Base de las Brigadas Internacionales

La Base Aérea de Los Llanos de Albacete fue inaugurada el 22 de Abril de 1929 como Aeródromo de la Escuela de Pilotos de la Compañía Española de Aviación, aunque se instaló en 1928 para entrenamiento civil. En ella se instruyeron pilotos militares y navales en aviones AVRO 504J y BRISTOL.

De 1932 a 1936 la Base se cerró y cinco años después se establecía en ella el Estado Mayor de la Aviación Republicana, convirtiéndose en base de las Brigadas Internacionales.

Al finalizar la Guerra Civil, la Base es adquirida por el Ejército del Aire y se establece la 13ª Escuadra Estratégica con bombarderos Katiuskas, que pasa a ser Ala 26 de bombardeo ligero el 1 de marzo de 1957.

El 1 de agosto de 1962, el Ala 26 se transforma en el Ala 37 de transporte con aviones DC-3 y un año más tarde ya contaba con 25 aeronaves. En marzo de 1974 desaparece la Aviación de Transporte en Albacete y se instala aquí la Aviación de Combate.

Por las buenas condiciones geoestratégicas, el Mando decide ceder los nuevos cazas Mirage F-1 a la Base de Los Llanos, creándose el Ala 14.

El 18 de junio de 1975, recibe los primeros aviones y se construyen los dos escuadrones del Ala 14: el escuadrón 141, el 18 de junio de 1975, y el 142, el 1 de abril de 1980.

Con el nuevo material aéreo, se vio la necesidad de transformar la Base, creándose nuevas instalaciones y servicios y configurándose así la actual fisonomía que tiene la Base albacetense.

Debido a un retraso con el nuevo caza europeo EF-2000 (Eurofighter), el Mirage F-1 sufrió una modernización que aseguró su capacidad operativa en primera línea de la aviación de combate hasta los primeros años del siglo XXI, puesto que algunos de los EF-2000 contratados por España servirán en la Base Aérea de los Llanos.

El Ala 14 depende del Mando Aéreo del Estrecho, aunque el Escuadrón 141 tiene una dependencia permanente del Mando Operativo Aéreo. La Base Aérea de Los Llanos está encuadrada en la 2ª Región Aérea.

La Base Aérea de Los Llanos está formada por dos escuadrones de Mirage F-1 y las secciones de Alerta y Operaciones:

El escuadrón 141 (llamados entre ellos coloquialmente “Perros”) fue el primero que se creó para los primeros aviones Mirage F-1 que recibió el Ejército del Aire, el 18 de junio de 1975.

Esta unidad está permanentemente asignada al Mando Aéreo de Combate. Su misión principal es la de interceptación con tiempo despejado (ITD) y, de forma secundaria, este escuadrón lleva a cabo tareas de cazabombardero (CBA), interdicción aérea (IA) y guerra electrónica (GE).

Posteriormente, el 1 de abril de 1980, se creó el escuadrón 142 (llamados entre ellos coloquialmente  “Tigres”), cuya misión es la interceptación con tiempo despejado (ITD) y de cazabombardero (CBA), además de encargarse de la conversión al F-1 y del adiestramiento de los pilotos destinados a este avión.

La sección de Alerta es la encargada de tener operativos y en vuelo a los cazas en un plazo de entre cinco minutos y una hora para que, en caso de alerta, los cazas estén en vuelo en pocos minutos y sus pilotos preparados para cumplir cualquier misión que se les encomiende. 

El actual Mirage F-1 está preparado para participar en cualquier operación

La Base Aérea, según nos informa el coronel Orlando Fernández, cuenta actualmente con 45 aviones ya que hay algunos en proceso de baja. El avión Mirage F-1, de 3.000 kilos de peso, 7.840 kilos de empuje y capaz de alcanzar 2,1 Mach -la barrera del sonido-, llegó a España en 1970 y ha experimentado varias modernizaciones.

