La AECC de Albacete, referente a nivel nacional

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) se constituyó en 1953 como entidad social privada sin ánimo de lucro con el propósito principal de luchar contra el cáncer en todas sus modalidades. Desde su nacimiento hasta 1990, la Asociación se fue extendiendo mundialmente, formando parte de la Unión Internacional Contra el Cáncer, y a lo largo de los años se fueron creando por toda España las 52 Juntas Provinciales y las más de 2.000 Juntas Locales que se distribuyen hoy por todo el territorio nacional.

La AECC siempre se ha distinguido por su colaboración con la Sanidad, prueba de ello es que “la primera bomba de cobalto para el tratamiento del cáncer fue traída por la Asociación”, constata , presidente de la Junta provincial de Albacete, señalando que la amplia infraestructura que tiene la Asociación en España le ha permitido una capacidad de penetración a lo largo del país que ha favorecido esa colaboración con la Administración Pública, puesto que la Asociación, a través de sus Juntas Locales, puede llevar sus campañas a pequeños pueblos a los que la Administración no puede llegar.

Orgánicamente, la Junta Provincial de Albacete, igual que la Junta Nacional de Madrid, cuenta con un Consejo Ejecutivo; un Comité Permanente; un Comité Técnico, formado por médicos que determinan las actividades a desarrollar en cada especialidad de la enfermedad; y, además, un Comité de Acción Social, encargado de hacer las actividades de captación de fondos.

Según indica Sánchez Ortega, “somos pioneros a nivel nacional en determinados aspectos, tanto en número de socios como en el ámbito de la investigación, ya que creemos profundamente que si queremos curar el cáncer hay que investigar para conocer su origen, poner remedios y hacer campañas de prevención”, subraya el Presidente.

Albacete, pionera en la lucha de la enfermedad

En marzo de 2007 se puso en marcha en Albacete la primera Unidad de Investigación Oncológica de la AECC integrada en un hospital, que tendrá una duración de 5 años y será cofinanciada por la Junta Provincial de Albacete al 50% con la consejería de Sanidad y la Universidad regional.

La Fundación Científica de la AECC, cuyo fin es la investigación oncológica en España, presenta a convocatoria nacional la adjudicación de proyectos, los cuales la Junta Provincial de Albacete viene financiando desde hace cuatro años, al margen de esta Unidad que se está desarrollando en el Hospital de Albacete.

La Fundación tiene previsto impulsar tres Unidades de Investigación en distintas regiones de España y, tras una labor de tres años, la de Albacete es la primera que ha sido puesta en marcha, de momento en unos laboratorios cedidos por la Facultad de Medicina pero se ubicará definitivamente en un edificio anexo al Hospital General Universitario de Albacete cuya construcción es inminente.

Inicialmente se han abierto dos líneas de investigación dirigidas por los doctores Enrique Poblet y Jorge Laborda. La Unidad contará con un total de doce investigadores con el oncólogo Alberto Ocaña como coordinador e integrador de esta Unidad con el área clínica.

En opinión de Andrés Sánchez Ortega, la Fundación se decantó por nuestra ciudad porque reunía todos los requisitos fundamentales, “poseer una Junta Provincial capaz de desarrollar el proyecto y un hospital importante que ya estuviera trabajando en investigación oncológica, ya que se trata de una Unidad de Investigación traslacional, es decir, que acerca los avances de la investigación al paciente, por lo que “es necesario un entronque entre la Unidad de Investigación y todos los profesionales, por ello es fundamental ponerla en un hospital importante con servicios”, señala.

Investigación, la asignatura pendiente

Una opinión muy generalizada, no sólo entre los profesionales de la investigación, es que en España se dedica poco esfuerzo económico al campo de la investigación, a lo que Andrés Sánchez Ortega añade que lo peor de todo es que todo el mundo lo reconoce pero nadie le pone solución.

A pesar de ello, muestra su satisfacción con la actitud adoptada por el presidente de nuestra Comunidad Autónoma: “El presidente Barreda está muy comprometido con la investigación, y concretamente con la investigación oncológica; reconoce la necesidad que existe y está demostrando tener una buena disposición para darle solución, por lo que indudablemente no solamente apoyará nuestro proyecto de la Unidad de Investigación Oncológica que se ha puesto en marcha en el Hospital General Universitario de Albacete sino cualquier otro proyecto que le pongan sobre la mesa”, asegura, para matizar que hasta ahora “ha sido la iniciativa privada la que más ha estado tirando del carro pero, poco a poco, debemos ir empujando a la Administración Pública para que tome conciencia de la importancia que tiene la investigación para seguir avanzando en la curación del cáncer y, por tanto, en la prevención”, asevera.

