Ley de Derechos y Deberes en materia de Salud de C-LM

El consejero de Salud y Bienestar Social de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Fernando Lamata, ha destacado la importancia de la nueva Ley de Derechos y Deberes en materia de Salud de la región, presentada en el último debate del Estado de la Región, señalando que “se trata de una de las normativas más avanzadas de este tipo que existen en España y en Europa”. Prueba de ello, es que esta iniciativa ha sido incluso galardonada con un premio nacional a la mejor idea de política sanitaria en 2009.

Fernando Lamata explicaba que el proyecto de Ley ya está entregado en las Cortes de Castilla-La Mancha. El siguiente paso será por tanto debatirlo durante el primer semestre del año para que el Parlamento Autonómico pueda aprobarlo antes del verano de 2010.

Una Ley que “pretende mejorar la calidad de la atención sanitaria en Castilla-La Mancha y contribuir a la consolidación de Sistema Nacional de Salud”, según apuntaba Fernando Lamata.

El consejero de Salud y Bienestar Social destacaba que “se trata de una Ley que quiere mirar hacia el Siglo XXI, proyectando hacia el futuro la calidad que ya tenemos en nuestro sistema sanitario y adaptándose a la nueva realidad de Castilla-La Mancha”.

En este sentido, Lamata señalaba que se han producido importantes cambios que afectan al sistema sanitario como por ejemplo el aumento de la esperanza de vida entre la población o el paso de enfermedades agudas y de episodios cortos a enfermedades crónicas. Por este motivo, “debemos enseñar a los ciudadanos a cuidar su salud, ayudándoles además a utilizar mejor nuestro sistema sanitario de la mano de las nuevas tecnologías, apostando por una atención virtual”, según apuntaba. Aspectos que se tendrán en cuenta en esta nueva Ley de Derechos y Deberes en materia de Salud de Castilla-La Mancha.

El consejero de Salud y Bienestar Social señalaba que con esta Ley habrá más derechos pero también más deberes, tanto para los profesionales sanitarios como para los pacientes, en la responsabilidad de cuidar la salud de los ciudadanos y de utilizar bien el sistema sanitario.

Plan de Salud y Bienestar Social (2011-2020)

Desde el Gobierno regional se está trabajando además en un proyecto novedoso y pionero a nivel nacional y europeo como es el Plan de Salud y Bienestar Social (2011-2020), con el objetivo de planificar, de manera conjunta e integral, las políticas sociosanitarias de la región durante los próximos 10 años. Lamata explicaba que, además de la Ley de Derechos y Deberes en materia de Salud de C-LM, en 2010 se desarrollará una Ley de Servicios Sociales, siendo el nuevo Plan de Salud y Bienestar Social el paraguas donde se integrarán estas dos normativas.

En este sentido, el Consejero destacaba que es necesario que los servicios sanitarios y sociales vayan de la mano para ofrecer un servicio de mayor calidad a los ciudadanos.

En definitiva, este nuevo Plan servirá de instrumento de fijación de objetivos, estrategias, procedimientos y acciones dentro del nuevo espacio socio-sanitario de la región.

Proyectos sociosanitarios para la provincia de Albacete en 2010

En relación a los proyectos sociosanitarios que la consejería de Salud y Bienestar Social tiene previsto poner en marcha en la provincia de Albacete durante 2010, Lamata señalaba que en el ámbito de la Sanidad esperan poder sacar a concurso y empezar a invertir en el Plan Director del Complejo Hospitalarío de Albacete para poder llevar a cabo una gran remodelación y ampliación del mismo. En un futuro más inmediato, se inaugurarán nuevos centros de salud en la provincia, y en la capital se están redactando ya proyectos para el Centro de Salud número 9 y 10. Además, ya está en marcha el concurso de obra del Centro sanitario de Caudete y muy pronto estará listo el de Balazote.

Gracias al impulso de la Junta, en los dos últimos años se han puesto en marcha 36 nuevos centros sociosanitarios en la provincia de Albacete.

En el ámbito social, Lamata destacaba dos residencias para personas con discapacidad intelectual, así como cuatro nuevas residencias para mayores y centros de día en la provincia de Albacete.

En este sentido, el consejero señalaba que la crisis económica ha motivado que el Gobierno regional haga un mayor esfuerzo inversor para reforzar las políticas sociales y sanitarias en la provincia de Albacete, así como en el resto de C-LM, durante el pasado año y también en 2010.

