Santiago Cabañero resumía hace uno días este primer año al frente de la Diputación como ‘un año de una marcada agenda social en el que se ha trabajo por una mayor igualdad entre los vecinos de la provincia (independientemente de donde vivan…)’ pero, además, a pesar de calificarlo como un año ‘bueno en general’ señaló que espera que sea ‘el peor de toda la legislatura’

Hoy, en La Cerca, retomamos con él esa ‘esperanza’ y el presidente de la máxima institución provincial incide en que “nos estaríamos haciendo un flaco favor si pensásemos que éste ha sido el mejor año, porque presupondríamos que esto va a ir a peor; estamos contentos de este primer año y esperamos que todo vaya a mejor porque este año nos hemos encontrado con un ‘corsé presupuestario’ que no nos ha permitido hacer todo lo que queríamos, pero gobernar es priorizar y eso hemos hecho: dar preferencia a lo que creíamos más necesario”.

En este sentido, señala confiar en que “para 2017, cuando haya terminado ese Plan de Estabilidad Financiera que nos obliga hasta el 31 de diciembre de 2016 (y esperando que el relaje esa regla de gasto que nos tiene encorsetadas a las Administraciones Locales), esperamos poder hacer más cosas”.

Sobre si ve factible que el Ministerio vaya a flexibilizar ese ‘corsé’ (dada la situación política nacional y, sobre todo, los avisos de por el incumplimiento del déficit y la multa que derivaría de ello), Cabañero señala no confiar mucho en el actual ministro de Hacienda pero consideraría “una torpeza que se siguiese impidiendo invertir a aquellas Administraciones que tenemos superávit con el fin de tratar de tapar las vergüenzas de las que no lo tienen”, lo que le lleva a asegurar que “esta supuesta austeridad a lo único que nos lleva es a más deuda, a más sufrimiento, y no cumple los objetivos que nos decía que iba a cumplir”.

Dicho esto, no evade la necesidad de que las cuentas públicas estén saneadas y que “no se puede gastar lo que no se tiene, y hasta ahí estamos de acuerdo”, y explica que en la Diputación se da la circunstancia de que “ingresó unos 91 millones de euros y la regla de gasto sólo nos permite gastar 79: hay una diferencia de 12 millones de los que aproximadamente 3 son las obligaciones que tenemos que cumplir para amortizar deuda”; de modo que restan 9 millones de euros que “no se han podido poner al servicio de la economía real (que es lo que nosotros hubiéramos querido), con las reglas que nos hubiera marcado el Ministerio, porque no entendemos que cuando más paro hay, cuando peor lo están pasando las familias, cuando más se puede estar ayudando a la economía real dinamizando ese dinero… una Administración no pueda invertir ese 2’5% de superávit que, en nuestro caso, tenemos; podríamos haber hecho muchas cosas que creo que serían buenas para la ciudadanía de Albacete”.

“Sin el Plan de Empleo éste habría sido un año muy malo para los Ayuntamientos y, sobre todo, para todas esas familias que llevaban más de un año con todos sus miembros en paro y sin ingresos”

Entre las prioridades de la Diputación de Albacete ha estado, desde el primer momento, la creación de empleo, razón por la que decidió sumarse (y aportando la nada desdeñable cifra de 5 millones de euros) al Plan Extraordinario por el Empleo de C-LM puesto en marcha por el Gobierno regional. Santiago Cabañero asegura que de no haber hecho la Diputación esta ‘apuesta’ el año hubiese sido “muy malo para los Ayuntamientos y, sobre todo, para todas esas familias que llevaban más de un año con todos sus miembros en paro y sin ingresos, por eso tuvimos claro que nos sumaríamos”.

Señala el “efecto multiplicador” que ha tenido el Plan: “Esos 5 millones de euros que ha puesto la Diputación han atraído otros 5 millones de euros de la Junta de Comunidades y 2 millones de euros que se han asignado desde los Ayuntamientos de la provincia… en total, 12 millones de euros que han permitido que 2.500 familias vayan a tener un empleo durante seis meses (y, después, puedan acceder a prestaciones que palíen sus situaciones críticas); creíamos que lo más urgente era que todas esas familias que llevaban tanto tiempo sin ingresos, tuviesen una especie de ‘terapia de choque’ con unos primeros ingresos que les permitiesen recuperar un podo de dignidad para sus vidas”.

