En un día señalado como éste del Agua, ¿qué mensaje hemos de contribuir a lanzar entre todos, en materia de conservación, desarrollo y uso responsable de los recursos hídricos?

“Yo creo que hoy, además después de haber pasado ciertos momentos de angustia o preocupación porque el año hidrológico era profundamente seco, es un día para lanzar un mensaje que tiene que ver con la utilización del agua y con el carácter importante de patrimonio que tiene el agua”, introduce.

Antonio Luengo señala que “es ahora, cuando tenemos agua, cuando hay que gestionar realmente todas las necesidades, usos y situaciones, y eso es lo que nos llevará a no tener que sufrir esos ‘momentos angustiosos’; sólo la planificación cuando se tiene nos puede llevar a que, cuando se tiene menos o se tiene poca agua, tengamos una situación más relajada y de previsión de futuro; ésa es nuestra función”.

“Conforme avanzamos hacia la zona oriental, nuestra situación hídrica se complica y es cada vez más seca”

Incide Luengo en esa necesidad de planificar cuando se tiene y subrayaba esos momentos de preocupación derivados de la profunda sequía que arrastrábamos… ¿Las lluvias de estos últimos tiempos han ayudado a paliar la complicada situación que tenían los embalses castellano-manchegos? ¿Cuál es la situación a día de hoy (también si la comparamos a la que se está experimentando en otros puntos del país)?

“Somos una región tan vasta territorialmente que la situación no es la misma para todos los sitios: conforme avanzamos hacia la zona oriental, nuestra situación hídrica se complica y es cada vez más seca: el Tajo en cabecera (donde la situación acaba de salir de la emergencia de los 400 hectómetros y está en alerta), el Júcar (donde tenemos la misma situación, por ejemplo, el embalse de Alarcón está en un 37% y le resta mucho para tener una situación hidrológica que pueda ser relajada), o el Alto Guadiana (donde aún necesitamos agua para satisfacer las necesidades de abastecimiento y para que las masas de agua tengan un nivel que nos permita una cierta relajación); mientras que en la zona más occidental de la región (la parte baja del Tajo o del Guadiana) la situación es casi la contraria, más relajada, precisamente por la situación climatológica que tiene nuestra región debido a su gran tamaño” explica, indicando ese “estrés hídrico” que todavía sufre nuestra zona más oriental donde, apunta, “seguramente cuando acabe el año hidrológico, en septiembre, nos vamos a encontrar en una situación precaria”.

“No vamos a ser nosotros solos los que pongamos, porque entonces no es un Pacto Nacional del Agua, sino que nos convertimos de nuevo en una colonia hidrológica de otros”

Retomando esa necesidad de planificar a la que apuntaba el director gerente de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, nos centramos en una información a la que ayer tenía acceso Europa Press, y por la que se conocía que el futurible Pacto Nacional del Agua giraría en torno a cuatro ejes y medidas para garantizar una gestión sostenible del recurso que “no hipoteque el futuro de las generaciones venideras”, apostando por estudiar y organizar nuevos trasvases, establecer una tasa ambiental y tarifas “binómicas” a regantes, invertir en infraestructuras, modernizar regadíos y frenar el uso no autorizado del recurso.

Así consta en el borrador elaborado por el , Alimentación y y que se ha remitido al para alcanzar el citado acuerdo de Estado… A priori (y a falta de profundizar, evidentemente, en ese contenido) ¿qué le parecería a Antonio Luengo el texto (para con los intereses de Castilla-La Mancha)?

“Yo creo que el texto para Castilla-La Mancha tiene una serie de deficiencias importantes”, afirma. Explica que una de las cuestiones fundamentales para nosotros sería “la atención a los déficits hídricos que quiere recoger el texto… si hablamos de esta atención ha de tenerse en cuenta que, si cada cuenca no admite que tiene unos recursos y que debe, sobre todo, planificar su posición hidrológica y sus demandas con arreglo a esos recursos, no vamos a ir a ningún lado”.

Pone un ejemplo concreto: “En el año 2013, la cuenca del Segura fue el segundo año (desde la serie de 1960) que más aportaciones hídricas tuvo, y ese mismo año se produjo un trasvase de casi 400 hectómetros cúbicos… es decir, la planificación tiene que ser, en primer lugar eso: que cada cuenca entienda que tiene unos recursos y tiene que jugar con ellos, no puede jugar a demanda”.

En segundo lugar, alude que el texto se refiere a “una enorme inversión en infraestructuras…”; sobre ello, señala: “A priori, nos parece bien si el gasto en infraestructuras es en desalación porque, evidentemente, si el levante necesita agua y está claro que no tiene otro aporte, nos parecerá bien que se saque de la desalación; lo que no puede ser es que el Júcar esté abasteciendo todas las necesidades del Vinalopó, del Palancia, del Turia… es decir, sometiendo a la parte del Júcar castellano-manchega a restricciones y a un estrés hídrico importante”.

No obstante, añade: “Pero claro… cuando uno ve que todas las inversiones hídricas se centran en el levante y que a Castilla-La Mancha no llega una sola inversión hídrica, uno está ante un Pacto Nacional donde no se asumen los déficits, no nos llegan las infraestructuras… No podemos ser los siervos hídricos de todo el mundo a cambio de nada, yo creo que si de verdad quieren un Pacto Nacional, tendrán que tener en cuenta también la situación de Castilla-La Mancha”.

