Preguntado, para comenzar, por si ciertamente se puede corroborar que comenzamos a dejar atrás la crisis (por ejemplo, en el ámbito empresarial), Antonio Ureña admite que “la inseguridad política no ayuda, siempre es bueno que los estados financieros a nivel nacional estén tranquilos y haya una seguridad política de que todo funciona ‘con normalidad’ para que la gente se atreva a trabajar como viene trabajando (cada uno en su nivel), a hacer nuevas inversiones, a moverse… y cuando hay inseguridad, indiscutiblemente, no es bueno para las empresas”.

Dicho esto, sí comenta que en La Roda “sí hay un sentimiento generalizado por parte de los empresarios a que hay mejor ánimo y más atrevimiento; La Roda siempre ha sido en este aspecto un poco diferente: ha habido crisis (tremenda), pero al estar tan diversificado el movimiento empresarial rodense (agricultura, industria, servicios, etc.) quizás no se haya notado tanto”.

Pone un ejemplo que para él resulta muy clarificador de esto que comenta: “Todo el mundo habla de las fábricas de pinturas de La Roda, pues bien, es muy significativo que en todos estos años de la crisis no haya cerrado ninguna; han podido bajar e volumen, sí, pero ahora hay algunas que incluso están ampliándose y creciendo”.

No obstante, asevera que “no se puede decir que haya una alegría tremenda y que se haya salido de la crisis, eso yo creo que son palabras mayores aún…”, y señala que todavía hay actividades que tienen problemas (no sólo en La Roda, sino de manera general) como “el pequeño comercio, no sólo por la caída que ha habido en el consumo, sino por la amenaza que le han supuesto las grandes superficies comerciales (por ejemplo, con cuestiones como la libertad de horarios que tanto perjudica a los pequeños)”.

Señala también lo importante de que se haya abierto, por parte de las entidades financieras ‘el grifo’ de la financiación (más teniendo en cuenta que hace poco nadie podía acceder a un crédito y que muchos empresarios, ni aunque pudiesen obtenerlo, querían cogerlo…), y subraya las ventajas que conlleva, por ejemplo, en cuanto a los tipos de interés que tienen: “En España no se ha vivido una época para pedir un crédito como ésta en la que estamos; ya las empresas se están atreviendo a pedir, de modo que sí que hay signos y señales de recuperación”.

El tejido empresarial de La Roda frente a la crisis

Al recordar los peores momentos de la crisis y centrarnos en el ámbito de la Roda, el presidente de la delegación de FEDA allí refiere “el sector de la madera, el del metal, el de la construcción, el de la pintura…” y reitera que en ellos “son muy pocas, afortunadamente, las empresas que han cerrado (aunque todas hayamos tenido un decrecimiento en nuestras ventas que hayan conllevado una caída en la actividad y en el nivel de empleo); pero ya se está creciendo a través de pequeñas señales… creo que ya hay luz al final del túnel”.

Hablando de aquellas empresas ‘valientes’ que apostaron por abrirse a nuevos mercados para hacer frente a la caída de la demanda interna y comenzaron a exportar, Ureña señala que “en la Roda hay más de una (en las pinturas, en el metal, etc.)”. Sin ir más lejos, nos cuenta que en la empresa que él representa (fabricación de recambios agrícolas La Piña) el 70% de la producción se vende en el extranjero, y asegura que “el que estas empresas hayamos podido soportar mejor que otras el azote de la crisis ha sido gracias a ello”.

En este sentido, afirma que “estas situaciones han hecho que los empresarios abran los ojos y los oídos y que hayan dado también ese paso de salir al exterior; ya en el sector de las pinturas estamos viendo cómo hay empresarios que van a Francia, a América latina, a Estados Unidos, a países del este; el sector vinícola también está empezando a salir… uno no se puede conformar con lo que hay porque hoy en día el mundo está globalizado, y el empresario comienza a pensar por qué él no va a estar ahí…”.

Señala que hasta ahora, muchos quizás se han dejado llevar por la comodidad o el conformismo y han visto ese salto al exterior como una forma de complicarse la vida como consecuencia de la “falta de formación e información”, y tranquiliza a esos empresarios afirmando que “ahora la seriedad comercial está ahora más internacionalizada que nunca” y que hay muchas vías de asesoramiento y ayuda a las que se puede recurrir.

Recuerda lo fundamental que era, en este sentido, la , y señala cómo “FEDA es la organización más adecuada y más idónea para acompañar en ese camino, las instalaciones que tiene en la capital sin envidiables y están a disposición de todos los empresarios con todo tipo de actividades interesantes”.

El Vivero de Empresas, prácticamente al 100% de ocupación desde sus inicios

Antonio Ureña pone en valor también el Vivero de Empresas de La Roda, que “nació rápidamente en cuanto se le expuso la idea al alcalde (que ya era ); la respuesta fue veloz (porque, además, se puso en marcha en parte con unos fondos procedentes de Europa que, si no, se perdían) y desde el primer momento, las oficinas han estado con un nivel de ocupación prácticamente del 100%”.

Se muestra satisfecho, por tanto, de que haya gente “beneficiándose de unas instalaciones que están muy bien dotadas, céntricas, modernas, y a un precio muy asequible que ayuda al empresario que nace (en distintas áreas) a iniciar su actividad; y yo creo que ha funcionado tan bien porque considero que La Roda es un pueblo inquieto: quizá no tengamos grandes multinacionales, pero realmente hay muchísima inquietud y el movimiento empresarial es muy vivo”.