Bajo el punto de vista del Coronel, “el actual Mirage F-1 tiene mucho que ver con el que vino pero en lo que a aviótica se refiere supera al originario porque se han modernizado una serie de sistemas que le permiten estar preparado para participar en cualquier operación”, asegura, para incidir en que con la evolución de las operaciones se hubiera quedado obsoleto si no se hubiera hecho esta modernización.

La mayor parte de las misiones son de entrenamiento y, en menor medida, de identificación de trazas desconocidas. Puesto que el sistema de radares en tierra identifica a los aviones mediante planes de vuelo y una serie de sistemas, es poco frecuente que haya que salir a identificar, por lo que la mayor parte de los vuelos obedecen a motivos de entrenamiento.

Otra de las misiones de esta Policía Aérea en tiempo de paz es el apoyo a la aviación civil cuando algún avión se pierde. Los aviones comerciales ya tienen muchos sistemas redundantes, por lo que es más frecuente prestar apoyo a aviones pequeños o de aviación privada.

Así mismo en Albacete se realizan labores de mantenimiento. Estas se dividen en cuatro escalones -en función del grado de complejidad y del grado de preparación que se realice del aparato- de los cuales, los dos primeros grados, y en algunos casos también el tercero, se llevan a cabo en la Base Aérea de Albacete, lo que supone que haya siempre un mantenimiento suficiente para mantener la operatividad. A partir del tercer nivel de mantenimiento, que ya es un poco industrial, se responsabiliza la Maestranza, que aporta un apoyo constante: “La gran visita la ha hecho la Maestranza que también apoya en algunas inspecciones y en cuestión de abastecimientos lleva también todo lo que es el material”, determina el Coronel.

Orlando Fernández, nuevo coronel de la Base Aérea de Los Llanos y jefe del Ala 14

El pasado 11 de julio, el coronel Orlando Fernández tomó posesión, en sustitución del coronel Félix Sahagún Schwartz, de la jefatura de la Base Aérea de Los Llanos y del Ala 14.

El coronel Orlando Fernández pertenece a una de las siete promociones que hizo el Centro de Selección de la Academia General del Aire de Granada. Tras un año en Talavera, en el Curso de Reactores que se llamaba antes, hoy Curso de Caza y Ataque, en 1981 vino destinado por primera vez a Albacete, donde fue ascendido a comandante en 1989, ejerciendo en el último año y medio de su destino en Albacete como jefe del 141 Escuadrón. Después de 10 años en Albacete, en noviembre de 1991 fue destinado a la Base Aérea de Torrejón, al Centro Logístico de Armamento y Experimentación, CLAEX, centro dedicado a ensayos en vuelo, donde permaneció 7 años hasta que pasó al Mando Aéreo de Combate, también en la Base Aérea de Torrejón.

Entre 2000 y 2003 estuvo en el Cuartel Sur de la OTAN en Nápoles, desde donde regresó al Mando Aéreo de Combate hasta que en julio de 2006 era nuevamente destinado a la Base Aérea de Los Llanos.

En su vida personal, el coronel Orlando Fernández ha estado siempre muy vinculado a la ciudad de Albacete. Casado con una mujer albaceteña y después de una estancia de 10 años en la ciudad, ha continuado haciendo visitas a Albacete, prácticamente todos los meses, por lo que ya lo considera “su tierra”. El coronel Orlando Fernández manifiesta que en la reducida semana que coincidió con el coronel saliente, Félix Sahagún, “las autoridades me recibieron con los brazos abiertos y pude observar que Félix Sahagún no estaba dejando autoridades, sino verdaderos amigos; espero que cuando yo me vaya sigamos manteniendo o mejorando esa amistad para el nuevo coronel porque la relación con las autoridades civiles en Albacete es excelente e inmejorable”, destaca el Coronel.