Frente a las críticas que en torno a este Plan ha vertido en varias ocasiones la dirigente Popular, Cesárea Arnedo, (que incluso llegó a afirmar que conocía a muchos alcaldes socialistas a los que no les gustaba en absoluto este Plan), Cabañero asegura que él no conoce a ninguno y le insta a dar los nombres; por el contrario señala datos que apunta que “la inmensa mayoría de los Ayuntamientos gobernados por el PSOE se han sumado en el 100% de sus posibilidades a este Plan, y ha habido muchos gobernados por el PP que no han dado todo de sí (y se han quedado en el 50%, 60% de lo que podían haber hecho…), cada uno tendrá que asumir después y explicar a su electorado después lo que hace y lo que deja de hacer; pero no conozco ni siquiera a alcaldes del PP que estén criticando en serio el Plan de Empleo, porque era necesario”, señala.

La ‘Mesa Social’ pone 600.000 euros a disposición de los Ayuntamientos de la provincia para atender situaciones de urgencia social que puedan sufrir los ciudadanos

Otro de los ‘hitos’ de este primer tramo de legislatura en la Diputación ha sido la creación de la llamada ‘Mesa Social’ con un soporte económico de 600.000 euros para atender las situaciones más urgentes que acucian a muchas familias. Publicado ya el decreto que regula estas ayudas, Santiago Cabañero explica que con el objetivo de eliminar cuanta burocracia fuera posible al ciudadano, han querido programar una estructura poco encorsetada para la puesta en marcha de esta iniciativa.

“Se va a hacer a través de los Ayuntamientos y de los Servicios Sociales de cada uno de los Ayuntamientos de la provincia porque lo que hemos querido con esta medida es ser efectistas: poner una cantidad de dinero importante al servicio de los Ayuntamientos y facilitar que sean ellos mismas quienes distribuyan esos fondos -explica-, porque una persona que lo está pasando muy mal y que, por ejemplo, vive en un municipio lejano a la capital de provincia estoy convencido de que no va a venir a Albacete a la Diputación o se va a ir a una ventanilla a esperar mucho tiempo a que se le resuelva una ayuda; normalmente, lo que hace una persona en esas situaciones es irse a su Ayuntamiento (que no suele tener una partida de dónde tirar para esa situación de emergencia, para esa persona que se han encontrado que está durmiendo en un parque, para esa persona a la que mañana le van a cortar la luz porque no tiene para pagar el recibo…”, ejemplifica; reitera que ese tipo de situaciones quien mejor las sabe es un alcalde y un concejal, por lo que insta a cualquier ciudadano que esté en una tesitura complicada “que se dirija a su Ayuntamiento, que hable con los Servicios Sociales, porque cuentan con esa partida a su disposición para que puedan hacer esa primera ayuda de emergencia”.

“Si llega un día en que Ganemos-Izquierda Unida plantea entrar en el , habrá que sentarse, habrá que hablar y habrá que ver en qué condiciones lo plantea; a día de hoy eso no está descartado pero tampoco está sobre la mesa”

Al igual que hizo el propio Santiago Cabañero recientemente ante los medios de comunicación, hace algunos días el Grupo político de Ganemos- Izquierda Unida en la Diputación hacía su correspondiente balance de este primer año de legislatura y ponía en valor también esa marcada ‘agenda social’ que ha puesto en marcha el PSOE al frente de la máxima institución provincial a lo largo de estos doce meses.

No obstante, la portavoz de la Formación () señalaba en ese mismo marco que ‘esto ha sido así en buena medida porque Ganemos-Izquierda Unida ha estado ahí y ha demandado muchas de esas cuestiones’ (para empezar, en el acuerdo que hizo posible la investidura de Cabañero como presidente).

Sobre esta apreciación (y poniendo por delante la enorme valía personal tanto “de Victoria como de Nacho”, los dos diputados que Ganemos-IU tiene en la Diputación), Santiago Cabañero manifiesta que “cuando trabajábamos en el pacto de investidura, nos pusimos a la analizar la situación que había en la provincia y nuestros diagnósticos eran muy parecidos (como lo era el tratamiento que las dos partes considerábamos que teníamos que aplicar a esa situación)” pero, dicho esto, añade el matiz de que “el pacto es de investidura y no de gobierno y, para lo bueno y para lo malo, el Gobierno es monocolor (y lo digo con todo el cariño del mundo a Victoria que dijo eso) pero, eso sí, con apoyos muy importantes (para empezar, en el presupuesto) por parte del Grupo de Ganemos-Izquierda Unida (con quien reitero que las relaciones son muy buenas)”.

