“No va a haber modificación de las sedes administrativas de los Vicerrectorados, sino que serán los vicerrectores los que se muevan”

Añade que “el Campus de Albacete tiene una buena representación en el que sería el equipo de Paco Quiles: él mismo como Rector; también estaría yo con las responsabilidades citadas; en la Secretaría General se ha decidido no hacer público el nombre elegido porque se ha considerado que el secretario general de una Universidad (como fedatario público que es y como garante de la legalidad de todos los procesos que se tienen que acometer en la comunidad universitaria) no debería formar parte de este proceso electoral, pero sí se ha anticipado que será un ‘colega’ de la de aquí de Albacete; y el Vicerrectorado de Investigación y Transferencias (que ahora son dos) se unificaría como anteriormente y su sede se mantiene en Albacete sin la menor de las dudas (a pesar de que se está especulando con eso), pero a nadie en su sano juicio se le ocurre modificar la sede administrativa de Vicerrectorados como puede ser ése (cuyos mejores profesionales están en Albacete); en mi caso, si yo me hago cargo de Economía, ésta seguirá estando en Ciudad Real (no se vendrá a Albacete) porque los mejores gestores del ámbito de la Administración en ese campo están allí, por lo tanto, no va a haber modificación de las sedes administrativas de los Vicerrectorados, sino que serán los vicerrectores los que se muevan”.

Nos explica que “Quiles ha tenido a bien hacer público, como nunca se había hecho en esta Universidad, quién podría formar parte de su próximo equipo de Gobierno en el caso de que la comunidad universitaria le otorgase su confianza, y creemos que es un gesto de absoluta transparencia que no ha hecho nadie”.

9 de febrero: una fecha “perjudicial” para una convocatoria electoral que “se ha dilatado”

Ángel Tejada considera que haber dilatado tanto la convocatoria de este proceso (hasta el 9 de febrero) es perjudicial “porque nos metemos en el año 2016 sin haber sido capaces de gestionar nuestros presupuestos con el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha (que es quien debe otorgar, aproximadamente, el 80% del presupuesto público de la UCLM); al dilatar los procesos que el profesor Collado (en su derecho) ha creído conveniente hasta el final de su mandato, agotando prácticamente los plazos con respecto al momento en el que tomó posesión, ha derivado en que la legislatura se alargue más allá de los cuatro años”.

Tampoco comparte que la fecha del 9 de febrero sea la más conveniente porque todo el proceso de preparación se ha visto interrumpido “por la Navidad y todo el mes de enero, que es un mes en el que los estudiantes están en época de exámenes y por lo tanto no pueden celebrarse las elecciones y nos hemos tenido que ir hasta febrero, casi tres meses más que en la anterior convocatoria”.

Reitera que “no es buen momento porque los presupuestos deberían estar negociados previamente y el nuevo equipo de Gobierno que surgiese de las urnas debería haber tenido tiempo para poder gestionar y negociar con la JCCM un plan estratégico para la (y, por tanto, una financiación asociada a ese plan estratégico) y no ha sido así, creo que no es positivo; además tampoco veo bien que estemos debatiendo de algo tan importante como el modelo que queremos en una época en la que los alumnos están de exámenes… creo que los 25.000 estudiantes de la UCLM tienen derecho (y entiendo que obligación) de participar en este proceso, y creo que deberían haber tenido más tiempo que el que supondrán esos últimos quince días previos a las elecciones (que es cuando se incorporan a las aulas) para poder debatir”.

“Estamos 15 puntos por debajo de la media nacional en lo que deberíamos haber tenido como financiación desde la Administración y no hemos tenido”

Este pasado lunes, 11 de enero, el presidente de Castilla-la Mancha mantenía en Albacete un encuentro con representantes de medios de comunicación de toda la región para abordar cuantos asuntos de la actualidad quisieron plantearle. Entre ellos, estuvo la situación de la UCLM y el futuro que para ella desea, así como la convocatoria de esas elecciones a Rector.

García-Page celebró el proceso “saludable” de debate, y advirtió que lo primero que hará será reunirse con el equipo rectoral que resulte elegido porque la predisposición que el Gobierno autonómico tiene hacia la Universidad (también en lo económico) es la mejor posible, más tras unos años que no han sido especialmente fructíferos en este sentido.