Además, añade, uno de los problemas existentes en nuestro país en torno a la investigación es la falta de capital humano, debido en gran parte al poco presupuesto que se destina a este campo, y prueba de ello es que, según confiesa Sánchez Ortega, no fue fácil encontrar el investigador principal de la Unidad de Investigación Oncológica de Albacete, “del mismo modo que está ocurriendo en Murcia, donde ya está firmado el convenio para la segunda Unidad de Investigación de España, pero todavía está en fase de encontrar el investigador idóneo”, añade.

No obstante, el presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer en la provincia de Albacete, Andrés Sánchez Ortega, ve el futuro de la investigación en nuestro país con gran optimismo: “España está camino de la investigación y cada día que pasa se irán consiguiendo cosas nuevas. No cabe la menor duda de que los pasos que se han dado están ahí y eso va a crear una escuela”, garantiza, poniendo como ejemplo la vuelta a España del oncólogo español Mariano Barbacid, director del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas y miembro del Comité Técnico de la Junta Nacional de la Asociación Española Contra el Cáncer.

El ánimo del paciente constituye un valor importantísimo en la curación de la enfermedad

Socialmente, la enfermedad del cáncer ha tenido siempre unas connotaciones muy negativas, probablemente por el desarrollo traumático y agresivo tanto de la enfermedad en sí como de sus tratamientos de curación.

En opinión del presidente de la Asociación, poco a poco se ha ido extinguiendo el concepto del cáncer como una palabra tabú aunque, bajo su punto de vista, todavía queda mucho camino por recorrer.

Sánchez Ortega achaca el temor que inspira la enfermedad, en gran medida, a la manera de transmitir la información a los pacientes y sus familiares, mostrándose totalmente convencido de que el paciente debe saber la enfermedad que tiene, puesto que “el 60% de la curación de esta enfermedad se debe al ánimo y la colaboración del paciente”, señala, para añadir que tanto el paciente como sus familiares deben recibir la información adecuadamente, con franqueza pero con suavidad. Por ello, para el Presidente, lo ideal sería atender psicológicamente al enfermo de cáncer desde el momento en el que se le diagnostica la enfermedad, ya que el ánimo del paciente, junto con el tratamiento adecuado, es fundamental para la curación. Andrés manifiesta un gran optimismo al respecto de la curación de la enfermedad manifestando que “mientras hay vida hay esperanza y el cáncer es una enfermedad curable en porcentajes altísimos”, subraya.

Importante apoyo social

Andrés Sánchez Ortega manifiesta que la Junta Provincial de Albacete cubre los presupuestos que el tesorero realiza a finales de año para programar las actividades del siguiente ejercicio con los ingresos fijos que proceden de los socios, “cuyo número es superior al de cualquier Junta del resto de España”, significa, añadiendo otro tipo de aportaciones como son los donativos, a veces anónimos, o los ingresos de las cuestaciones realizadas en 86 pueblos de la provincia, que este año se realizará en Albacete el 11 de septiembre y en la que calcula que se conseguirán alrededor de nueve millones de las antiguas pesetas.

Otros medios para la captación de fondos son las huchas de establecimiento o la exposición de pintores manchegos que cada primavera se realiza en Caja Castilla La Mancha. En esta misma línea, del 26 de noviembre al 2 de diciembre, tendrá lugar en la sala de exposiciones de la CCM de Albacete una exposición del artista Ricardo Avendaño, organizada y patrocinada por el Grupo de Comunicación la CERCA y de la que el 50% de los ingresos se destinará a la Asociación.

Por otra parte, la Junta Provincial de la Asociación en Albacete cuenta con las aportaciones de entidades privadas, como las Obras Sociales de las Cajas de Ahorros, por ejemplo, Caja Castilla La Mancha y La Caixa, y con subvenciones de la Administración Pública, existiendo importantes aportaciones por parte del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, la Diputación de Albacete, los ayuntamientos y la Consejería de Sanidad, que concretamente financia muchas actividades como el programa de detención precoz de cáncer de mama o el piso de acogida de la Asociación, ubicado en la carretera de Valencia, a 200 metros del hospital, en el que “los pacientes que vienen a recibir tratamientos y sus familiares cuentan con todas las comodidades que tiene cualquier enfermo que vive en Albacete capital”, detalla.

