesa “stack”, puede dar lugar a confusión con la pila voltaica, en la que la energía química se encuentra dentro, mientras que en el caso de la pila de combustible la energía se encuentra en forma de hidrógeno fuera del dispositivo y solo se produce electricidad en el momento que se necesita.

Las Pilas de Combustible se caracterizan por ser silenciosas, no contaminantes y tener alto rendimiento, puesto que la eficiencia energética de una Pila de Combustible PEM alimentando un motor eléctrico duplica el rendimiento de un motor de combustión interna.

Además, según indica Pedro Sánchez, mediante la utilización combinada de la electricidad y el calor producido por la pila de combustible, “su rendimiento llega a ser superior al 80%”, subraya, precisando que en aplicaciones domésticas se está llegando ya a pilas de 40.000 horas de funcionamiento y en aplicaciones para automóvil se están logrando objetivos de 10.000 horas.

AJUSA, primer y único fabricante de Pilas de Combustible tipo PEM (siglas que en inglés significan Membrana de Intercambio de Protones), actualmente está desarrollando varios proyectos para encontrar aplicaciones reales a estas pilas: transportes en general, aplicaciones portátiles, sistemas de cogeneración para el suministro energético en lugares sin acceso a la red eléctrica o con problemas de suministro, Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAI), etc.

Proyecto Scooter

Para consolidar una economía que se sustente en el hidrógeno es necesario, en primer lugar, desarrollar aplicaciones reales que puedan funcionar con esta tecnología.

En este sentido, AJUSA ha desarrollado, y sigue desarrollando, numerosos proyectos, entre los que se encuentra el primer vehículo propulsado por una pila de combustible de fabricación nacional, un scooter que está siendo utilizado como transporte por el departamento de seguridad de la Expo Zaragoza: “Tenemos cinco scooters en Zaragoza que estarán los tres meses que dure la Expo, para lo cual tenemos desplazado allí un ingeniero. Es el único vehículo propulsado con pila de combustible alimentada con hidrógeno desarrollado totalmente por una empresa española, puesto que el resto de los vehículos utilizados en la Expo son de otros países”, aclara.

Con capacidad para cien kilos de peso, el scooter con pila de combustible alcanza una velocidad de 10 kilómetros por hora. La alimentación es mediante dos botellas de hidruros metálicos a baja presión de hidrógeno, de fácil sustitución, que permiten una autonomía de 45 kilómetros.

AJUSA también está trabajando en el desarrollo de Unidades de Potencia. El objetivo marcado para este año en esta línea es preparar Unidades de Potencia de 1, 3 y 5 kilowatios.

Proyecto Don Qhyxote Home de AJUSA

El plan de proyectos de aplicaciones reales de las Tecnologías del Hidrógeno de AJUSA incluye la construcción de una vivienda unifamiliar con un sistema de pila de combustible que, en combinación con otras fuentes de energía renovable, proporciona a la vivienda todo el suministro eléctrico, agua caliente sanitaria y calefacción.

Mediante la combinación del Hidrógeno y la pila de combustible con energía fotovoltaica, térmica y mini eólica, la empresa albaceteña ha diseñado una vivienda unifamiliar, denominada Proyecto Don Qhyxote Home que junto a otros dos proyectos más conforma la Ciudad del Hidrógeno. Esta vivienda, actualmente habitada y totalmente equipada para vivir en ella, representa un claro ejemplo de que el suministro energético sostenible que demanda la coyuntura actual es posible.

Grandes logros en el sector de la automoción

Igual que ocurrió con el Proyecto Scooter, AJUSA ha desarrollado el primer coche propulsado con pila de combustible, fabricado totalmente en España.

Con este proyecto se han puesto de manifiesto las grandes ventajas de las pilas de combustible para la alimentación de los motores eléctricos de los vehículos respecto a las baterías, que sobrepasan los 200 kilos de peso y requieren unos tiempos de carga de 10 a 15 horas.