Ese ‘enclave’ ha servido, tal y como subraya, para algo tan determinante (también y sobre en un municipio como La Roda) para “dar una oportunidad a la gente joven que, como todos decimos, hoy en día está mejor formada que ninguna otra generación que hayamos tenido hasta ahora; arrancar cuesta mucho, y por ello somos conscientes de que dar esa oportunidad a un costo realmente asequible supone que esas personas jóvenes puedan iniciar su actividad”.

La Roda: ‘Miguelitos’… y mucho más

Está claro que La Roda no sólo es ‘Miguelitos’, pero está igualmente claro que ellos se han convertido en una de las señas de identidad de este municipio albaceteño y en una de esas ‘banderas’ a nivel comercial que (como no podía ser menos) muestran con mucho orgullo. Preguntamos a Ureña por este (y otros) sectores ‘bandera’ para La Roda.

“El de los ‘Miguelitos’, sinceramente, es el último que ha llegado (a pesar de lo que mucha gente pueda creer), y estamos orgullosísimos de él; ha sido muy bien llegado, muy bien utilizado, y que promociona muy bien al pueblo porque, además de que es un producto riquísimo (son siete empresarios de La Roda los que, ahora mismo, integran la marca que respalda y protege el propio Ayuntamiento), abre muchísimas puertas”.

Y es que a nadie se le escapa que, acudir a cualquier sitio (incluyendo la Administración) a solicitar algo con una caja de ‘Miguelitos’ como carta de presentación… puede cambiar mucho la cara de quien nos reciba (y el modo en que seamos atendidos)… “eso es importante y ayuda”, sonríe Antonio.

Al margen de eso, el presidente de la delegación de FEDA en ese municipio señala que “La Roda siempre ha sido un pueblo eminentemente agrícola en que ahora, afortunadamente, se ha diversificado la actividad empresarial; la industria de la madera y la carpintería es un sector importante (incluso hay grandes firmas de muebles que venden a todo el territorio nacional y que en algunos casos están exportando)”.

Señala que “el sector que más empleados tiene puede ser el de las pinturas (hay entre 16 y 18 fábricas de ello en La Roda y, repito, no han llegado a cerrar aunque hayan bajado sus ventas en la crisis, y ya están creciendo y saliendo al extranjero); el sector del metal y el de la construcción también tienen un peso específico; el pequeño comercio, la restauración, etc. En La Roda hay más de 900 empresas, y es importante en un lugar que haya tantos empresarios”, pone en valor.

Polígono Industrial El

FEDA engloba en La Roda la Asociación de Empresarios del Polígono de El Salvador (ADESAL) que, como nos explica Antonio Ureña, está dividido en ‘El Salvador I’ y ‘El Salvador II’ porque responde a una construcción realizada en dos fases.

“Se hicieron porque no había suelo industria, y existía esa inquietud por parte del empresariado rodense que la trasladó a las Administraciones (empezando por el Ayuntamiento, que tomó cumplida cuenta y empezó a moverlo hasta crear, en su día, el polígono industrial de El Salvador); la suma de I y II supera los 700.000 metros cuadrados: la primera fase se cubrió al 100%, por lo que se hizo la ampliación; durante la misma llegó la crisis pero, aun así, está vendido en torno al 60% del suelo de esa segunda fase (que no está nada mal…)”, explica.

Concreta cómo fue desde la propia Confederación de Empresarios de Albacete que se aconsejó a los empresarios del polígono asociarse o unirse de algún modo para, en lo sucesivo, tratar en común y con más fuerza todo lo relativo al mismo, y amparó ADESAL para, por ejemplo, abordar las diferentes problemáticas o reivindicaciones empresariales nacidas en ese enclave (accesos, seguridad, video-vigilancia, saneamiento, iluminación, pavimentación, etc.).

Las características que hacen de La Roda un buen lugar para la inversión empresarial

Le pedimos que, antes de cerrar esta agradable conversación, se dirija a los empresarios que puedan escucharle desde otros puntos y les cuente, de primera mano, las razones por las que acertarían si eligieran La Roda como lugar en el que asentar sus negocios.

“La primera, la situación geográfica: estamos en un punto bien comunicado y equidistante a ciudades tan importantes como , , , Murcia… y contamos con magníficas autovías que permiten unos desplazamientos ágiles (que, para la logística, es importantísimo); otra ventaja es que, como tenemos distintos sectores de actividad, quien trabaje en La Roda tiene al alcance prácticamente de todo lo que necesita (incluida la presencia de las principales entidades financieras); también es favorable el hecho de que es un pueblo tranquilo y con estabilidad política a nivel local que siempre ha favorecido la cercanía hacia el empresariado… creo que el compendio de todas estas cosas, ya por sí solo, invitaría a cualquier empresario a instalar su negocio en La Roda y que mereciera la pena”, concluye.

Pueden visionar al completo, si lo desean, la entrevista concedida al Grupo de Comunicación La Cerca por Antonio Ureña Aroca (presidente de la delegación de la en La Roda) mediante el vídeo que acompaña a este texto.