El presidente de la Junta Provincial de Albacete insiste en que, para resolver el problema del cáncer, se necesitan unos medios que lamentablemente son costosísimos, especialmente en el campo de la investigación.

El voluntariado, una aportación inestimable

Desde su creación, la Asociación ha dado siempre una gran importancia al voluntariado y sigue potenciándolo, ya que la gran labor que realizan estas personas, que trabajan sin remuneración económica, es fundamental puesto que, a parte del valor moral que representa para la persona en sí, también tiene un gran valor económico evitando un gasto a la Asociación.

En Albacete, la Asociación Española Contra el Cáncer cuenta a nivel provincial con unos 200 voluntarios, de los que Sánchez Ortega resalta su carácter cumplidor, ya que “están totalmente convencidos de que reciben más de lo que dan”, considera, elogiando su actividad que abarca distintas facetas.

Campañas de prevención

Para divulgar sus recomendaciones entre la sociedad, la Asociación realiza a lo largo del año varias campañas dirigidas al público en general. El 4 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer, se desarrolla una campaña dedicada a un tipo de cáncer determinado cada año, además de las que se repiten todos los años como la campaña de prevención del sol antes de llegar la época estival o la campaña del Día Mundial sin Tabaco, en la que se reparten caramelos y fruta y se ofrece información sobre las ventajas de dejar de fumar.

Andrés muestra su firme convencimiento de la importancia que tienen las campañas en los colegios para evitar los problemas de cáncer en el futuro: “Es primordial empezar a sembrar en los niños quienes, además, lo transmiten a la familia”, señala, precisando que ya se ha realizado en 10 colegios la campaña ‘Los niños de hoy, el mundo de mañana’, con la que se pretende alejar a los niños de malos hábitos como tomar el sol sin protección, el tabaco, el alcohol y la mala alimentación. Con la misma intención, se ha iniciado otra campaña en algunos institutos en los que mediante un grafito dibujado en el patio del recreo los chicos tienen presente este mensaje.

Sánchez Ortega incide en la importancia de las campañas dirigidas a niños y adolescentes, “ya que cuando los hábitos de las personas ya están creados es muy difícil cambiarlos y es en la última etapa de la vida cuando aparecen las consecuencias”, advierte, para añadir que, de las tres etapas de la vida de una persona (infancia, madurez y senectud), “tenemos que sembrar abajo y ayudar en la tercera etapa mientras que a la segunda, si las personas no tienen una mala situación física, nos cuesta más trabajo llegar”, considera, poniendo como ejemplo los cursos gratuitos de deshabituación del tabaco, en los que “del 80% de las personas que al finalizar el curso han conseguido abandonar este hábito, en el seguimiento anual sólo el 31% continúa sin fumar”, argumenta.

En cuanto a la Ley Antitabaco, Andrés manifiesta que desde que entró en vigor no ha disminuido mucho el tabaquismo porque, bajo su punto de vista, se debería haber prohibido fumar en cualquier lugar público, ”sin restricciones, aludiendo a los derechos que tienen los fumadores pasivos, especialmente los niños, y realizando una llamada de alerta a todas las mujeres en estado de gestación para advertirles de los efectos nocivos del humo en el feto”, concluye Andrés Sánchez.

El Hospital General Universitario de Albacete está a la cabeza en el tratamiento de la enfermedad

Desde la AECC se insiste cada día más en la prevención y detención precoz de la enfermedad, para lo que es tan importante educar a la población sobre los síntomas de alerta para realizar diagnósticos a tiempo como evitar demoras en los tratamientos.

En este sentido, desde el punto de vista de Andrés Sánchez Ortega, la Sanidad Pública atiende bastante bien a los enfermos de cáncer, ya que cuando en los programas de detención precoz que se realizan en la Asociación se detecta algún indicio de la enfermedad se deriva al paciente al hospital, donde en un plazo máximo de cinco días es atendido.

Por otra parte, en opinión del Presidente, los tratamientos que se llevan a cabo en el Hospital General Universitario de Albacete son tan modernos y eficaces como los que se aplican en cualquier hospital del resto de España. No obstante, añade, hace año y medio se aprobó un decreto por el que los pacientes tienen derecho a pedir una segunda opinión donde crean oportuno, de manera que los enfermos tienen libertad para ser tratados en la comunidad autónoma cuyos tratamientos les merezcan más confianza y garantía.