Reitera que él lo que dijo en su discurso de investidura fue “de cosecha propia del Equipo de Gobierno, sin condicionantes que viniesen de fuera; sí que había habido una negociación previa y, lo mejor se sorprendería si analizase las propuestas que hicimos unos y que hicieron otros, a lo mejor se sorprendería sobre quién lleva ese ‘ADN’ más social…” comenta, sin ahondar más “por respeto a lo que fue una negociación y sin que, al menos, esté la otra parte presente”. Dicho lo cual, defiende que “el lleva ese ‘ADN’ en los genes desde siempre y que no necesitamos que nadie nos dé un impulso para ponerlo encima de la mesa; le aseguro que el (al menos mientras yo lo presida) será un Gobierno con una marcada agenda social (por nuestros socios de investidura y me gustaría que también por el resto de Grupos de la Diputación”, subraya.

Al hilo de esto último, pone en valor algo de lo que también se siente especialmente orgulloso: “Más del 90% de los puntos que se han llevado a Pleno, se han aprobado por unanimidad; y yo voy a trabajar por los consensos siempre (con el Grupo que, ideológicamente, puede estar más cercano a nosotros, y con los otros Grupos, porque mi forma de ver la política es la de intentar buscar más lo que nos une que lo que nos separa)”.

Algunas líneas más arriba, Cabañero ha recordado el “Gobierno monocolor que hay en la Diputación, del Partido Socialista para lo bueno y para lo malo”. Aprovechando ese matiz, le planteamos si valoran la posibilidad de que Ganemos-Izquierda Unida valore (a su vez) la de entrar a formar parte del Gobierno de la institución provincial (ya que es un debate que la propia Victoria Delicado aseguró que ‘no está cerrado en la Formación’ y que ésa era una posibilidad que se contemplaba sería estudiada en el último punto del acuerdo de investidura con el PSOE).

“Nosotros estamos abiertos, desde el consenso -responde-; la valoración que puedo hacer de este año respecto al pacto es buena: creo que el día a día ha sido muy positivo, ha sido fácil encontrar acuerdos y consensos y, por tanto, yo no descarto nada; lo que sí digo es que, a día de hoy, el Gobierno sólo tiene un color; pero la aritmética es la aritmética, y la distribución de los escaños de la Diputación es la que es y, por tanto, si llega un día en que Ganemos-Izquierda Unida lo planeta, habrá que sentarse, habrá que hablar y habrá que ver en qué condiciones Ganemos-Izquierda Unida plantea entrar en el Gobierno; a día de hoy eso no está descartado pero tampoco está sobre la mesa”.

Sobre la Comisión de Investigación abierta para estudiar posibles irregularidades en torno a la Oferta Pública de Empleo de 2012: “Si de esas conclusiones salen indicios de ilegalidad, nos iremos a la Justicia para que sea ésta quien las resuelva, y si hay responsabilidades políticas las exigiremos también”

En materia de Transparencia también se ha avanzado en este primer año de legislatura con algunas medidas (muchas a nivel de ciudadano que puede acceder más fácilmente que antes a ciertos datos a través de la web); no obstante, la más ‘mediática’, sin duda, ha sido la apertura de una Comisión de Investigación que está analizando las posibles irregularidades que pudieran haberse producido en torno a la Oferta de Empleo Público de 2012 en la Diputación.

“Yo (que intento ser constructivo), creo que de esa Comisión de Investigación hay que erradicar de la Diputación lo malo que pueda salir de ahí y aprovechar lo que salga de bueno -avanza-; yo no sé cuáles serán las conclusiones (porque no soy miembro de esa Comisión que, además, es secreta), pero lo que sí que todo el mundo sabe es que ha habido muchísimas dudas sobre los procedimientos de contratación de los últimos año, y creo que es bueno que se aclare; desearía que siempre todo se hubiera hecho bien pero, si no ha sido así, deseo que se sepa la verdad y que si se han cometido irregularidades, la Justicia las depure (y, si son de tipo político, que aquel que las haya cometido asuma su responsabilidad)”.

Considera que en este momento en el que parece que tanto todas las Administraciones como todos los políticos están cuestionados “hay que ser contundentes: se tiene que saber la verdad y, entonces, tomar decisiones; ya digo que si de esas conclusiones salen indicios de ilegalidad, nos iremos a la Justicia para que sea ésta quien las resuelva, y si hay responsabilidades políticas las exigiremos también” repite, dejando claro que “no hay ni ánimo de revancha ni de venganza, sino porque creemos que para empezar el muy bueno para los propios trabajadores de la Diputación que, en la inmensa mayoría de los casos, ha trabajado mucho para acceder a esos puestos y que no pueden ver cuestionado, día tras día, su trabajo en dicha Administración”.