C-LM es la primera región en cobertura de plazas residenciales públicas y plazas temporales del país

Castilla-La Mancha es pionera en la atención de personas mayores de 65 años, siendo una de las tres regiones de España con mayor cobertura de plazas residenciales junto con Aragón y Castilla y León, con 6,4 plazas por cada 100 personas mayores, muy por encima de la media nacional y de la Unión Europea. Fernando Lamata destacaba la importante labor que realizan los profesionales que se dedican al cuidado de las personas mayores en las residencias y Centros de Día de la región, así como los voluntarios que ofrecen su tiempo de manera desinteresada, con más de 30.000 personas que realizan labores de acompañamiento.

En relación a las instalaciones, el consejero de Salud y Bienestar Social explicaba que Castilla-La Mancha es la primera comunidad autónoma en cobertura de plazas residenciales públicas y plazas temporales, y la segunda en cobertura total de servicios sociales para personas mayores, teniendo en cuenta la ayuda a domicilio, el servicio de teleasistencia, las estancias diurnas y las plazas en centros residenciales, con un índice del 23,8%, muy por encima de la media nacional, según datos del último estudio del Observatorio de Mayores de 2008.

En los dos últimos años, en la provincia de Albacete se han destinado 2,9 millones de euros del Plan E para realizar obras de mejora en siete centros y ocho residencias de personas mayores.

A nivel regional, se han incrementado las plazas residenciales un 24% en los últimos dos años, con 37.000 beneficiarios de teleasistencia y 31.000 de ayuda a domicilio. Además, 29.000 personas mayores utilizan el transporte interurbano gratuito y 60.000 viudas y pensionistas disfrutan de las ayudas complementarias que concede el Gobierno regional.

Pioneros en la aplicación de la Ley de Dependencia

Desde que la Ley de Dependencia entrara en vigor hace tres años, C-LM se ha situado en una posición privilegiada con respecto al resto de comunidades autónomas del país, siendo la quinta en cuanto al número de beneficiarios con derecho a prestación por cada 1.000 habitantes, y la sexta en dictámenes de grado y nivel emitidos.

A nivel regional, 25.000 personas se están beneficiando de las prestaciones de la Ley de Dependencia, 5.000 de ellas en la provincia de Albacete, con una inversión total de más de 240 millones de euros. Según explicaba, “esta Ley transforma prestaciones graciables en un derecho ciudadano, lo que supone una clara conquista social que cobra todavía una mayor importancia al desarrollarse en época de dificultades económicas”.

En definitiva, el Consejero considera que la puesta en marcha de la Ley de Dependencia ha tenido una doble importancia: la atención directa a los beneficiarios y un impulso para que todas las políticas de servicios sociales se consoliden como un derecho ciudadano.

En la futura Ley de Servicios Sociales de C-LM, además de incluir a las personas dependientes, otros colectivos con necesidades de las región podrán disfrutar, como un derecho más, de determinadas prestaciones sociales.

En relación al impacto de esta Ley en el mercado laboral, Lamata apuntaba que se han creado cerca de 20.000 puestos de trabajo en C-LM, entre directos e indirectos.

Plan de Salud Mental de Castilla-La Mancha

Fernando Lamata considera que se están cumpliendo los objetivos previstos en el actual Plan de Salud Mental de Castilla-La Mancha (2005-2010), teniendo en cuenta las dificultades que entrañan las enfermedades mentales, sobre todo en lo que a reconocimiento, aceptación y comunicación de la misma se refiere.

En lo que respecta al nuevo Plan de Salud Mental, con vigencia hasta 2020, el Consejero apuntaba que seguirán trabajando en la misma línea, potenciando el diagnóstico precoz y la atención temprana para mejorar la atención integral de las personas con enfermedad mental.

En este sentido, Lamata destacaba una estrecha colaboración con los centros educativos para detectar de manera precoz, en la infancia y la juventud, cualquier tipo de enfermedad mental y poder ofrecer así una respuesta rápida y eficaz.

Impulsar la investigación de las causas de estas patologías y los distintos programas de atención, fomentar la integración social, y consolidar todos los recursos y dispositivos dedicados a las personas con enfermedades de larga duración, son otros de los grandes retos que persigue este nuevo Plan de Salud Mental de C-LM.

Una vez más, desde el Gobierno regional se trabajará para prevenir el estigma y luchar contra los estereotipos sociales y la discriminación hacia este colectivo. “La enfermedad mental es una enfermedad más y nos puede pasar a cualquiera. Lo importante es que en casi todos los casos tiene curación y en todos ellos una posibilidad de mejoría notable”, añadía el consejero de Salud y Bienestar Social.

En los últimos 10 años, se han creado 1.000 nuevas plazas en Castilla-La Mancha para atender a las personas con enfermedad mental en los distintos dispositivos asistenciales, residenciales y de rehabilitación psicosocial, convirtiéndose así la red de recursos de salud mental de nuestra región en una de las más completas de España, con más de un millar de profesionales.