Sobre estas palabras, Tejada valora que “la predisposición que parece que tiene hacia la Universidad es positiva; como no puede ser de otra forma, estará esperando a que se resuelva el proceso electoral en el que estamos inmersos para ver con quién tiene que negociar definitivamente cuál va a ser la partida presupuestaria que se le asigne a la UCLM; no sé en qué cifra está pensando la JCCM, pero lo que sí que es cierto es que con los noventa y pico o cien millones de euros que hasta ahora hemos ido teniendo (que yo denuncié públicamente en varias entrevistas contigo y que el candidato Quiles dijo también hace ya más de tres años, costando cierto enfrentamiento con el amigo y entonces consejero de Educación, ) no se puede funcionar”.

Tejada recuerda que comparándonos con otras Universidades públicas, “la inmensa mayoría tiene más de un 80% de sus presupuestos configurados con los fondos públicos que les transfieren las distintas Consejerías de Educación de sus Comunidades Autónomas, y en nuestro caso hemos estado en un 65%: estamos quince puntos por debajo de la media nacional de lo que deberíamos de haber tenido como financiación y no hemos tenido”.

Recuerda que “los costes de personal y al menos una parte de los costes de estructura de la UCLM deben financiarse con fondos públicos (una ‘nominativa’, que es una transferencia de la Junta de Comunidades y que está ciertamente lejos de lo que hemos ido aceptando estos cuatro años)”.

“Criticar una gestión (en este caso, la del profesor Collado) no es en ningún caso criticar la Universidad regional”

Ángel Tejada explica que detrás del programa que ha logrado elaborar la candidatura de Quiles de cara a esta convocatoria electoral “hay mucho tiempo”; tras un primer diagnóstico de la situación en que entienden que está la Universidad de Castilla-la Mancha, deja claro que era el momento de hacerlo, y reitera frente a las críticas por ‘deslealtad’ que dice haber recibido por esta cuestión, que “criticar una gestión (en este caso, la del profesor Collado) no es en ningún caso criticar la Universidad regional”.

Manifiesta que “durante todos estos años se ha mantenido un respeto absoluto y se ha dado un voto de confianza al equipo de Gobierno de esta Universidad, porque yo no pongo en duda sus esfuerzos ni desvelos (que seguro que los han tenido) pero no estamos de acuerdo con los resultados que se han alcanzado”.

Prosigue detallando que “hace un año que ya se empezó a trabajar en este proyecto de una Universidad nueva y se quiso hacer ‘desde abajo’; nos hemos ido reuniendo con los tres colectivos que conforman el claustro de electores en la UCM (el profesorado, el personal de Administración y Servicios y los estudiantes) para, con ellos, ir confeccionando lo que sería el proyecto de Universidad que queremos”.

Asegura que no quieren que sea un programa electoral; explica que “la sociedad española está muy cansada de ver programas electorales que luego no se cumplen; aquí queremos un proyecto construido desde las bases, con un grupo de trabajo que permitiese hacer análisis de qué es lo que estaba pasando y de qué creíamos que podíamos hacer, de tal forma que lo que se vaya a configurar (y lo que será público en su momento) del proyecto de Universidad que Paco Quiles llevará a las elecciones sea algo realista y posible y, además, consensuado por toda la comunidad universitaria”.

“Todos sabíamos que con un presupuesto de 98 millones de euros no podemos vivir”

Tejada incide en que “hemos conseguido amortiguar cierta tendencia negativa que detectamos en la Universidad de Castilla-la Mancha por el tremendo esfuerzo individual que el colectivo de trabajadores de la UCLM hemos hecho (tanto profesorado como personal de Administración y Servicios); ese sacrificio que también han asumido los estudiantes (pagando más por poder estudiar en la UCLM) ha permitido que hubiese una cierta estabilidad en la situación de la Universidad, pero una cierta estabilidad que no es suficiente: no vale una única buena voluntad por los agentes que conforman la comunidad universitaria, sino que tiene que ir acompañada de una gestión, y entendemos que esa gestión no ha tenido los resultados que debería de tener”.

