Asegura, de inicio, que “cada cual lleva como puede lo de ir a votar de nuevo este 26 de junio” y añade que los empresarios están “preocupados por la situación de no tener un Gobierno”, si bien matiza que “nada más que eso, preocupados, porque la economía va bien (falta un empujoncito más…) pero estamos bien”.

Es la sensación general y positiva que vive la Confederación de Empresarios de Albacete, de la que él (Artemio Pérez) es presidente y que, sin ir más lejos, hace muy pocos días (concretamente, el pasado 17 de junio, viernes) vivió una de sus grandes cita con la que supuso la entrega de la XVII edición de sus denominados Premios Empresariales , cita de la que comenzamos hablando.

Afirma que eventos así le llenan de energía positiva y señala que la noche fue “muy emotiva” y que, un año más, sirvió para “reunir a toda la sociedad civil de Albacete (incluidos los Partidos políticos) y todos los que tienen algo que decir en la provincia, y los premiados recogen además con mucha emoción esos reconocimientos que les hacemos”; una cita que es posible gracias a la fidelidad de los patrocinadores que vienen arropando a FEDA ya durante diecisiete años y a los que Artemio tampoco olvida mencionar.

Artemio destaca cómo, en esta XVII edición de los premios se ha incorporado un nuevo galardón (en este caso, ‘A la Responsabilidad Social’ a través de la Obra Social laCaixa), y pone de relieve que esta gala siempre ha intentado reconocer “tanto a empresarios que llevan muchos años trabajando y que han triunfado con sus empresas como a esos nuevos empresarios que están empezando y necesitan ver los valores de esa generación que ya está terminando su labor porque ya la ha hecho y la ha hecho bien”.

Una Confederación ejemplar que ha sabido “hacerse fuerte en la debilidad”

La Confederación de Empresarios de Albacete ha logrado algo casi sublime: hacerse ‘fuerte’ precisamente en los momentos en los que mucha gente afrontaba una mayor debilidad (a causa de la crisis). El propio presidente de FEDA señala que es “un fenómeno extraño, pero que tiene detrás mucho trabajo, mucha dedicación y muchas personas que conforman FEDA”. Recuerda cómo las patronales de otras provincias del país se han visto, por el contrario, muy perjudicadas durante la crisis abocándolas (en algunos casos) incluso al concurso de acreedores, de ahí que se muestre especialmente orgulloso de poder haber contribuido a que la Confederación de Empresarios de Albacete haya sido capaz de hacer frente a la crisis haciendo gala de una gran gestión que se desarrolla (y de manera transparente) en unas formidables instalaciones (Premio Nacional de Arquitectura en 2012) y que se compaginan con todo tipo de servicios puestos a disposición de la provincia y, especialmente, de su tejido empresarial.

La fórmula de ese ‘fenómeno extraño’ que refería puede ser, a buen seguro (y además del excelente equipo de profesionales que conforma la Confederación) el hecho de que su ‘cabeza visible’, Artemio, se ha afanado en dirigirla como lo haría en cualquier empresa, “equilibrando siempre los ingresos con los costes y dando al ciudadano (en este caso, al empresario) un buen servicio”, dice.

Artemio señala que, últimamente, las dificultades que encuentran los empresarios para comenzar la ‘aventura’ de iniciar su propio negocio “es más costosa”, de ahí que FEDA se haya volcado desde hace varios años de manera especial en facilitarles toda la tramitación de lo que precisan para constituirse como empresa, el estudio de la viabilidad de esos negocios e incluso la búsqueda de financiación en entidades financieras; un apoyo general que asegura que se convierte para los empresarios en “un aliento y un apoyo”.

‘La huella’ y ‘la enseñanza’ que deja la crisis

Al preguntarle cuál ha sido ‘la huella’ que la crisis ha dejado en el empresariado de Albacete, el presidente de FEDA apunta que “la huella han sido más de 2.000 empresas que ya no están con nosotros y el hecho de llegar a tener unos 20.000 desempleados; también que ha aumentado el índice de pobreza en la provincia”.

Sobre ‘la enseñanza’ principal que se puede extraer de esta crisis, Artemio asegura que “hemos aprendido a no cometer errores en los tiempos de bonanza, a no especular, a no crear ‘burbujas’, a ser humildes y a siempre trabajar en la economía productiva y no en la especulativa; ése es el mensaje fundamental”.

El hecho de que el empresariado haya sabido dedicarse a ser más competitivos ha contribuido, tal y como destaca el presidente de FEDA, a que “nuestros productos son también más competitivos en otros mercados y podemos vender a mejores precios”, lo que se refleja en resultados tan positivos como el hecho de que “las exportaciones han crecido un 39% en la provincia de Albacete en el primer cuatrimestre del año (ya en 2015 cerramos creciendo entre el 10% y el 11%, y llevamos dos con crecimiento de exportaciones)”.