Antonio Luengo recuerda que “Castilla-La Mancha, desgraciadamente, no es una región donde la climatología sea favorable para el aporte hídrico, por lo tanto, tienen que tener en cuenta ese estrés hídrico y cómo solucionarlo a nivel de infraestructuras, sobre todo, el del abastecimiento: nos tienen que hacer grandes infraestructuras de abastecimiento) o incluso de depuración) y no nos las hacen… Nosotros vamos a estar abiertos a la negociación y al diálogo como lo hemos hecho hasta ahora… en agosto del año pasado tuvimos una reunión donde la directora general del Agua me habló de este texto y estuvimos comentando todos estos puntos, y yo le estuve explicando cuál era la posición de la región en este sentido”.

Reitera que están “abiertos al diálogo” y a “hablar lo que haga falta”, poniendo también de parte de la región “todo lo que sea posible” pero deja clara una cuestión: “No vamos a ser nosotros solos los que pongamos, porque entonces no es un Pacto Nacional del Agua, sino que nos convertimos de nuevo en una colonia hidrológica de otros”

Luengo explica que el texto del futurible Pacto Nacional del Agua puesto sobre la “no se ajusta, ni con mucho” a los intereses de Castilla-La Mancha

Por otra parte, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) ha iniciado ya el trámite de información pública que establece la legislación (y que es de 15 días hábiles) del Real Decreto de sequía para la cuenca del Tajo, solicitado por la Junta de (CHT). ¿Ese Real Decreto se ajusta a las pretensiones que el tenía al respecto y que hizo llegar en forma de propuestas?

“No, en Castilla-La Mancha (además, ayer tuvimos de nuevo otra ecplotación del Tajo, por ejemplo, que es a lo que afecta el Real Decreto) creemos que no se ajusta, ni con mucho… Hay que hacer inversiones (fundamentalmente, en abastecimiento) que no se tienen en cuenta pero que, una vez que se ha visto que por ejemplo el Alberche ha cogido suficiente agua, nos dio la sensación de que se va a aparcar también el tema de la incursión al Arroyo de las Parras (que significaría que los regantes del Alberche no consumen del Alberche sino de la cabecera del Tajo) y, de esa forma, liberan el agua del Alberche para el abastecimiento tanto en la Comunidad de (en el Canal de ) como en Castilla-La Mancha que me parece mucho más lógico… bien, pues ayer nos dio la sensación de que ese tema se dejaba un poco aparcado; si tampoco se va a hacer todo el tema de distribución de agua desde Almoguera (unas obras importantísimas que afectan tanto al Canal de Isabel II como a nosotros)…”, lamenta.

Habla de otro caso concreto: “Hay una conexión en Guadalajara (la conexión Alcorlo-Beleña) donde que tiene algún problema medioambiental por medio, pero existe la posibilidad de hacer una conexión que no tendría problemas medioambientales… es un poco más cara, pero igual que se puede subvencionar el agua a otros sitios se puede subvencionar el agua a nuestra zona; por lo tanto, no entendemos por qué se puede hacer un trasvase enorme desde cabecera del Tajo al Segura y se subvenciona el agua (porque no se está pagando el coste de amortización del Trasvase) y no se puede subvencionar el agua en la cabecera de Guadalajara para abastecimiento a toda la zona del Henares (de las más importantes, industrialmente, de nuestra región) y a sus regantes… en fin: nos sentimos perjudicados, damnificados y dejados de lado en todas las inversiones y claro… así no se puede”, critica.

Por eso señala, convencido, que “si vamos a plantear un Pacto Nacional, vamos a hacerlo en una situación de igualdad para todos”.

“Ahora empieza la revisión de la planificación y todo un trabajo importante que hay que hacer y que, desde luego, haremos en consonancia con todos los agentes implicados”

El pasado 7 de marzo de la convocatoria abierta de los miembros de la Mesa regional del Agua que se celebró en salía, tal y como manifestó la consejera , el objetivo de lograr establecer, entre todas las entidades implicadas, “un único mensaje común a nivel de Castilla-La Mancha, que sea el mensaje de todos (no sólo del Gobierno)” de cara, sobre todo, a las alegaciones a presentar a los Planes Especiales de Sequía (cuyo plazo de información pública concluye hoy). ¿Ha sido fácil poner de acuerdo, al fin, a todos los agentes implicados en materia de agua de nuestra región después de un pasado marcado por la controversia en muchos momentos al respecto?

“La verdad es que sí; tuvimos una reunión con los agentes sociales y estuvimos hablando, contrastando opiniones, incluso tratando de conciliar intereses contrapuestos (porque sucede que hay intereses contrapuestos dentro de la propia región que hay que conciliar vía acuerdos en los que, como es lógico, todo el mundo pierde algo); pero sí fue una reunión fructífera donde recogimos todas las impresiones (como los propios agentes nos han manifestado)”, explica.

Indica que “estamos en consonancia en cuanto a las alegaciones que vamos a hacer a los Planes Especiales de Sequía” y apunta que “la Administración tenemos que trabajar en pos de nuestros administrados, por lo tanto, vamos a seguir en esa línea y los vamos a escuchar siempre, tratando en todo momento de escuchar y conciliar las manifestaciones que pueden ser, como digo, incluso muy opuestas entre distintos agentes sociales… pero ahí estamos todos, y tenemos que expresar todas las opiniones; esto nos va a servir para el futuro porque ahora empieza la revisión de la planificación y todo un trabajo importante que hay que hacer y que, desde luego, haremos en consonancia con todos los agentes”, concluye.

Si lo desean, pueden escuchar al completo la entrevista telefónica realizada al director gerente de la , Antonio Luengo, a través del archivo que acompaña esta versión por escrito de la misma.