Señala dos elementos clave que les preocupan mucho: “Por una parte, los estudiantes, porque hemos perdido (y son cifras objetivas, eso no es opinable) prácticamente el 30% de los estudiantes de nuevo ingreso en todas las disciplinas (menos en las sanitarias, que ‘han salvado los muebles’), y tenemos que hacer un análisis crítico interno de por qué ha pasado eso y no ‘echar balones fuera’ y decir que en otras Universidades ha pasado lo mismo porque tampoco es verdad (porque, en las Universidades limítrofes a la nuestra, han reducido alumnos de primera matrícula pero en porcentajes mucho menores al que lo ha hecho la UCLM)”.

Sobre tema más preocupante, la financiación, considera que “la negociación que se produjo entre la Junta de Comunidades y la UCLM no ha sido la adecuada; el presupuesto de la Universidad no puede ser el que era y la Universidad tendría que haber hecho muchos más esfuerzos en defender su autonomía universitaria para defender su presupuesto”.

“No voy a descubrir yo ahora -prosigue- que no estoy nada de acuerdo con la que era la política universitaria de mi amigo, el anterior consejero de Educación, pero no comparto cómo se hicieron las cosas; entonces la JCCM tenía una política (la que fuese, la que ellos entendían oportuna y que yo no comparto), pero a esa política tendríamos que habernos opuesto con mucha más fuerza porque no es verdad que la crisis económica solamente sea de Castilla-la Mancha y no es verdad que el PP (que es en este caso al que se le está echando la culpa) sólo gobernase aquí: en , en o en gobernaba también el (que son las regiones que más alumnos nuestros reciben y, por tanto, con las que competimos); en esas regiones, estando también en crisis y con el mismo Partido en el Gobierno, las Universidades no han asumido los mismo recortes que nosotros; por eso ya no es sólo la actitud de esa Junta de Comunidades (que creo que fue errónea) sino que nosotros no fuimos capaces de defender nuestro presupuesto y de enfrentarnos a la Junta para ello”, explica.

Añade que “no podemos tener una situación en la que la UCLM haya visto reducidas en aproximadamente un 50% las aportaciones que le ha hecho la Junta de Comunidades mientras que las siguientes Universidades con más recortes sean las catalanas con un 30% y las limítrofes a la nuestra estén en un 10%, un 12% o un 15% de reducción (siendo el mismo y siendo la misma situación); por lo tanto, desde nuestro punto de vista, no es solamente una decisión política, sino que la defensa de nuestra autonomía universitaria por parte de la UCLM no fue la que debería: todos sabíamos que con un presupuesto de 98 millones de euros no podemos vivir”.

Posibles causas y soluciones a la pérdida de alumnos

Entre los datos que aporta el equipo de Quiles en varios ámbitos, parte de los que inciden en esa problemática de la pérdida de alumnos a la que aludía Tejada arrojan que la reducción de matriculación en el curso 2014-2015 respecto al curso 2010-2011 ha sido de 1.429 alumnos, lo que representa un 23% menos de estudiantes.

Sobre estos datos, Tejada puntualiza que “tuvimos mucho cuidado del momento en el cual empezábamos a denunciarlo; estos datos no son del mes de noviembre, sino que los teníamos ya antes del verano, pero en plena época de matriculación de los alumnos no hemos querido generar ningún ruido porque no era el momento, sino que el momento es cuando se acercaban las elecciones; por lo tanto, deslealtad institucional por denunciar una situación crítica que entendemos nosotros… lecciones las justas; partiendo de que no hemos hecho nada en contra de los intereses de la Universidad, sino a favor de la Universidad, hicimos ese anuncio”.

Dicho eso, y sobre las razones que han podido derivar en esa situación, el decano de la apunta que “indudablemente, hemos desaparecido de la sociedad, y eso no puede ser; la Universidad no ha estado en los Institutos, no puede ser que yo vaya al Instituto número 6 (o al que sea) y me encuentre publicidad de la Universidad o de la UCAM de Murcia (que me parece estupendo que esas Universidades tengan publicidad, lo que no entiendo es por qué nosotros no la tenemos); no puede ser que en cuatro años no hayamos tenido reuniones con los orientadores de los Institutos, que son nuestros pre-inscriptores y quienes van a decir a sus estudiantes la bondades de la UCLM: si no conocen la UCLM, difícilmente van a preinscribirnos a nadie…”.