“No podemos decir que los empresarios le debamos algo a la clase política en la parte que nos corresponde de haber salido de la crisis”

En cuanto a si los empresarios (en quienes, durante lo peor de la crisis, muchos a través de sus discursos han ‘cargado’ con el peso de la responsabilidad de ser los que tenían que sacarnos de esa situación y crear empleo) se han sentido arropados durante los peores momentos por los representantes políticos y las Administraciones, Artemio es tan claro como suele: “No, nos han dado palmadas en la espalda y vaselina, pero nada más”, sonríe.

Reitera que ayuda no han tenido ninguna y puntualiza que, más bien, “sí algún ‘encontronazo’ que otro… no podemos decir que los empresarios le debamos algo a la clase política en la parte que nos corresponde de haber salido de la crisis, no tenemos ningún agradecimiento; simplemente comprensión y, alguna vez, vaselina… nada más; soluciones a nuestros problemas, no”.

Abierto ya el tema ‘política’, ahondamos en la situación que afronta el país (con la mirada puesta en unas nuevas Elecciones Generales este próximo 26 de junio, tras una primera cita con las urnas que no resultó ‘exitosa’ para la configuración de un Gobierno el pasado 20-D). Reitera que “es verdad que la inestabilidad nos crea cierta ‘zozobra’ y cierta inquietud y que para el empresario (sobre todo para el empresario inversor) no es bueno; hay que tener cuidado con estos momentos que vivimos y dar seguridad y confianza”.

Sobre si ya se manejan datos en nuestro país que acrediten unas primeras consecuencias de esa ‘incertidumbre’, Artemio apunta que es bueno que tengamos unos presupuestos en vigor por parte del Estado, pero no evade que ese cierto ‘miedo’ que siente el inversor supone que “entre un 0’8% y un 1% del PIB se ve afectado en el crecimiento de este año (y eso, traducido a la provincia de Albacete, serían 1.000 empleos que podrían verse perjudicados por esa ‘incertidumbre’ nada más)”; no obstante, tranquiliza que habrá descenso del desempleo este año, si bien señala que se deberá “a la propia inercia de los proyectos que están ya en marcha y están bien (gracias, por ejemplo, a las exportaciones, el turismo o nuestra industria agroalimentaria)”.

“Hay que acordarse de cuando hace ya muchos años Suárez dimitió… quizá el 27 de junio tengamos encima de la mesa alguna dimisión para que el país pueda funcionar y conformar Gobierno”

Artemio Pérez es de quienes confía en que esta vez sí la cita con las urnas tendrá como consecuencia la formación de un Gobierno para el país: “Sí, yo soy positivo y creo que será así”, afirma.

Lo razona asegurando que, tras la ‘experiencia’ del 20-D, “ahora la partida tiene las cartas boca arriba; es verdad que ahora en este momento de campaña es cuando más ebullición hay y cuando más mentiras se dicen, pero la verdad está por debajo y lo que ha ocurrido no volverá a ocurrir en este país: tendremos Gobierno después del 26 de junio, porque han aprendido a cómo jugar, antes no sabían”.

Tras esas incluso ‘mentiras’ que, asegura, son propias de las campañas al acecho de arañar votos, otra cosa será tras la jornada posterior a la electoral: “El lunes 27 de junio se ha acabado el juego, las cartas están boca arriba y el país va a tener Gobierno”, reitera.

Recuerda que “hay dos Partidos que ya lo intentaron” por lo que considera que “los que tienen que ceder más son ‘los extremos’ y ‘los personalismos’; hay que acordarse de cuando hace ya muchos años Suárez dimitió… quizá el 27 de junio tengamos encima de la mesa alguna dimisión para que el país pueda funcionar y conformar Gobierno; pero eso, lógicamente, no se puede decir en campaña: si tiene que haber dimisiones, las habrá el 27 porque el país lo necesita, no podemos depender de personalismos; el 27 ya se acabó, no hay más margen, nadie creería a los políticos de lo contrario; algunos tienen que dar pasos atrás”.

“A veces, en una mesa de negociación, se resuelven rápidamente los problemas si no se sienta una persona determinada”

Artemio, presidente de una organización que negocia convenios para nada más y nada menos que a 70.000 trabajadores de la provincia sabe (y bastante) de negociaciones (en muchos casos, complicadas); por eso le preguntamos si da crédito cuando ve que nuestros máximos representantes políticos ni tan siquiera son capaces muchas veces de sentarse en una mesa para negociar.