Según indica Pedro Sánchez, “un vehículo propulsado por batería, si se queda sin carga a mediodía, no puede estar operativo hasta la mañana siguiente y la autonomía de la batería es de cuarenta kilómetros. Sin embargo, nosotros hemos conseguido con un kilo de hidrógeno una autonomía de 120 kilómetros y un tiempo de carga de 3 ó 4 minutos, similar a repostar gasolina”, destaca, señalando la gran ventaja que esto supone para las flotas de carretillas elevadoras en los almacenes donde hay mucho movimiento de cargas, puesto que a veces tienen triplicado el parque móvil precisamente por el tiempo de carga que precisan las baterías, a lo que añade los problemas que conllevan sus residuos, 200 kilos de plomo con ácidos muy contaminantes, por lo que deshacerse de las baterías es muy costoso.

Otra ventaja de las pilas de combustible es su alto rendimiento, en torno al 40%, frente al 22% de los motores de combustión interna que utilizamos actualmente, a pesar de ser de última generación.

Además, con un parque móvil basado en las Tecnologías del Hidrógeno, se elimina totalmente la contaminación, tanto medioambiental como acústica: “Una pila de combustible es un generador electroquímico en el que entra hidrógeno y aire. De la reacción electroquímica que se produce en el interior de la pila el único subproducto que se expulsa es agua, es decir que en lugar de producirse humo, como en los coches convencionales, es un dispositivo con emisiones cero y totalmente silencioso, puesto que no hay explosión interna ni combustión”, distingue Pedro Sánchez.

De momento, todos los fabricantes de coches ya han diseñado algún modelo propulsado con pila de combustible, pero para poder implantar en el mercado este tipo de vehículos será necesario implantar la infraestructura necesaria con una red de estaciones de servicio de hidrógeno para repostar.

En este sentido, AJUSA es líder indiscutible en España puesto que la hidrogenera de la Ciudad del Hidrógeno es la única totalmente privada que se encuentra actualmente en funcionamiento en España.

En opinión de Pedro Sánchez, la creación de esta infraestructura es uno de los pilares básicos para la implantación de la Economía del Hidrógeno: “Ya se han planeado puntos estratégicos de Europa para que los primeros vehículos de hidrógeno puedan circular. Con nuestra hidrogenera hemos dado un paso importante de cara a la implantación de infraestructuras del hidrógeno en España y Europa”, significa.

La Ciudad del Hidrógeno: el deseado suministro energético sostenible del futuro hecho realidad

AJUSA está construyendo la Ciudad del Hidrógeno, cuya primera piedra son los proyectos que reciben el nombre genérico de Don Qhyxote, combinando un carácter totalmente castellano-manchego con la “hy” que contiene la palabra hidrógeno en inglés, “hydrogen”.

La Ciudad del Hidrógeno incluye tres proyectos, Don Qhyixote Home, Don Qhyxote Car y Don Qhyxote H2 Station, y ha sido concebido para ser desarrollado en tres años, 2007, 2008 y 2009. En el primer año se llevó a cabo la construcción de la casa y la obra civil de la hidrogenera, todo el sistema de instalación de pila de combustible y seis placas de energía solar térmica para apoyo de agua caliente sanitaria.

En 2008 se está complementando la instalación de la estación de servicio de la hidrogenera, se van a colocar cinco kilowatios de paneles solares fotovoltaicos sobre la cubierta de la casa y tres aerogeneradores de mini eólica de 10 kilowatios cada uno, lo cual permitirá tener un sobrante de 80.000 kilowatios-hora al año, con el fin de colocar un electrolizador en 2009 que produzca hidrógeno en la propias instalaciones de la Ciudad del Hidrógeno.

Aunque estos proyectos ya son conocidos en el sector, AJUSA los presentará oficialmente en el III Congreso Nacional de Pilas de Combustible, CONAPPICE 2008, que se celebrará en Zaragoza del 24 al 26 de septiembre.