En la actualidad, desde la Fundación Sociosanitaria de Integración Sociolaboral del Enfermo Mental (FISLEM), dependiente del Gobierno de C-LM, en la región existe una red de recursos compuesta por 19 centros de rehabilitación psicosocial y laboral, con 1.240 plazas, 34 viviendas y 3 residencias comunitarias, 16 equipos de inserción sociolaboral, 13 centros de formación para el empleo, un programa de ocio y tiempo libre, 9 centros especiales de empleo, un programa de integración social y 10 programas de empleo con apoyo.

Con el objetivo de incrementar los diferentes programas destinados a la atención de personas con enfermedad mental y otros colectivos en riesgo de exclusión social, el Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Fundación FISLEM, incrementará su presupuesto en 2010 en más de un 10%, lo que supone un importe total que supera los 24 millones de euros.

Además, nuestra región dispone de una Carta Sectorial de Servicios de Salud Mental en la que se establecen los derechos y deberes de las personas que acceden a los recursos de este área. Una Carta donde se fijan también los estándares de calidad que deben regir en el funcionamiento de los dispositivos destinados a atender y rehabilitar, social y laboralmente, a las personas con enfermedad mental de Castilla-La Mancha y dar apoyo a sus familiares.

Rápida y eficaz actuación en C-LM ante la Gripe A

El 2009 ha estado marcado por la llegada de la Gripe A a nuestro país. Según apuntaba Fernando Lamata, la capacidad de reacción de los profesionales sanitarios de Castilla-La Mancha ha sido rápida y eficaz desde el primer momento, teniendo en cuenta que el primer caso de Europa se diagnosticó en la localidad albaceteña de Almansa, un día después de que la Organización Mundial de la Salud decretara la alerta mundial.

En este sentido, el consejero de Salud y Bienestar Social destacaba la existencia de un sistema de atención primaria ágil en la región a la hora de confirmar y tratar todos los casos de este nuevo virus. “Una actuación ejemplar y un modelo de respuesta eficaz que ha dado seguridad y ha proporcionado los medios necesarios a todos los ciudadanos”, añadía Lamata.

La tasa de incidencia de la Gripe A en nuestra región a finales del pasado año se situaba en los 280 casos por cada 100.000 habitantes, muy por debajo de la media nacional. Según las últimas estimaciones, más de 62.800 personas han sido contagiadas en Castilla-La Mancha por este nuevo virus.

El Consejero señalaba que, por suerte, el virus ha sido menos grave de lo que se pensaba en un principio, con una tasa de mortalidad parecida a la de la gripe estacional.

Según apuntaba el consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, en estos momentos la situación está controlada, desde el punto de vista sanitario, ya que la curva de la primera fase de la pandemia ha pasado en España y en Europa y las tasas han disminuído considerablemente.

A pesar de ello, desde el Gobierno regional han anunciado que seguirán vigilando por si se produjeran nuevos casos en los meses que quedan de invierno.

El Gobierno regional envía ayuda humanitaria y de emergencia a Haití tras el devastador terremoto

Tras la catástrofe que ha provocado en Haití el terremoto de 7 grados en la escala Richter, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha enviado ayuda humanitaria y de emergencia. Tras un primer momento de evaluación, la consejería de Salud y Bienestar Social determinará las posibilidades de actuación. Según explicaba Fernando Lamata, la primera respuesta inmediata ha sido el envío de cuatro miembros de Bomberos sin Fronteras de Castilla-La Mancha, tres de ellos de Albacete y uno de Cuenca.

La segunda petición, ya aprobada, ha sido de Cruz Roja Internacional, a través de la demarcación de Castilla-La Mancha, por valor de 100.000 euros, para colaborar en un envío pendiente. La consejería de Salud y Bienestar Social dispone de una partida para ayudas de emergencia de hasta cuatro millones de euros para atender las peticiones de las distintas entidades que tienen presencia en la región y que están operando sobre el terreno para cubrir las necesidades de acción inmediata. Posteriormente, los recursos económicos recaudados en los siguientes meses se canalizarán a través de la Fundación Castellano-Manchega de Cooperación para que las ONG de la región puedan contribuir a la reconstrucción de Haití. En estos momentos, la Junta tiene en marcha un total de tres acciones humanitarias y de emergencia para paliar los efectos de los huracanes Ike, Gustav y Hanna que asolaron el Caribe en 2008, y están desarrollando tres proyectos de Cooperación en la zona, con un coste total que supera los 810.000 euros.