Explica haber visto en muchas ocasiones cómo “personas importantes ‘se ladeaban’ porque quizá lo más aconsejable para la negociación era que no estuviesen ellas directamente (puede aportar pero, eso sí, desde segunda o tercera línea…), sino que fuese el equipo el que llevase las riendas en la negociación; a veces, en una mesa de negociación, se resuelven rápidamente los problemas si no se sienta una persona determinada; eso es lo que se aprende cuando se negocia desde posturas totalmente opuestas; por eso soy de los que creo que el 27 de junio alguien dará un paso atrás y tendremos Gobierno, y rápido”.

Sobre la irrupción en el panorama electoral de Unidos Podemos de cara a este 26-J, Artemio reconoce que “bastantes empresarios están preocupados, pero por la incertidumbre que crean y por la seguridad jurídica que necesitan las inversiones, los proyectos… el empresario necesita saber qué va a hacer, cuántos impuestos va a pagar y con qué leyes (con qué ‘instrumentos’) y eso, ante un panorama de cambio, da miedo porque no conoces las cartas para jugar…Hablamos de un ‘socio’ (Europa) con el que hay que cumplir; de que no tenemos un Banco Central nuestro, sino que dependemos del ; hablamos de que dependemos de mucha legislación de Europa… son unas cosas tan importantes que el mundo económico, cuando le tocan eso, se pone a pensar qué puede venir y qué puede pasar, y eso no es bueno (nunca ha sido bueno y ahora tampoco)”, analiza.

Sin miedo a una reforma laboral de consenso entre patronal y sindicatos, “pero en ella hay que pensar más en los que no tienen empleo y en cómo facilitar que los empresarios les puedan dar un trabajo”

¿Considera Artemio Pérez que se hace demagogia durante las campañas electorales con las diferentes propuestas que los Partidos hacen en torno a los empresarios y autónomos? “Sí, aquí también nos mienten -responde-; casi todos nos dicen cosas y luego aplican muy pocas; creo que nos convendrían políticos que sean más gestores de lo público (como les corresponde) y que dejen gestionar a lo privado con leyes claras, concretas y pocas”.

Admite que “es verdad que todos quieren apoyar al autónomo y al emprendedor cuando comienza (con ‘tarifas planas’, etc.) pero luego no es así”. Especialmente, el presidente de FEDA se refiere a dos cuestiones que considera que afectan mucho a los empresarios de la provincia de Albacete: “La economía sumergida afecta a muchos sectores y es un problema muy grave; es casi un 30%, en Albacete, un 28% que supone casi 2.000 millones del PIB, más de 800 millones de impuestos, más de 10.000 puestos de trabajo en la provincia; ése es uno de los problemas donde FEDA de manera fuerte pide soluciones”; también señala como vital el tema de “los impuestos que gravan a la producción: la economía productiva no hay que penalizarla con impuestos, hay que llevarlos al nivel medio de Europa (para crear más empleo, producir más bienes y ser más competitivos)”.

En torno a la derogación o no de la reforma (o reformas) laborales que también tiene (desde diferentes ópticas) su cuota importante de protagonismo en campaña, le trasladamos a Artemio la visión que sobre el asunto nos daba hace apenas dos días el secretario regional de la Unión General de Trabajadores de -La Mancha, : se mostraba partidario de la derogación tanto de la reforma laboral del PP (año 2012) como de la del PSOE (año 2010) pero sugería que antes de que esa derogación (y para evitar el vacío legal que se crearía) el Gobierno que saliese de las urnas pidiese la elaboración de la que sería la nueva reforma laboral de España ‘a quienes sabemos de esto’ decía (es decir, que la Patronal y los Sindicatos fueran quienes se sentasen en una mesa y redactasen el documento que se convertiría (al estar apoyado por todos ellos) en la nueva legislación en materia laboral que regiría en el país.

Escuchada esta posibilidad, el presidente de FEDA opina sobre ella que la vería bien, recordando que “la primera de las 22 propuestas que desde la Confederación hemos entregado a los Partidos políticos dice ‘más y mejor diálogo con los agentes sociales’; hemos estado cuatro años con un diálogo bajo mínimos con los agentes sociales y, efectivamente, las reformas laborales han salido sin el consenso de todos; veríamos bien hacer una reforma laboral pactada con los sindicatos; a la reforma laboral no hay que tenerle miedo, pero en ella hay que pensar más en los que no tienen empleo y en cómo facilitar que los empresarios les puedan dar un trabajo; si la reforma laboral incide en eso, es posible que salga una buena reforma laboral entre los sindicatos y los empresarios”, concluye.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrega de los ‘Encuentros Digitales’ de La Cerca que protagoniza Artemio Pérez, presidente de la Confederación de Empresarios de Albacete (FEDA), mediante el vídeo que acompaña a este texto.