Le preguntamos si cree que, una vez se conozcan esas conclusiones, confía en que todo el mundo tenga la altura de miras suficiente como para acatarlas y que no sean un motivo para enturbiar el buen ambiente que (según todos los que trabajan políticamente en ella) reside en la Diputación: “Estamos obligados a ello, debe haberla porque si no seríamos unos irresponsables”, apunta. Y es que éste es un tema delicado que, incluso mediáticamente, puede suponer ‘un filón’ para hacer críticas o levantar sospechas con más, menos (o ningún) fundamento. “Cuando me preguntan sobre este tema soy muy respetuoso con la institución que presido y la Comisión de Investigación está en el seno de la institución que presido, por tanto, siempre soy muy respetuoso, incluso ante las provocaciones siempre digo lo mismo: hay que esperar y hay que respetar los tiempos y, después, hay que acatar lo que diga esa Comisión de Investigación tanto si nos gusta como si no porque, de lo contrario, estaremos haciendo un flaco favor a la Diputación y a lo que representa”.

Dicho esto, Cabañero reitera que “tanto si hay indicios de delito, como si hay responsabilidades políticas, como si no hay nada… todos lo tendremos que asumir porque el Estado de Derecho es así; lo que hay que demostrar es la culpabilidad y no la inocencia (porque es muy difícil demostrar que uno es inocente, han de ser quienes te acusan los que deben demostrar que eres culpable), y yo esa presunción de inocencia la voy a respetar siempre, pero eso no quiere decir que cuando hay indicios no se investigue y no se llegue hasta el final tomando las decisiones que haya que tomar”, zanja.

“Nosotros estamos reivindicando el tema de las competencias impropias que aún se tienen que aclarar”

De lo que resta de legislatura, el presidente de la Diputación de Albacete asegura que lo que más le ilusiona es “poder seguir trabajando por las personas como lo estamos haciendo; me gustaría que fuese una legislatura en la que se dijese que hemos contribuido a que todos seamos más iguales; también me importa mucho que quienes viven en los municipios más pequeños puedan tener las mismas oportunidades que quienes lo hacen en un entorno más urbano; me importa que la cuestión de género no sea motivo de desigualdad… en todo esto es en lo que yo me voy a empeñar dentro de la provincia, y esperemos hacerlo con éxito”, avanza.

Al hilo de ‘retos’, le planteamos que en su balance, la portavoz de Ganemos-IU, Victoria Delicado, aseguró que desde dicho Grupo político van a trabajar para que el Equipo de Gobierno exija a la Junta que se implique de lleno en algunas cuestiones que enumeraba como competencias de la Administración regional y no de la provincial. Exactamente habló de ‘las ayudas al transporte escolar que eliminó Cospedal, el de Música, o los servicios socio-sanitarios que se ofrecen en la residencia San Vicente de Paúl o en la de atención en salud mental’.

Sobre esto, Santiago Cabañero afirma que ya están hablando de estas cosas con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha: “Nosotros, como Equipo de Gobierno, tenemos muy claro para qué se nos ha elegido en la provincia de Albacete: para defender los intereses de los ciudadanos que en ella viven (y también es cierto que la colaboración entre Administraciones es básica); nosotros estamos reivindicando el tema de las competencias impropias que aún se tienen que aclarar”.

En este sentido, ahonda en que “uno de los principales problemas que estamos teniendo en estos momentos es que con la ley de racionalización de la administración local se nos impide desarrollar competencias que no son propias; yo no soy de esos dirigentes políticos que se excusan en competencias y siempre digo que lo que sería una incompetencia es que una Administración mirase a un lado y los problemas de los ciudadanos vayan por otro con la excusa de las competencias; mi competencia es hacerle la vida más fácil a los administrados y creo que cuando las competencias no te permiten hacer alguna cosa lo que hay que intentar es (legalmente) darle la vuelta a esas competencias para que puedas trabajar en pro del administrado al que representas, y eso es lo que estamos haciendo; es cierto que la Diputación tiene ‘heredados’ determinados servicios desde hace muchísimo tiempo, y habrá que trabajar para que esa situación se normalice y al final las competencias las tenga quien las debe tener pero, entretanto, tendremos que seguir prestando esos servicios de la forma más efectiva posible (algo que no ha venido pasando)”, explica.

Mientras conversamos, en las Cortes Generales se está constituyendo la XII legislatura de la Democracia, de la que Santiago Cabañero espera “que sirva para que los españoles (sobre todo los que peor lo están pasando) puedan vivir mejor, que les pongamos la vida más fácil y no más difícil (y en eso nos tenemos que poner a trabajar todos); el presidente del Gobierno en funciones creo que ya está tardando en ponerse a trabajar para intentar que la legislatura se pueda poner en marcha”, concluye.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista con el presidente de la Diputación Provincial de Albacete, Santiago Cabañero, mediante el vídeo que acompaña a este texto.