Igualmente critica que “la presencia de esos alumnos en nuestras instalaciones se reduce a un único día que vienen en el autobús, les damos un bocadillo, visitan las instalaciones y se van” y añade que “las cartas que se les mandaban a los estudiantes cuando acababan la prueba de acceso no existen… hay muchas situaciones que hay que recuperar para que la UCLM tenga que trabajar, primero con la sociedad (para que seamos visibles) y segundo, codo a codo, con las Administraciones de Educación pre-universitarias para que configuremos un único sistema docente; si no es así, tendremos los problemas que tenemos”.

Por otro lado, apunta que “no es verdad que nuestros alumnos potenciales hayan bajado; durante estos cuatro años, en torno a 7.700 (diez arriba o diez abajo) son los estudiantes que han superado la Prueba de Acceso a la Universidad; con datos del , el 42% de los alumnos que realizan la Prueba de Acceso a la Universidad en Castilla-la Mancha se quedan en la Universidad de Castilla-la Mancha, el resto se va; ahora es triste que ni siquiera el 50% de esos estudiantes en nuestra región nos elijan, y eso hay que resolverlo, y hay que ponerlo encima de la mesa para buscarle solución; mientras no asumamos eso con autocrítica, tendremos un problema”.

“Los planes estratégicos se hacen cuando uno gana, no cuando a uno le queda un mes para terminar el mandato”

Sobre la problemática que en los últimos tiempos haya podido afrontar el profesorado, Tejada deja claro que no toda es atribuible a la gestión del Rector Collado “porque no es el ministro de Educación ni ha puesto los límites, ni los cupos, etc.; yo ahí entiendo que ha tenido que jugar un papel complicado (porque el Rector, si pudiese sacar las plazas, las sacaba y, si no las ha sacado, es porque no ha podido sacarlas), pero el problema es cuando se han podido sacar y que no tenemos criterios transparentes de qué plazas se promocionan y qué plazas no, o de qué ‘colegas’ nuestros pueden acceder a unas plazas mejores y cuáles no, de qué estrategia es la que debe tener la UCLM y por qué se potencia a unas personas frente a otras… habrá que hacerlo, no digo que no, pero con un criterio que no tenemos o que no sabemos: no hay un plan estratégico en la Universidad y eso tenemos que tenerlo claro desde el primer minuto (no a los cuatro años como ahora se está anunciando que se va a hacer); los planes estratégicos se hacen cuando uno gana, no cuando a uno le queda un mes para terminar el mandato”, adelanta.

Asegura que, partiendo de ese necesario plan estratégico, “la gente sabrá las reglas del juego y las frustraciones serán menores porque conocen a qué se tienen que atener” y añade que el equipo de Quiles, en este sentido, quiere ilusionar “reconociendo desde el minuto cero las acreditaciones a la gente que las consigue, porque ha habido gente que hace cinco años obtuvo esas acreditaciones para poder ser contratados doctores y a la que no se le ha dado la plaza, no se les ha promocionado (ahora se han promocionado ciento y pico plazas a un mes y poco de las elecciones… así no se pueden hacer las cosas); a una persona que hace su trabajo, que consigue una acreditación externa por parte del Ministerio y que ve que han pasado dos, tres, cinco años y que no se la ha promocionado… pues contenta no puede estar”.

Añade que la sociedad debe saber que “hay colegas en la Universidad de Castilla-la Mancha que llevan 10 o 20 años en la UCLM y a los que ahora el ‘caramelo’ que les estamos ofreciendo es un contratado doctor temporal, que significa que sus contratos se renuevan año a año, después de 15 años de experiencia… esa gente no puede estar contenta (porque, aparte de su vida profesional, tiene condicionada su vida personal), y eso hay que resolverlo”.