Importante labor dentro del operativo de Defensa

La Base Aérea de Los Llanos desempeña una importante labor dentro del operativo de Defensa, ya que junto a las de Zaragoza, Torrejón, Morón y la Base de Gando en Canarias, “Albacete es una de las Bases principales de defensa”, afirma el coronel Orlando Fernández, destacando que es la contribución que hace España a la OTAN, “a la que se le ofrecen una serie de escuadrones que deben cumplir unos estándares exigidos y que la OTAN comprueba periódicamente, por ejemplo aquí hubo una evaluación en 2005 que se pasó perfectamente”, certifica el Coronel.

Además, añade Orlando Fernández, dos aviones están 24 horas al día, 7 días a la semana, en permanente alerta para despegar en 5 minutos ante cualquier eventualidad.

Actualmente, dentro del marco de la defensa aérea integrada de la OTAN, el Ejército del Aire español está haciendo en Lituania una misión de Policía Aérea.

Dado que los países Bálticos no tienen fuerza para hacer esa tarea, en su día se la solicitaron a la OTAN, que decidió dar cobertura de Policía Aérea a esos países por turnos rotatorios, primero de tres meses y ahora de cuatro. España se encuentra en el bloque 10, es decir, ya ha habido 9 países anteriormente que han hecho esta función.

En esta misión, que empezó el 1 de agosto y finalizará el 30 de noviembre, del Ala 14 están participando 59 personas, entre ellas 9 pilotos, uno de ellos como jefe de destacamento y el resto de personal es de apoyo para cubrir el servicio - pilotos, mecánicos, armeros, personal de combustible, personal de apoyo, personal sanitario, etc.-.

En realidad, “la misión en Lituania es exactamente la misma que la de la Base Aérea de Los Llanos, Policía Aérea: 24 horas, 7 días a la semana, dos aviones permanentemente alerta”, define el coronel Orlando Fernández, jefe de la Base Aérea de Los Llanos y del Ala 14.

Más de 1.000 personas al servicio de los vuelos

La Base Aérea de Los Llanos de Albacete es como una “pequeña ciudad” en la que trabajan más de 1.000 personas (73 oficiales, 468 suboficiales, unos 132 trabajadores en personal laboral civil y 427 de personal de tropa). El personal de tropa es un poco variable porque suelen salir al año 11 convocatorias y siempre llega gente nueva, bien por medio de promoción interna, o bien, tropa que se presenta a la Academia de Suboficiales; además de los que, una vez cumplido el compromiso, se van o presentan solicitudes para Guardia Civil o Policía Nacional. Por esto en cuanto al personal de tropa hay más movimiento y varían bastante los números, aunque se mantienen siempre entre 400 y 420. Para el coronel Orlando Fernández, “el personal es suficiente y las plantillas están bien cubiertas”, estima, admitiendo que hay temporadas en las que hay más trabajo y otras en las que están más relajados, “pero con el personal que se tiene hay que cumplir la misión y sacar las cosas adelante”, matiza resignado.

El trabajo de la Base comienza normalmente a las 8 de la mañana pero hay personas –personal de talleres, personal de línea- que entran media hora antes para poder hacer los despegues a la hora adecuada “porque la misión de la Base Aérea es el vuelo, aquí estamos 1.100 personas con la misión de que los aviones cuando tengan que volar, vuelen”, afirma el Coronel.

Existen dos periodos de vuelo de instrucción, manteniéndose la alerta diaria, y algunos días de la semana, dependiendo de la programación, también hay vuelos nocturnos.

El coronel Orlando Fernández resume la actividad de la Base en “un proceso laborioso que exige un seguimiento de procedimientos de forma meticulosa y sin dejar nada al azar. Desde el punto de vista del trabajo de mantenimiento, después que el mecánico de línea pone el avión en vuelo para salir, posteriormente el piloto pasa otra revisión con el mecánico en línea, una inspección interior y, una vez puesto en marcha, se pasa una serie de test y antes de pista otra serie de chequeos”, especifica el Coronel.

Se prevé la llegada del Eurofighter en 2012

En la actualidad, existe un plan de implementación de la flota del Eurofighter en España pero, según nos informa el coronel Orlando Fernández, “todavía hay decisiones políticas pendientes y ese plan puede sufrir modificaciones”.