Al hilo de esto, señala entender que “la situación tan complicada ha hecho que ‘nos encojamos’ sobre nosotros y que la gestión administrativa que ha hecho la Universidad sea mucho más burocrática o más de control que de estrategia, y eso ha hecho que el equipo de dirección de la Universidad haya dejado poco margen de actuación al resto; eso no puede ser porque los profesores ven que su iniciativa se queda coartada, que no va a ningún sitio, y eso hay que devolvérselo a los profesores, sus ideas y la del resto del personal hay que promocionarlas y no coartarlas por miedos, porque no se nos olvide que esto es un trabajo al que venimos, nos pagan una nómina y nos vamos a nuestra casa, pero si vamos a trabajar y estamos a gusto, trabajaremos mejor (y esa sensación creo que es fundamental recuperarla desde ya, más en un sistema educativo como es el universitario, muy vocacional y en el que la gente no está por dinero, sino por otras cosas que les tenemos que dar porque, si no, tendremos problemas)”.

“No podemos pasar de cifras en torno a 12 millones de euros al año (de financiación que la Universidad conseguía en contratos por prestación de servicios que se hacían a empresas) a cantidades que rondan los 4 millones de euros, porque es una caída brutal que no podemos permitirnos”

Sobre el ámbito de la Investigación y el Desarrollo, Tejada analiza que “tenemos una situación muy complicada que quizá no es atribuible al profesor Garde (vicerrector de Investigación, un buen amigo que me parece un buen vicerrector que como gestor no lo ha hecho del todo mal pero que ha tenido muchas limitaciones)”. Explica que “sí que es verdad que Julián se ha encontrado con un equipo de trabajo potente formado por profesores e investigadores potentes que han conseguido mantener los fondos de Investigación para la Universidad en proyectos de Investigación nacionales e internacionales, y eso sí que es verdad que desde el vicerrectorado se ha apoyado creo que razonablemente bien; el problema nos lo hemos encontrado cuando descendemos a lo que deberían de ser proyectos de Investigación más aplicados ‘a la tierra’ para poder favorecer el desarrollo de Castilla-la Mancha (porque la Junta de Comunidades ‘ha cerrado el grifo’ y la financiación para desarrollar proyectos de Investigación ha sido prácticamente nula y los fondos propios de la Universidad han desaparecido porque cerró su política de Investigación); creo que eso ha sido muy muy muy negativo para la UCLM”.

Mantenido, pues, ‘el tipo’ con proyectos nacionales y europeos “porque la calidad de los investigadores de Castilla-la Mancha es buena y acceden a convocatorias competitivas y conseguimos números razonablemente optimistas y buenos en cuanto a captación de fondos” pero, en lo referente a políticas de Investigación ‘nuestras’ (tanto dependientes de la JCCM como de la propia UCLM) “éstas han sido muy malas o no han existido”.

Señala, también, otro problema que aclara que “no pertenece ahora mismo a la esfera de (pero que en nuestro proyecto de Universidad sí que volvería a estar unificada porque sería Investigación y Transferencia), en este caso ‘Transferencia’ (que es la relación con las empresas) ha caído brutalmente: no podemos pasar de cifras en torno a 12 millones de euros al año (de financiación que la Universidad conseguía en contratos por prestación de servicios que se hacían a empresas) a cantidades que rondan los 4 millones de euros, porque es una caída brutal que no podemos permitirnos”.

En este sentido, reconoce que “es verdad que las empresas están sufriendo crisis” pero recuerda que “la Universidad no sólo hace servicios a empresas chiquitinas de Castilla-la Mancha: el mundo es muy grande, y hay contratos con empresas como Huawei a las que les da igual la crisis que hay en España (y que tienen un contrato con la UCLM); eso tendríamos que explotarlo porque considero que por ahí hemos tenido un poco de déficit de apoyo a los investigadores para que esos proyectos con las empresas se puedan desarrollar mejor”, concluye.

Hasta aquí la versión escrita de la entrevista concedida a La Cerca por parte de Ángel Tejada, decano de la en el Campus de Albacete, e integrante de la candidatura a Rector que el profesor Francisco Quiles encabeza de cara a las elecciones que la UCLM celebrará el próximo 9 de febrero. Les invitamos a visionar la conversación al completo, si lo desean, visionando el vídeo que acompaña a este texto.