La idea inicial es que la flota española del Eurofighter sea de 87 aviones, con 3 escuadrones en Morón y 2 en la Base Aérea de Los Llanos, es decir, “en un futuro habrá en Albacete del orden de 45 aviones, más o menos lo mismo que ahora”, presupone el Coronel, cerciorando que la aviación española actualmente ya cuenta con 15 aviones de este tipo.

En 2012 está prevista la transformación de la Unidad y la transferencia de un tipo de avión a otro, por lo que está programado adecuar la Base y sus infraestructuras a la llegada del nuevo avión.

En su día los aviones se concebían para realizar misiones concretas: misiones de aire-suelo, es decir, de ataque o misiones de aire-aire (defensa) y era muy difícil, por ejemplo, que un avión de defensa aérea pudiera hacer un ataque al suelo. Sin embargo, hoy en día los aviones pueden realizar muchos papeles aunque básicamente la función del Eurofighter es de defensa aérea, es decir, no tienen un papel inicial de ataque.

Mientras que en los aviones de la generación anterior, continúa el Coronel, “los sistemas son dependientes y el piloto tiene que integrarlos (aunque la modernización que se hizo en el F-1, obviamente, integra ya una serie de avances), la verdadera revolución de los nuevos aviones es la integración de los sistemas, ya que el Eurofighter tiene la capacidad de juntar toda la información y presentar un dato de todo lo que ha integrado, fruto de sensores tanto del mismo avión como sensores externos”, precisa.

Además, el Eurofighter tendrá más potencia, más alcance, pero ante todo tendrá más capacidad aviónica, es decir, todo lo que se refiere a gestión de armamento, navegación, guerra electrónica, etc.

Plan de Instrucción Escalonado

Los pilotos que llegan a la Base Aérea de Los Llanos proceden, en su mayoría, de la Escuela de Reactores de Talavera la Real (Badajoz), a la que acceden como tenientes recién salidos de la Academia General del Aire.  Una vez concluida esa formación en Badajoz, llegan a Albacete con los conocimientos básicos de vuelo en reactores, donde pasan a realizar un Plan de Instrucción Escalonado, con el que durante aproximadamente un año adquieren los conocimientos necesarios para coger soltura pilotando un avión.

El Plan de Instrucción consta de tres fases o niveles. El primero consiste en estudiar cómo funciona el avión para manejarlo con seguridad en condiciones visuales. En el plan dos se aprende cómo funciona el sistema de armas del avión, tanto aire-aire como aire-suelo. Finalmente, en una fase de un semestre se consigue la calificación de piloto operativo, “pero en realidad el plan tres es permanente porque esos conocimientos tácticos que han adquirido se van plasmando en misiones con otros aviones”, explica el Coronel. Por su formación y nivel de preparación, los pilotos de la Base de Los Llanos forman la élite de la aviación mundial.

Simultáneamente, los mecánicos de mantenimiento empiezan otro proceso en el cual dan clases de arreglos de averías en los distintos sistemas y en las distintas especialidades.

Jornada de Puertas Abiertas

Cada año, el Ejército del Aire va distribuyendo por bases la Jornada de Puertas Abiertas, que en 2005 se realizó en la Base Aérea de Los Llanos. A finales de septiembre de este año, hay programada una reunión o ejercicio, en el que el Escuadrón del Tigre será el anfitrión. El último domingo, cuando acabe el ejercicio, va a haber una Jornada de Puertas Abiertas en la que no tendrán lugar exhibiciones aéreas sino que va a ser una exhibición estática. En palabras del Coronel, “el fin de la Jornada de Puertas Abiertas es que la gente vea lo que hay en la Base, nos conozcamos y nos relacionemos aunque en una Base como la de Los Llanos todo el mundo se relaciona con lo que es la ciudad de Albacete mientras que en otras bases, más apartadas o que están en ciudades grandes, la relación suele ser menos cercana”, concluye Orlando Fernández, coronel de la Base Aérea de Los Llanos y jefe del Ala 14.